12 manías de mala educación en los aeropuertos

No se te ocurra caer en ellas, por el bien de todos.

Vale que los aeropuertos no son los lugares más divertidos del mundo, pero tampoco hay que volverlos aún más desagradables.

“Viajar es estresante”, comenta Jodi R.R. Smith, presidenta de Mannersmith Etiquette Consulting. “Sin embargo, si afrontas con una actitud negativa una situación que ya sabes que no es agradable, solamente la vas a empeorar más”.

En el caso concreto de los aeropuertos, ciertas manías y faltas de educación pueden frenar la velocidad y eficiencia del proceso para todo el mundo, así que es importante tener un poco de consideración.

Por ello, el HuffPost se ha puesto en contacto con dos expertas para identificar 12 de estas manías.

1.- Ralentizar las colas

Superar los distintos controles del aeropuerto implica largas esperas, así que es importante ser respetuoso con los demás y poner de tu parte para que las cosas avancen lo más rápido y eficiente posible.

“Ten a mano el DNI o el pasaporte y prepárate por si te piden que te descalces al pasar el control de seguridad”, aconseja Diane Gottsman, autora de Modern Etiquette for a Better Life y fundadora de The Protocol School of Texas.

“Que no te pille desprevenido cuando te llegue el turno”, advierte Smith, que considera que el tiempo que pasas en fila suficiente para tener todo preparado. “Presta atención a las señales y los anuncios. Fíjate en lo que hacen las personas que están delante de ti para acelerar el proceso. La idea es que sea lo más seguro y menos agobiante para todo el mundo. Si prestas atención a tus alrededores, facilitas todo el proceso”.

2.- Ser maleducado con los empleados del aeropuerto

La gente que trabaja en los aeropuertos lidia con viajeros enfadados durante todo el día. Si estás enfadado porque se ha retrasado tu vuelo o porque te han perdido el equipaje, no lo pagues con los trabajadores del aeropuerto. Además de resultar maleducado, también es contraproducente.

“Cuando eres desagradable con los trabajadores del aeropuerto, no les estás dando motivos para que quieran ayudarte”, explica Smith. “Si de verdad necesitas ayuda, tienes que ser lo más diplomático posible. Un poco de amabilidad te acercará a tu objetivo. Sonríe a los auxiliares de tierra y dales las gracias. Tienen turnos muy largos y complicados y la amabilidad es contagiosa”.

3.- Colarse y meter prisa

“No creas que, por llegar tarde, todo el mundo te va a dejar pasar al principio de la cola”, advierte Gottsman. “A veces hay emergencias, pero sabiendo que tienes que embarcar y pasar por el control de seguridad, deberías ir con más tiempo por si hay retrasos”.

4.- No recoger las bandejas al pasar el control de seguridad

Cuando hayas terminado de recoger tus cosas de la bandeja, no la dejes ahí, porque retrasarás a los que vienen detrás.

“Recoge tus cosas, revisa bien la bandeja y devuélvela al lugar indicado. Algunos aeropuertos ahora tienen puntos de devolución automatizados”, comenta Smith. Tampoco supone tanto esfuerzo.

5.- Reagruparte con tus amigos en medio del control de seguridad

Una vez recogidas tus pertenencias al otro lado del control de seguridad, dirígete hacia la zona siguiente para reagruparte.

“A la gente le gusta pararse justo en medio para ponerse los zapatos y los cinturones”, comenta Smith, y lo compara con quedarse de pie al final de una escalera mecánica. “Ve a los bancos o al vestíbulo siguiente para ponerte todo. Facilítales las cosas a los que vienen detrás”.

6.- Bloquear las cintas mecánicas

Quedarse parado en el centro de una cinta mecánica es un error clásico.

“Si quieres quedarte de pie, ponte en fila con tu equipaje en el lado derecho para que la gente pueda caminar por la izquierda”, explica Smith, quien, por lo general, anima a la gente a caminar en las cintas mecánicas en vez de quedarse de pie.

“No bloquees las cintas e impidas que los demás viajeros sigan avanzando. En algunos aeropuertos, tienes que llevar todo tu equipaje a lo largo de lo que parecen kilómetros, así que si puedes ahorrarte unos pasos, mejor. Si viene alguien por detrás, no dejes que tus hijos jueguen a correr en sentido contrario”, recuerda Smith.

7.- Ocupar asientos con tu equipaje en salas de espera abarrotadas

Lo más probable es que haya mucha más gente en la sala de espera, así que no te acomodes demasiado ni ocupes más asientos de los que te corresponden.

“Muchísima gente no ocupa solamente la silla en la que se sienta, sino también la silla de al lado con toda su comida y la del otro lado con su equipaje. Si estás en una sala de espera con mucha actividad, puedes tomar un asiento. Si quieres estar más ancho, busca una sala de espera con menos actividad”, indica Smith.

8.- Desatender a tus hijos

Es bueno que tus hijos se muevan en el aeropuerto para que estén cansados durante el vuelo, pero eso no significa que los dejes campando a sus anchas.

“Mira alrededor. Busca una sala con poca gente y deja que correteen ahí, no en las salas que están hasta arriba”, recomienda Smith.

9.- Enfadarte por los niños

Por otro lado, también es de mala educación enfadarse con los padres que están intentando calmar a sus hijos pero no lo consiguen.

“No pongas malas caras si hay niños cansados de esperar, porque no tienen la capacidad de comportarse como adultos”, comenta Gottsman.

10.- Quejarse por detalles sin importancia

En el aeropuerto, tal vez sientas la tentación de olvidarte de la diferencia entre un problema de verdad y algo que simplemente forma parte del proceso de viajar.

“Intenta darte prisa, pero ten paciencia. Tal vez consigas evitar algunas filas, pero lo esperable es que en algún momento te toque esperar. Que no te pille por sorpresa y no empieces a gruñir por lo bajo solo por tener que esperar”, avisa Smith.

11.- Bloquear los pasillos

“Cuando vas de la terminal hasta tu puerta de embarque, caminar en fila de dos es lo máximo aceptable. No está bien que vayáis los cinco de tu grupo hombro con hombro bloqueando el paso a la gente que intenta entrar y salir del aeropuerto”, explica Smith.

Además, solo porque hayáis llegado con mucho tiempo y podáis caminar con la calma no significa que todo el mundo esté en esa misma situación. Taponando los corredores, podéis hacer que alguien con una conexión muy ajustada pierda su vuelo.

12.- Taponar la zona de embarque

No hace falta explicar por qué es de mala educación acampar en primera fila en la puerta de embarque antes de que hayan hecho el llamamiento.

“Espera a que te llamen antes de ponerte en fila”, insiste Gottsman. “No bloquees el paso con el equipaje si ni siquiera es tu turno”.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido y adaptado del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Las siete ciudades españolas a las que debes viajar según la prensa extranjera