BLOGS
13/11/2015 07:08 CET | Actualizado 12/11/2016 11:12 CET

#Nopiensesquesoycomúnycorriente (a propósito de Barbie Hípster)

barbie hisptersLa obsesión por la identidad personal es como la locura del nacionalismo: una construcción que deja heridos y muertos en el camino. Segrega lo que no le encaja en el ideal, y crea un relato de guerra contra enemigos que le permiten sostener una cohesión imaginaria.

SOCIALITY BARBIE

Hay plataformas que aguantan varios hashtags, pero de lejos, la más recargada es Instagram donde, más que utilizarse para ser parte de una conversación, sirven para afirmar que uno es algo: soy de los que va a ciertos lugares, soy fanático de tal cosa, soy esto, soy lo otro.

Podría ser la aplicación privilegiada del yoísmo. Sin embargo, no se trata de usuarios particularmente extraños ni narcisistas; simplemente, hoy la egolatría no es algo que se oculte, y hasta puede representar una cualidad positiva por parte de quien la ostenta.

#liveauthentic #setumismo #setumismoyserasunico son etiquetas que portan esa insolencia de los momentos maníacos en que nos creemos mejores que los demás y libres de toda contradicción. Estos hashtags suelen acompañar algún autorretrato que intenta afirmar que uno es uno mismo, sin alienaciones.

Lo extraño es que la independencia retratada en la imagen necesita recibir unos cuantos "me gusta" ajenos para concretarse, aunque ello no parece interferir en sus pretensiones de autenticidad vital. Un delirio, pero que, en tanto colectivo, no se nota.

Una fotógrafa anónima, "cabreada de ver gente sacando las mismas fotos, en los mismos lugares, y rotulándolas como #vidaauténtica", creó una cuenta en Instagram para una Barbie posmoderna: @socalitybarbie.

Esta vez, la famosa muñeca es morena -la aspiración a la rubiedad no podría representar al buen gusto hípster-, y nos invita a ser parte de su intensa vida única: siestas en lugares recónditos, amaneceres exóticos bajo un chal altiplánico de tela orgánica, cafés con diseños especiales (nada de baratos). Una estética excepcional para una ética de la inflación de la identidad.

La parodia se transformó en un éxito, hoy tiene miles de seguidores. ¿Será porque muchos nos estamos cansando de hacer tanto esfuerzo por ser nosotros mismos?

Porque la obsesión por la identidad personal es como la locura del nacionalismo: una construcción que deja heridos y muertos en el camino. Segrega lo que no le encaja en el ideal, y crea un relato de guerra contra enemigos que le permiten sostener una cohesión imaginaria.

El enemigo lógico de la #vidaauténtica debería ser lo que huela a simulación. Sin embargo, parece que a esta ideología no le importa tanto la tensión entre lo verdadero y falso, ya que asume con total descaro que una imagen ultra planificada, llena de filtros y a la espera de aprobación, está libre del polvo y la paja de la falsa conciencia.

Lo auténtico, más bien, responde a una tensión entre lo exclusivo y lo masivo: mientras menos accedan a esos rincones del mundo donde nos refugiamos, más cerca estaremos de lo genuino.

El enemigo entonces de "los auténticos" es la masa, el ciudadano medio. Ese que a veces aspira a ser rubio -al menos por estas latitudes latinoamericanas-, que suele vestirse combinado y cargado al polyester, que le gusta ver la TV, que está orgulloso de poder llevar a un hijo a la universidad gracias a sus logros económicos, que disfruta del acceso a una tarjeta de crédito. Una caricatura, por supuesto, del nunca bien ponderado "ciudadano de a pie". La vieja mayoría.

Pero no sólo el ego hípster desprecia a este sujeto. También recibe ataques desde diversas élites: se lo acusa de aspiracional, de alienado, de heteronormativo (sí, sentirse demasiado heterosexual hoy también puede ser un problema), de tener mal gusto.

Por eso mismo, estas sensibilidades críticas hacia lo masivo no se quedan sólo en el juego narcisista de las redes sociales ni en el onanismo de las discusiones de la academia. Tienen también expresiones en la administración del poder. Por ejemplo, cuando una élite política supone que debe salvar a la masa de sí misma, arrasar con la moral que la habita.

¿No era eso lo que deseaba el exministro de Educación de Chile cuando nos dijo que la masa debía dejar la "rasquería aspiracional" de buscar colegios con nombres en inglés y otras supercherías? Así como él, no son pocos quienes, con la mejor intención de ayudar al mundo, desprecian al ciudadano común; por común, pero sobre todo, por encontrarlo de espíritu ordinario.

Quizás a ese realismo se renunció, al de aceptar la identidad del ciudadano común; o tal vez, la fuerza de las redes sociales llevó a idealizar la integración como una publicidad de Benetton.

Al menos, Barbie Hípster sabe que #loauténtico también está hecho de plástico. Y que es mejor así, porque cuando se actúa en nombre de la Verdad -tenga ésta nombre de progreso, emancipación o retorno posmoderno a lo natural-, podemos estar mucho más cerca del verdadero delirio.

Asumir que sólo se puede aspirar a ser una copia -¿feliz?- del Edén, en cambio, quizás no nos devuelva al paraíso terrenal, pero tampoco nos obligará a escapar de los otros -ni de nosotros mismos- para ser auténticos.

EL HUFFPOST PARA ALIEXPRESS