BLOGS
30/12/2018 14:21 CET | Actualizado 30/12/2018 14:21 CET

Por debajo del futbolín

Twitter
Abascal y Rivera

La España política, social y financiera sigue en shock tras los resultados electorales en Andalucía. La eclosión de Vox ha vuelto a pegar otra patada en el tablero electoral (y van...) que ha descolocado todas las fichas y amenaza incluso con cambiar el juego de gobiernos y alianzas de forma completa y radical.

Nuestro país ha dejado de contar con un mapa político sólido de partidos firmes y rocosos, y hoy sólo dispone de uno gaseoso de partidos timoratos y disminuidos en el que cualquier cambio atmosférico puede dar al traste con las previsiones planteadas sólo semanas antes.

Y en todo este marasmo de dudas y vacilaciones de la política mainstream, emerge imperante un partido que tiene muy pocas ideas, pero muy claras, que no posee programa de gobierno alguno -y se la refanfinfla- , con un plan tan sencillo como eficiente: ocupar todo el espacio mediático posible para arrebatar votantes al PP y a C's, haciéndoles comulgar con ruedas de molino y convirtiéndose así en la única referencia posible de su espacio político.

Abascal lo tiene claro, Andalucía le importa una higa, para él solo es una gran plataforma mediática para pegar el gran salto electoral a nivel nacional, y lo está aprovechando de forma muy eficiente

Miren, Abascal lo tiene claro, Andalucía le importa una higa, para él solo es una gran plataforma mediática para pegar el gran salto electoral a nivel nacional y lo está aprovechando de forma muy eficiente. Abascal no habla de Andalucía ni lo va a hacer, sólo le interesa como laboratorio para medir el aguante que puedan demostrar PP y C's, sobre todo estos últimos, a sus bravuconadas, insultos y menosprecios.

De momento, Abascal sabe que el PP es una pieza demasiado grande para él y se conforma con mantenerles inmovilizados con la técnica del abrazo del oso. Ya llegará el turno de lo que él ha denominado "derechita cobarde".

La primera pieza que se quiere cobrar Abascal es Rivera y a ello se está dedicando a tiempo completo y con notable aprovechamiento. Ya quedan para la historia de la infamia los insultos que le dedicó ayer en su canal favorito para la incorrección política, que es el mismo en el que emplea, con idéntica falta de pudor e igual éxito, Donald Trump: Twitter.

Imagen de Twitter

Abascal nunca va a discutir las propuestas andaluzas de Rivera -ni puñetera falta que le hace-, ni su plataforma electoral -lo más probable es que ni se la haya leído-, ni su estrategia. Su objetivo es mucho más sencillo, destrozar su imagen presentándole como un pusilánime y humillarle en público tantas veces como se deje.

La primera pieza que se quiere cobrar Abascal es Rivera y a ello se está dedicando a tiempo completo y con notable aprovechamiento

¿Recuerdan cuando estaban estudiando secundaria en el instituto? No sé en el de ustedes, pero en el mío, en Bermeo, la mayor afrenta que te podían hacer era, tras perder una partida, hacerte pasar por debajo del futbolín ante la mirada de todo el mundo. Una pesadilla adolescente.

Eso es lo que está tratando de hacerle Abascal a Rivera en Andalucía, obligarle a pasar por debajo del futbolín para inhabilitar su candidatura a la Presidencia del Gobierno.

Ahora ya sólo depende de Rivera si pasa por debajo, o no.

ESPACIO ECO