BLOGS
02/01/2014 07:46 CET | Actualizado 03/03/2014 11:12 CET

¿Dónde está la buena educación?

Al habitual binomio dinero y sexo en la lista de aspiraciones, se une una buena educación para sus hijos. Dentro de lo que hoy se considera una buena educación ya no figura la palabra cultura, sino otras como creatividad, innovación, destrezas, felicidad, capacidad emprendedora o autonomía.

Una buena educación es el nuevo fetiche, el Santo Grial del siglo XXI.

Conozco muchos padres que gastan el dinero que no tienen en mandar a sus hijos a lo que piensan es un buen colegio, que no pegan ojo si sus vástagos vienen de la escuela hablando de un profesor que ha realizado un comentario inconveniente o que suena reaccionario, que vigilan 24/7 que toda actividad que realicen sus hijos sea de acuerdo a una filosofía educativa determinada o que han desterrado la televisión de las vidas de sus hijos por considerarla corrupta.

Al habitual binomio dinero y sexo en la lista de aspiraciones de las personas, se une una buena educación para sus hijos. Dentro de lo que hoy se considera una buena educación ya no figura la palabra cultura, de hecho la expresión ser una persona culta ha desaparecido prácticamente, sino otras como creatividad, innovación, destrezas, felicidad, capacidad emprendedora o autonomía.

Montar una empresa se considera más importante que escribir una novela, inventar un revolucionario método de pago en Internet garantiza un lugar en la historia más que pintar un cuadro, un emprendedor es más sexy que un director de cine o un neurocirujano.

No estoy de acuerdo con la profesora Ravitch en que haya que absolver un sistema educativo sólo porque aporta éxito económico e iniciativa empresarial como ella hace con el norteamericano. Nadie puede negar, y todos conocemos ejemplos de ello, que una persona relativamente poco educada con iniciativa empresarial puede ser más productiva que una persona muy educada sin esa característica.

Sin embargo, no me resigno a que mis hijos, ambos matriculados en escuelas públicas de los Estados Unidos, se gradúen de cualquier universidad, incluso aunque sea de la IVY League, sin saber la diferencia entre gótico y románico o sin haber oído nunca hablar de Tiziano como sucede a menudo a muchos norteamericanos que deambulan por Europa.

Ravitch tiene su punto de razón en que hay que relativizar el informe PISA. Una prueba de matemáticas y otra de comprensión lectora a chavales de quince años tampoco constituye necesariamente una evidencia del nivel educativo de una población. Si acaso, un pequeño indicio.

Sin embargo, las soluciones clásicas tampoco funcionan anymore. Nada resulta más anacrónico que asociar una buena educación al alineamiento con ciertos cánones como el de Dietrich Schwanitz en cuanto a lo que constituye una buena cultura general o el de Harold Bloom en literatura. Sociedades cada vez más plurales y relativistas los consideran anacrónicos y opuestos al ideal igualitarista que ve en ellos una peligrosa tentativa de refeudalización de la educación en las clases altas que, en una época en que determinada educación de calidad se percibe como un bien de lujo, pueden permitirse estudiar por amor al arte sin pensar en las salidas profesionales.

Acaso tengan razón.

Cada uno tiene más o menos claro lo que es la mala educación, pero no necesariamente lo que es la buena. De la misma forma que un concepto holístico y normativo de cultura ha periclitado, nadie tiene demasiado claro, y el que lo afirme miente, lo que es una buena educación. Se mide lo que se puede. En el mundo de la educación más que en otros, no todo lo que puede medirse es lo que vale la pena o se debe medir.

Tratar de desentrañar lo que es una buena educación ha perdido su sentido si alguna vez lo tuvo. Entender lo que es una buena educación hoy, tal y como ha sucedido con otros aspectos de la vida en la era posmoderna, empieza quizás por renunciar a hacerse esa misma pregunta.

ESPACIO ECO