BLOGS
29/04/2018 10:03 CEST | Actualizado 29/04/2018 19:58 CEST

Varoufakis vuelve para revolucionar la izquierda europea

GETTY

En realidad nunca se ha marchado. Ni tampoco debió fracasar del todo tras su efímero paso por el Ministerio de Finanzas griego en los peores momentos de la crisis del euro. Yanis Varoufakis (Atenas, 1961), persistente látigo del establishment europeo, adora los focos en la misma medida que sus numerosos seguidores se inspiran con su mensaje, que nunca renuncia a la provocación sobre los temas más delicados – los lectores de El HuffPost recordarán su incendiaria entrevista: "Madrid quiere aplastar a Cataluña para dar una lección"-. Ahora Varoufakis teje su nuevo sueño: regresar a la política para reagrupar a la izquierda en las elecciones europeas del año que viene.

En febrero de 2016 el líder griego fundó en Berlín Diem25, un movimiento europeo cuyo objetivo es "democratizar la Unión Europea", bajo la premisa de que si la Unión no cambia radicalmente se desintegrará. "Nos hemos juntado a pesar de nuestras diversas tradiciones políticas – Verdes, izquierda radical, liberal – para reparar la UE. Debemos actuar pronto", aseguraban.

GETTY

En su página web se pueden ver algunas de las dispares figuras que apadrinan DiEM25: desde el popular filósofo esloveno, Slavoj Zizek, pasando por Julian Assange hasta figuras del entorno de Podemos como la alcaldesa de Barcelona Ada Colau o el líder del sector anticapitalista Miguel Urbán. Uno de los últimos en sumarse ha sido el excandidato socialista a la presidencia de Francia, Benoît Hamon, un fichaje que da idea de la disposición del movimiento de Varoufakis para tomar impulso sobre los rescoldos de la socialdemocracia europea.

Una frenética actividad mediática

Tras su dimisión como Ministro de Finanzas en julio de 2015, un puesto en el que sólo estuvo seis meses, Varoufakis ha publicado cuatro libros, incluyendo Adultos en la sala, donde lejos de la autocrítica – Grecia vivió un corralito y puso un pie fuera del euro - destripa las tensísimas reuniones de aquellos días y se reafirma en su gestión.

A pesar de su polémica hoja de servicios, su tirón mediático le ha mantenido expuesto en los medios tras su salida del poder, en especial en la prensa británica. Prolífico articulista en medios progresistas como The Guardian o estrella invitada en cabeceras liberales como Financial Times, este Bruce Willis de la política evoca un atrayente aura romántica en ciudadanos de amplio espectro ideológico.

Varoufakis acumula quizás tantos detractores como fans. Un lector griego de Financial Times se quejaba indignado en una carta al director: "por favor, dejen de promocionarlo... Aquellos que contemplamos su negociación con la troika todavía tenemos que vivir con los daños causados a la economía griega". El breve texto fue el más leído en la sección durante semanas.

Tampoco genera simpatías entre Syriza, el partido griego en el poder que lo apoyó como ministro, ni tampoco su antiguo jefe, el primer ministro Alexis Tsipras, del que ha revelado mensajes privados de teléfono en las horas críticas sobre la posible salida de Grecia del euro. Pero Syriza y Tsipras son para Varoufakis parte del pasado.

GETTY

Hace semanas fundó también su propio partido político en Grecia, el MeRA25, parte de la marca europea DiEM25 y con el que se proponen formar "un frente griego patriótico de europeístas" que practican la "desobediencia responsable" para "acabar con la obediencia ciega a la troika y la oligarquía".

Una difícil tarea: reagrupar la izquierda europea

La popularidad de Varoufakis no será suficiente para garantizar el éxito en la hercúlea tarea que DiEM25 tiene por delante: agrupar a las fuerzas de izquierda en el continente de cara a presentar una lista coordinada en las elecciones del Parlamento Europeo de mayo 2019. El asunto no es fácil porque la mayoría de sus posibles socios están agrupados actualmente entorno a "La Izquierda Europea", un amalgama de partidos comunistas y de nueva izquierda que suma modestamente 52 eurodiputados y es el quinto grupo de la Eurocámara.

La formula de Diem25, explican sus promotores, pasa por romper la vieja dicotomía entre la izquierda y la derecha y sumar nuevos ingredientes: feminismo, ecologismo, europeísmo crítico y todo sin olvidar la dimensión – populista, dicen sus críticos - que divide la sociedad entre los de arriba y los de abajo. "Llevamos un año y medio realizando asambleas por Europa y explicando un programa detallado y realista de acción inmediata, un New Deal, que no requiere modificar los tratados europeos", explica a El HuffPost Luis Martín, coordinador de comunicación de DiEM25.

El cortejo de Varoufakis ha comenzado. Recientemente ha enviado una carta conjunta al líder de Podemos Pablo Iglesias, a Catarina Martins (líder del Bloco portugués), a Gregor Gysi (presidente de La Izquierda Europea) y Jean-Luc Melénchon (líder de Francia Insumisa) para invitarles a una reunión en Lisboa donde han avanzado en sus preparativos para las europeas y propuesto un nombre para sus listas: "Primavera europea". En el encuentro han participado como observadores Barcelona en Comú, el partido de Ada Colau y Actúa, la plataforma que promueven Gaspar Llamazares y Baltasar Garzón, explica Martín.

Podemos dice no (de momento)

Miguel Urbán, responsable de Europa en Podemos, ha sido parte de los fundadores de DiEM25, pero se muestra muy crítico con la propuesta actual. "Yanis [Varoufakis] me dijo al inicio que DiEM25 no sería un partido y no se presentaría a las elecciones, justo lo contrario de lo que proponen ahora. Están construyendo la casa por la ventana", explica Urbán a El HuffPost.

El 12 de abril Pablo Iglesias se reunió en Lisboa con Melénchon y Martins y firmaron un manifiesto con la idea de "enterrar la era de la austeridad en Europa y construir una Europa democrática, justa y que respete la soberanía de los pueblos". El problema para converger todas estas fuerzas reside en su pluralidad. "Nosotros no compartimos con Melénchon y la Francia Insumisa su plan B sobre desmontar Europa. Nuestra vocación es cambiar la Unión Europea pero sin renunciar a ella. En todo caso, vamos a tratar de entendernos", explica el portavoz de DiEM25.

Urbán no cierra la puerta a algún tipo de entendimiento con "las fuerzas del cambio que se quieran poner enfrente del federalismo que apadrinan Macron y Merkel y el antieuropeismo de Le Pen" donde DiEM25 puede formar parte, pero no en los términos que plantea Varoufakis, razona el dirigente de Podemos.

La Izquierda Europea dispuesta a colaborar

El Presidente de la Izquierda Europea, Gregor Gysi, respondiendo por escrito a las preguntas de este medio, asegura que no ha podido participar en la reunión de Lisboa pero ha enviado a un colaborador. "Me reuní con Melénchon en enero, con Varoufakis en marzo y en mayo me veré con Pablo Iglesias. Creo que sería una buena idea sentarnos todos en una misma mesa y explorar nuestros puntos comunes y colaboraciones. Debemos evitar que la izquierda europea se presente a las europeas con tres listas distintas".

Mientras se activa el cronómetro para la cita electoral de 2019, otro outsider de la política, pero de ideas diferentes a las de Varoufakis, Emmanuel Macron, aspira también a revolucionar el amalgama de fuerzas liberales y crear su propia marca europea. ¿Podrán con el establishment europeo?