BLOGS
04/07/2014 07:07 CEST | Actualizado 02/09/2014 11:12 CEST

7 razones para volver a escribir notas de agradecimiento

Parece que la comunicación ya solo se basa en el email, los mensajes de texto y, quizás (solo quizás), en alguna llamada telefónica. Lo de las notas de agradecimiento quedó muy atrás, por no hablar de las cartas... Aquí tenemos siete razones por las que deberías pasarte al lado más amable de la vida.

Parece que la comunicación ya solo se basa en el email, los mensajes de texto y, quizás (solo quizás), en alguna llamada telefónica. Lo de las notas de agradecimiento quedó muy atrás, por no hablar de las cartas... Puede que recibas una de la pareja de recién casados a los que acabas de hacer un regalo, o puede que no, pero creemos que hay muchas razones para rescatar este tipo de notas y evitar que se extingan.

Para empezar, vamos a analizar tus excusas para no enviarlas.

"Estoy demasiado ocupado". ¿En serio? Si tienes tiempo para subir a Instagram tu cena, para poner en Twitter un comentario mordaz o para subir una foto más a tu álbum de Facebook, tienes tiempo suficiente para escribir "Gracias" en una tarjeta y echarla al buzón.

"No sé qué decir". Vale, allá vamos. Aquí tienes un modelo que puede servir para cualquier situación. Solo hay que rellenar los huecos, e incluso lo puedes personalizar más si quieres.

Querido/a [persona que hizo algo bueno por ti]:

Muchas gracias por [el regalo, el gesto bonito, etc.]. Me ha gustado mucho por [el motivo específico].

Con cariño,

[Tu nombre]

No te enseñaron a hacerlo. La brillante Ann Brenoff señala que si no obligas a un niño a escribir una nota de agradecimiento, nunca lo hará. Vale, los niños tienen pase porque, bueno, son niños; pero ya eres adulto, no te acostumbres a utilizar esta excusa.

Eres un poco maleducado/a. Esto es puramente anecdótico, pero he observado que las mismas personas que están en contra de enviar notas de agradecimiento son las mismas que se niegan a dejar propinas. Tienen argumentos en contra de los gestos amables, pero ¿qué clase de persona pierde el tiempo en argumentar a favor de la falta de educación?

Ahora que sabemos lo que NO hay que hacer, aquí tenemos siete razones por las que deberías pasarte al lado más amable de la vida.

  • Las papelerías venden virguerías últimamente
    Las papelerías venden virguerías últimamente
    Lily & Val
    Parece que ha vuelto la edad de oro de la papelería. En vez de las típicas tarjetas cursis de antaño, ahora hay tarjetas de diseños preciosos que merece la pena enmarcar, como este set de 6 notas a mano de LilyandVal. Y si lo del correo tradicional te parece un engorro, prueba con la modalidad online de Paperless Post. Hasta hay una colección de J.Crew.
  • Puedes contribuir a salvar el servicio postal
    Puedes contribuir a salvar el servicio postal
    H. Armstrong Roberts/Retrofile
    Este negocio está de capa caída. Aunque en algunos sitios se pretende ampliar la función de las oficinas de correos (por ejemplo, ofreciendo también servicios bancarios), hay otras formas más tradicionales con las que puedes ayudar al negocio: mandando cartas. ¿Por qué no empezar con una nota de agradecimiento?
  • A todo el mundo le gusta recibir algo que no sea una factura o un catálogo
    A todo el mundo le gusta recibir algo que no sea una factura o un catálogo
    SuperStock
    Me atrevería a decir que el 99,9% de las cosas que nos echan al buzón proceden de algo o alguien que quiere algo de nosotros (nuestro tiempo, nuestro dinero o nuestra atención). Estaría bien encontrarse algo bonito alguna vez, para variar.
  • Sin duda, el destinatario se leerá tu nota
    Sin duda, el destinatario se leerá tu nota
    SuperStock
    Con el correo electrónico es diferente; hay muchos emails y muy poco tiempo. En cambio, si algo tan inusual como agradable se cruza en tu camino, está claro que le dedicarás tu atención.
  • Así no perderás la poca práctica caligráfica que te queda
    Así no perderás la poca práctica caligráfica que te queda
    George Marks/Hulton Archive
    Si no eres de esas personas que suelen llevar un cuaderno encima, solo hay una forma de que escribas algo a mano: firmando una tarjeta. Probablemente este sea el motivo por el que mucha gente parece que está siendo atacada por un gato cuando hace su firma.
  • Tomarte tu tiempo para agradecerle algo a alguien puede hacerte más feliz
    Tomarte tu tiempo para agradecerle algo a alguien puede hacerte más feliz
    Vintage Images
    Existe un vínculo entre la gratitud y la felicidad. El simple hecho de reflexionar sobre un gesto bonito de otra persona puede hacernos recordar que, en realidad, hay gente buena en este mundo.
  • Cada palabra amable que escribas contrarrestra la actitud maleducada de tantas y tantas personas
    Cada palabra amable que escribas contrarrestra la actitud maleducada de tantas y tantas personas
    Hulton Archive/Getty Images
    Aunque haya gente dispuesta a destruir las normas de civismo, merece la pena esforzarse por ir contra las masas ostentosas, manipuladoras, impacientes e incapaces de levantar la vista de su teléfono.

Traducción de Marina Velasco Serrano