NOTICIAS
29/11/2019 12:31 CET | Actualizado 29/11/2019 20:34 CET

F.C. Barcelona: 120 años siendo "mes que un club"

El Barça es una de las tres instituciones catalanas más importantes, junto a la Generalitat y La Caixa.

SANTI GARCÉS (FC BARCELONA)
Lionel Messi celebra uno de los tantos durante la mítica remontado al PSG el Camp Nou.

“Nuestro amigo Kans Kamper [...] deseoso de poder organizar algunos partidos en Barcelona ruega a cuantos sientan aficiones por el foot-vall se sirvan ponerse en relación con él”. Nadie lo podía imaginar entonces, pero aquellas palabras publicadas el 22 de octubre de 1899 en el periódico local Los Deportes cambiaron la historia del fútbol.

El intrépido Kans Kamper del que hablaba el texto no era otro que Hans Gamper —posteriormente rebautizado como ‘Joan’—, un estudiante y deportista suizo residente en Barcelona. Si aún no te sitúas, más fácil: el fundador del Barça.

A su llamamiento respondieron 11 hombres, en su mayoría alemanes y suizos, más alguno de la tierra. El plan cristalizó rápido: el 29 de noviembre de 1899 nació el “Football Club Barcelona” y el 8 de diciembre ya jugaron su primer partido. Con derrota, eso sí: 0-1 ante un equipo de ingleses residentes en la Ciudad Condal y más ‘hechos’ a un deporte aún patrimonio casi ajeno por estos lares (casi, que no se enfade el Recre).

El Fútbol Club Barcelona está de cumpleaños. 120 años después de su fundación, aquel humilde grupo de deportistas es hoy un gigante internacional. La institución ha evolucionado de la mano de la sociedad española —y catalana— desde finales del siglo XIX, ha enfrentado dictaduras y ha vivido siempre apegada a los cambios sociales y políticos. Todo, con un activismo alejado de los estándares del mundo del balompié.

En otras palabras, el Barça es “mes que un club”.

AGENCIAS
Anuncio publicado por Hans Gamper para buscar gente con la que jugar al fútbol en Barcelona

Una filosofía diferente

Así lo confiesa Lluís Lainz, un verdadero ‘conocedor’ de la institución, de cuyo cuadro técnico formó parte entre 1996 y 2010 y a la que ha permanecido ligado “desde la cuna”. “Existe un sentimiento de identificación social y la gente percibe esa diferencia con otros clubs, que no representan cosas tan grandes como el Barça en este momento”.

Lainz, comentarista y autor de varios libros sobre el club, afirma que “es una marca y a la vez mucho más que eso”. “El Barça es, sin duda, una de las tres instituciones catalanas más importantes, junto a la Generalitat y La Caixa. Lleva aparejado una fuerte raigambre a la sociedad que pertenece, que es el pueblo de Cataluña”.

Ayuda, y mucho, que sea una máquina de ganar títulos. 26 Ligas, 30 Copas del Rey, cinco Champions, tres Mundiales de Clubs... La lista es interminable. Pero la ‘marca’ trasciende las emociones y decepciones estadísticas.

En la era reciente, consagrado como potencia internacional, el equipo selló un acuerdo de colaboración con UNICEF. Durante años, la agencia de la ONU para la protección de niños ha sido el reclamo en las camisetas de juego. “UNICEF va más con la imagen que queremos proyectar del club”, llegó a decir el expresidente Joan Laporta. No era un patrocinador al uso comercial. El acuerdo de colaboración continúa, ya sin patrocinio en las equipaciones, y el Barça sigue aportando alrededor de dos millones de euros al año para proyectos benéficos.

Una labor de embajador que genera eco en el resto del mundo. El Barça tiene más de 130 peñas fuera de España y millones de fans (también de contrarios) en los cinco continentes que se movilizan cada partido, amén de decenas de academias de formación donde quizás esté el nuevo ‘crack’. O quizás no y ‘solo’ sea una oportunidad de vivir mejor para un montón de chavales.

