INTERNACIONAL
15/03/2021 09:18 CET | Actualizado 15/03/2021 09:18 CET

Siria, 10 años de guerra en 10 fotos

La ONG Médicos Sin Fronteras hace un balance gráfico de este conflicto olvidado y su efecto devastador entre la población civil.

MSF

El 15 de marzo, la guerra en Siria cumple diez años y la situación, lejos de mejorar, es más crítica que nunca. Una década de bombas y ataques que deja trauma, sufrimiento, miles de muertos y uno de los mayores éxodos de la historia reciente. Una generación entera de sirios está en peligro y, sin embargo, esta emergencia está cada vez más lejos del foco mediático y de la agenda de los Gobiernos. En el décimo aniversario de la crisis en Siria, la población sigue necesitando del apoyo y la ayuda de todos.

Sirvan unos pocos datos para entender la tragedia: hay 6,7 millones de desplazados internos, unos seis millones más exiliados en países como Turquía, Líbano, Jordania, Irak y Egipto, y superan los 11 los millones de personas que dependen de la ayuda humanitaria para vivir, hasta para el alimento más básico. 

La ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) ha elaborado una galería que resume estos 10 años, en la que no sólo refleja la labor de sus equipos, sino que da cuenta del daño humano del conflicto, de la heroicidad de los sanitarios que atienden a las víctimas, de la complejidad de la supervivencia.

Lo pasado, pero también lo presente y, si no se ataja, lo por venir para los sirios. 

  • Karam Almasri
    Un hospital en el asediado este de Alepo es protegido con sacos de arena después de que fuera alcanzado por ataques aéreos en abril donde murió un médico y resultaron heridos varios enfermeros. Otros dos hospitales del este de Alepo fueron alcanzados por ataques aéreos en noviembre, después de que el barrio fuera atacado más de 50 veces: uno era un hospital quirúrgico y el otro el único hospital infantil especializado del este de la ciudad. El personal consiguió trasladar a los niños, incluidos bebés prematuros, de las cunas e incubadoras al sótano del edificio para protegerlos de los bombardeos.
  • Ricardo García Vilanova
    Una niña mira a través de una valla en el campo de Al-Hol, en la provincia nororiental de Al Hasakah. Se calcula que 65.000 personas están retenidas en el campamento de Al-Hol tras huir de los últimos reductos controlados por el Estado Islámico. Más del 90% son mujeres y niños, y dos tercios de la población del campamento son menores de 18 años. El campo se caracteriza por el hacinamiento, siete personas comparten de media una tienda de campaña.
  • MSF
    Un equipo de MSF distribuye artículos de primera necesidad, como mantas y kits de higiene, a los desplazados en un campo del noroeste del país. A principios de año, las fuerzas gubernamentales sirias y sus aliados lanzaron una ofensiva en la provincia de Idlib, que golpeó y dañó escuelas, mercados y campos. En múltiples ocasiones, los equipos médicos de los hospitales apoyados por MSF tuvieron que hacer frente a la afluencia masiva de víctimas.
  • Agnes Varraine-Leca / MSF
    Campo de desplazados de Ain Issa. El fisioterapeuta de MSF Michaël Roriz trata a Ahmad, que escapó de Raqqa tras tres meses de asedio. Su mujer y sus dos hijas murieron y su casa fue destruida en un bombardeo de las fuerzas de la coalición. Mientras huía de la ciudad, pisó un artefacto explosivo colocado por combatientes del Estado Islámico. Sus heridas fueron tan graves que le tuvieron que amputar las dos piernas.
  • MSF
    Un hombre gravemente herido yace en una mesa de operaciones en un hospital improvisado en un distrito asediado del este de Damasco. "Dormir y descansar era un lujo imposible", decía el Dr. S., un joven cirujano que se graduó en los primeros meses de la crisis siria y que trabajó en este hospital de campaña. Este hospital recibió apoyo y suministros de MSF durante todo el periodo del asedio en una zona rural al este de Damasco.
  • Mahmoud Abdel-rahman/MSF
    El distrito de Azaz, en el norte de Siria, fue testigo de la llegada de nuevas oleadas de desplazados, con una cifra estimada de 100.000 personas atrapadas entre las cambiantes líneas del frente y la cerrada frontera turca. Los equipos de MSF se desplazaban a los campos de desplazados para distribuir artículos de primera necesidad y trasladar las personas que necesitaban atención médica al hospital Al- Salamah, el mayor hospital de gestión directa de MSF en Siria en ese momento. El hospital ofrecía tratamiento de urgencias, cirugía, atención a la maternidad y servicios de hospitalización y ambulatorios.
  • Will Rose
    El 2 de septiembre la imagen del cuerpo sin vida de Aylan, un niño sirio de dos años, en una playa turca, ilustra de forma trágica el éxodo sirio. Más de 850.000 refugiados y solicitantes de asilo llegan a Grecia a través del Mediterráneo, más de la mitad proceden de Siria. MSF y Greenpeace ponen en marcha una operación conjunta para rescatar a las personas que arriesgan sus vidas en la peligrosa travesía por mar entre Turquía y Grecia.
  • Anna Surinyach/MSF
    Decenas de miles de refugiados tratan de seguir su camino hacia el centro y el norte de Europa donde aspiran a buscar asilo. Familias enteras tratan de huir de una guerra que había reducido ya la esperanza de vida de los 70 años en 2010 a los 55,4 en 2015. Un año después, la ruta de los Balcanes se convierte en una sucesión de bloqueos y fronteras cerradas y la UE. MSF renuncia a los fondos de la Unión Europea y sus Estados miembros, en protesta por la dañina política migratoria europea y el acuerdo entre la UE y Turquía que pone en riesgo el concepto de refugiado.
  • Robin Meldrum /MSF
    En 2012, MSF gestionaba seis hospitales, cuatro centros de salud y varios proyectos de clínicas móviles en Siria. También proporcionaba suministros médicos y de emergencia a hospitales y clínicas en ambos lados del conflicto. Además de las víctimas directas de la guerra, hubo miles de víctimas indirectas, como pacientes con enfermedades crónicas y mujeres embarazadas con complicaciones en el parto que ya no podían acceder a los servicios de salud.
  • MSF
    Una enfermera atiende a un paciente en un hospital de campaña de Médicos Sin Fronteras (MSF) en el norte de Siria. MSF tuvo que instalar hospitales en lugares no convencionales -como cuevas, escuelas y sótanos- después de que varias instalaciones médicas fueran bombardeadas y destruidas en el conflicto.
Photo gallery Así ha evolucionado la guerra de Siria See Gallery