BLOGS
19/07/2014 09:51 CEST | Actualizado 17/09/2014 11:12 CEST

Pedro Sánchez y la Demencia

Hace pocos días, un antiguo jugador de baloncesto, Pedro Sánchez, se ha convertido en Secretario General del PSOE, en un proceso donde por primera vez en la historia han votado todos los militantes. Creo que la victoria de Pedro Sánchez tiene mucho que ver con su etapa de jugador de baloncesto en el Estudiantes.

Hace tiempo publiqué en este espacio un artículo en el que mostraba como uno puede ser un buen político siguiendo las enseñanzas de un deporte de equipo como el rugby.

Hace pocos días, un antiguo jugador de baloncesto: Pedro Sánchez, se ha convertido en Secretario General del PSOE, en un proceso donde por primera vez en la historia han votado todos los militantes. Lo ha conseguido con una alta participación y notable diferencia con el segundo. Lo más asombroso es que lo ha conseguido en apenas un mes.

Hace poco era un gran desconocido, hace año y medio no tenía ni cargo público, ni cargo orgánico. Muchos hablarán en estos días de las claves de su victoria, saldrán a la luz pública muchos supuestos colaboradores que fueron los artífices de la victoria de Pedro Sánchez, algo que ya ocurrió cuando Obama se hizo con la presidencia de EEUU, se cuentan por miles los supuestos asesores de su campaña. Creo que la victoria de Pedro Sánchez tiene mucho que ver con su etapa de jugador de baloncesto.

Pedro se forjó en un club humilde: el Estudiantes, equipo que ha conseguido grandes logros en la historia, apoyado por su gran afición: la Demencia y una cantera procedente del Ramiro de Maeztu. Pedro ha ido conquistando espacio en la política y en poco tiempo gracias a su particular "Demencia" de militantes socialistas, que ha ido conociendo a lo largo de los miles de kilómetros que ha recorrido en el último año y que le han aupado desde la base hasta lo más alto de la dirección del PSOE. Pedro como gran jugador de baloncesto ha ido ganando, partido a partido, y cambiando su estrategia de juego conforme cambiaba el escenario, el rival y las reglas de juego, empezó recorriendo España para jugar la final de unas primarias, y en un momento del campeonato le cambiaron de liga a la de la secretaria general, entonces adaptó el equipo y la estrategia a la nueva liga en la que le habían situado.

Supo esperar tranquilo a conocer los rivales y las reglas del juego para la final, fue entonces cuando conformó el equipo definitivo y se puso a trabajar para conseguir la victoria final. En este tiempo ha tenido que aplicar todas las técnicas de un buen líder de equipo, adaptar el equipo a las circunstancias, sentar en el banquillo a los que estaban preparados para jugar otro tipo de partido y sacar a la cancha a los que mejor se adaptaban a la nueva situación.

Empató en el primer tiempo creando una estructura sólida en el territorio que le permitiera afrontar con garantías el resto del partido, ganó con claridad el segundo tiempo con la recogida de muchos más avales que sus competidores, empató en el tercer tiempo durante el debate con el resto de candidatos y ganó definitivamente en el cuarto tiempo al consolidar su posición y los puntos que llevaba de ventaja que consiguió en el resto del partido.

Ahora al ganador le toca lo difícil y sobre el ganador siempre se sitúa la presión. Tiene como objetivo situar al PSOE de nuevo como partido con opción de gobierno. Deberá conformar el equipo adecuado, que puedan jugar en las distintas posiciones, que tengan la capacidad de ser generosos y pasar la pelota al que este en mejor posición, evitando individualidades que impidan, fallo tras fallo, por falta de juego de equipo, Pedro tendrá que saber gestionar las crisis de equipo, las lesiones, tendrá que saber mandar al banquillo al que no esté preparado para jugar en cada momento y sacar a la cancha el que se adapte más a la situaciones del partido y del rival.

Ahora es cuando de verdad Pedro tiene que demostrar que es un líder y tiene la capacidad de jugar en todas las ligas, yo aposté por él y confió en que nos conducirá hasta la victoria final.

SOMOS LO QUE HACEMOS