BLOGS
12/05/2018 08:34 CEST | Actualizado 13/05/2018 13:07 CEST

Una eclosión pop

Naro Pinosa

Quizás Pablo Picasso no sabía muy bien qué estaba haciendo al pegar un trozo de hule, simulando el trenzado del respaldo de un asiento, a su pintura Naturaleza muerta. Seguramente tuvo la necesidad de seguir creando por encima de lo que le ofrecía el único plano del lienzo. Esto supuso liberarse de la rigidez a la que los artistas estaban sometidos por el color de la pasta y el pincel. Así, el collage tal y como lo conocemos hoy nace a finales del siglo XIX bajo el amparo de Picasso y Georges Braque, que acuñaron el nombre usando como raíz el término francés coller -pegar-.
El cubismo había abierto una nueva puerta.

Antes de tener consideración artística, el collage era una técnica decorativa que calígrafos japoneses habían inventado mil años atrás

Antes de tener consideración artística, el collage era una técnica decorativa que calígrafos japoneses habían inventado mil años atrás, y que en la Europa medieval tuvo su trascendencia a la hora de adornar retablos religiosos con escrituras pintadas sobre cuadros.

En la actualidad, obras de collage como Tierra, tela y papel de Antoni Tàpies se ha subastado por una cantidad cercana al millón de euros. Otra vertiente es la recreación más naif de este arte como la ejecutada por Tim Roeloffs en la desaparecida Kunsthaus Tacheles.

Los medios sociales le han otorgado una nueva dimensión a esta técnica artística, confiriéndole una mayor difusión. En el camino se ha cambiado la obsoleta mecánica de recortar y pegar por las funciones que ofrecen los programas de diseño gráfico, sumado a los bancos de imágenes. La potencia visual de aplicaciones como Instagram o Tumblr han hecho el resto.

En la línea del comentado Roeloffs se sitúan artistas digitales como Guillaume Chiron, que plantea un hipnótico juego de dimensiones en su trabajo; o Daniel Montiel, con una colección atractiva de series temáticas y delirantes.

🌊🌊🌊

Una publicación compartida por NaroPinosa (@naropinosa) el

Naro Pinosa es un artista de este género que posee destellos de un rebosante talento. Su cuenta de Instagram ha sido cerrada varias veces por lo provocativo de su muestra -'Me resulta mucho más fácil la provocación, me divierte'-. En la última ocasión incluso le hackearon el perfil. Esto es lo interesante de un creador: exponerse con determinación suicida hasta causar odio y placer a partes iguales. Como decía Dalí, 'lo importante es que hablen de mí, aunque sea para bien'

■■■□■

Una publicación compartida por NaroPinosa (@naropinosa) el

Contacto con Naro y me cuenta que sus iconos pop van de Marisol a Rihanna -'Enumerarlos todos me resultaría casi imposible y un rollazo para el lector'-. En la conversación también destaca su admiración a Ernesto Artillo, aunque su obra sea totalmente diferente.

Hablamos de la colaboración que realizó para el documental sobre las armas nucleares The Bomb, y cómo enfocó su aportación recurriendo a felaciones que terminaban en una gran explosión -'Constituyó una locura, no sólo por lo que implicaba el proyecto sino por el hecho de formar parte del festival de cine de Tribeca en N.Y.'-

Más adelante le reclutaría Paco León para que pusiera su sello personal a los títulos de crédito de la película Kiki, el amor se hace.

[ Snow White 💋✋🚫... ] .

Una publicación compartida por NaroPinosa (@naropinosa) el

Cada fotografía dice algo diferente por sí sola, pero tras pasar por el tamiz de Pinosa se convierte en una sola imagen con otro significado totalmente distinto

La temática de sus composiciones está supeditada a los gustos del artista, que prefiere examinar fotografías hasta encontrar una conexión que seduzca -'Me dejo llevar por las imágenes, no sigo ningún patrón, los protocolos son anticreativos'-.

El resultado auna tres representaciones plásticas: cada fotografía dice algo diferente por sí sola, pero tras pasar por el tamiz de Pinosa se convierte en una sola imagen con otro significado totalmente distinto.

[ Planta 14 ] .

Una publicación compartida por NaroPinosa (@naropinosa) el

El palpable ingenio de Naro Pinosa otorga aliento a sus piezas; muda retazos de pixels para elaborar un sorprendente impacto visual. Sin duda, algo nuevo cobra vida en nuestra imaginación gracias a sus portentosos experimentos.

[ Nymphomaniac ] .

Una publicación compartida por NaroPinosa (@naropinosa) el

EL HUFFPOST PARA HONEST