BLOGS
14/03/2014 07:03 CET | Actualizado 13/05/2014 11:12 CEST

Desequilibrios, pero no excesivos

Más allá de la revisión al alza de la previsión de crecimiento es muy significativo que la CE haya retirado a España de la lista de países con "desequilibrios macroeconómicos excesivos". Persisten, pero ya no son excesivos. Vaso medio lleno o medio vacío. Yo me quedo con la idea de que se está llenando.

Lo más relevante de las últimas semanas en el entorno económico mundial, con la excepción de Ucrania, que de momento no está teniendo un impacto significativo, es la acentuación de las divergencias entre los países emergentes y el Área Euro. Si los primeros siguen generando dudas sobre su capacidad de crecimiento (en general) y sobre el excesivo endeudamiento del sector empresarial (en China), en la Unión Monetaria Europea (UME) se van acumulado noticias positivas, o tal vez, mejores de lo que se podía esperar hace apenas unos meses. Y es que la periferia (España, Grecia, Irlanda, Portugal e Italia) vuelve a la senda del crecimiento económico y, esta vez sí, a diferencia de 2010, con señales que apuntan a que el avance del PIB persistirá. Y esto es así porque, entre otros motivos, estos países han conseguido situar en positivo el saldo de sus balanzas por cuenta corriente (Irlanda, España, Italia y Portugal), o estén cerca de hacerlo (Grecia).

Evolución del déficit por cuenta corriente (en % del PIB) de Irlanda, Italia, España, Portugal y Grecia

Fuente: JP Morgan

Es decir, generan recursos por una cuantía superior al gasto y a la inversión, de tal forma que cuentan con capacidad de financiación. Un sobrante que deben destinar al repago de sus deudas con el exterior (muy abultadas, por cierto, tras una década "viviendo por encima de sus posibilidades"). Pero es muy relevante que estos países hayan cambiado de fase, que se hayan posicionado en una en la que el PIB crece y en la que han empezado a devolver sus deudas. Este avance es lo que ha permitido un cambio en la percepción de los inversores internacionales, reflejándose en la evolución de los mercados financieros. La señal más clara es la intensa relajación de los diferenciales, la famosa prima por riesgo, que se han situado en mínimos desde el inicio de la crisis.

Otra evidencia de la mejoría de los países periféricos la encontramos en la revisión al alza en las previsiones de crecimiento del PIB por parte de la Comisión Europea (CE), que ha sido generalizada por países salvo un caso: Finlandia. El país nórdico ha encadenado dos años de caída del PIB (-1,0% y -1,5%) que ha situado la tasa de paro en un 8,3%, un nivel excesivamente elevado teniendo en cuenta lo observado en años anteriores (no así la media 1994-2009 que fue del 10,3%). Salvo Finlandia (y Chipre, cuyo PIB caerá un 4,8% tras el -6,0% de 2012), en el resto de economías se constata una mejoría que es más intensa en España, país para el que la CE espera un avance del PIB del 1,0% (en línea con el consenso).

Previsiones de crecimiento del PIB Área Euro y diferencias respecto a la previsión de otoño (Comisión Europea)

Pero más allá de esta revisión al alza de la previsión de crecimiento es muy significativo que la CE haya retirado a España de la lista de países con "desequilibrios macroeconómicos excesivos" en la que permanecen Italia, Eslovenia y Croacia*. Esto es lo que dice el informe de la CE: "Por lo que respecta a España, país que el año pasado se contaba también entre los que sufrían desequilibrios excesivos, la Comisión considera que ha realizado un ajuste significativo a lo largo del último año y que, de mantenerse la tendencia actual, posiblemente seguirá reduciendo sus desequilibrios de forma gradual. La Comisión se basa en este análisis para concluir que los desequilibrios en España ya no pueden calificarse de excesivos, si bien hace hincapié en que siguen existiendo riesgos". Desequilibrios, sí, que persisten, pero ya no son excesivos. Vaso medio lleno o medio vacío. Yo me quedo con la idea de que se está llenando.

----

* Los países que están aplicando programas de ajuste económico (Grecia, Chipre, Portugal y Rumanía) no se inscriben en el Procedimiento de Desequilibrios Macroeconómicos, puesto que ya se encuentran bajo vigilancia en el marco de sus programas respectivos.

EL HUFFPOST PARA 'LA CASA DE PAPEL'