El Barça es una de las tres instituciones catalanas más importantes, junto a la Generalitat y La Caixa

Un actor comprometido con Cataluña

Pero en su dimensión global, la entidad no olvida su implantación local. “Desde su origen se vio que el F.C. Barcelona no podía ser solo un ente para hacer deporte. Muy pronto se produjeron situaciones de carácter social que llevaron a crear el Español como antagonista (los ‘pericos’ nacieron en 1900). Es entonces cuando comienza a desarrollarse la idea de que el Barcelona es más que un club”, reflexiona Lluis Lainz. Aún hoy persiste.

El experto en ‘barcelonismo’ habla de Gamper y sus motivaciones catalanistas. El suizo se involucró activamente en la tierra que le acogió y, con él, su equipo. Desde su posición de presidente adentró a la entidad en los sectores del catalanismo y reforzó la defensa de este sentimiento político—social.

FC BARCELONA
Hans Gamper, luciendo los colores de su club

“Un precio muy alto en ocasiones” lamenta al recordar lo que tuvo que pasar —y pagar— su equipo en el pasado por su activismo. “Ha evolucionado entre altibajos importantes. La dictadura de Primo de Rivera y la Guerra Civil supusieron golpes muy duros al club”, explica. También habla de los difíciles años bajo el régimen franquista entre reivindicaciones de un sentimiento nacional limitado por el control estatal.

La irrupción en la última década del llamado ‘procés’ ha llevado a Cataluña a una nueva dimensión. El Barça no se ha puesto de lado. En estos años, han sido habituales los comunicados, los tuits y los posts en relación a cuestiones políticas. El gigante presidido hoy por Josep Maria Bartomeu es un agente social con influencia y participación en la política.

“Pero esto no es nuevo, ¿eh? Siempre lo ha sido”, matiza de nuevo Lainz, que llega a afirmar que “desde luego, no es esta la época de mayor implicación política”. Por ello descarta de raíz una implicación excesiva en la cuestión independentista. De todos modos, reconoce que todo lo que se diga, se haga o se deje de hacer en Can Barça da que hablar.

Uno de los postulados más polémicos del club llegó con el nombramiento de Carles Pugdemont como presidente de la Generalitat. Entonces, 10 de enero de 2016, la cuenta oficial publicó: “Felicidades presidente Puigdemont. Que el acierto os acompañe en esta etapa histórica y apasionante que hoy inicia nuestro país, Catalunya”.

El 6 de mayo de 2017 lanzó un comunicado anunciando su adhesión al Pacto Nacional por el Referéndum que tendría lugar, aunque desprovisto de reconocimiento legal, un año más tarde, el 1 de octubre de 2018.

En los días previos al 1-O y en plena ola de conflictos sociales, registros y detenciones policiales, el Barcelona hizo oficial un comunicado en el que defendía su “compromiso histórico con la defensa del país, de la democracia, de la libertad de expresión y del derecho a decidir” y hacía pública su “condena de cualquier acción que pueda impedir el ejercicio pleno de estos derechos”.

“El F.C. Barcelona, desde el máximo respeto a la pluralidad de su masa social, continuará apoyando la voluntad de la mayoría del pueblo de Catalunya, expresada siempre de una manera cívica, pacífica y ejemplar”, señalaba la nota.


El pasado 14 de octubre, al conocerse la sentencia al Juicio del procés, la entidad lanzaba un comunicado bajo el titulo de “La prisión no es la solución”. Sus palabras resonaron con fuerza en el deporte y más allá, entre el aplauso de la comunidad soberanista y de jugadores como Gerard Piqué, y el rechazo de estamentos y aficionados de distinto signo.

Lainz le vuelve a quitar importancia a estos “simples gestos”: “Creo sinceramente que el F.C. Barcelona no está involucrado de modo claro en el procés y es lógico que sea así, porque tiene una importante masa social de fuera de Cataluña, aunque sea una institución catalanista y respete su historia”.

“Insisto: no es ahora cuando mayor implicación política tiene; los comunicados, los mensajes transmitidos en los últimos años han sido siempre en favor de la libertad de expresión. Eso no es posicionarse y, de hecho, hay un sector de la sociedad que recrimina a sus directivos no implicarse más. Incluso fuera de Cataluña y España hay quien ve extraño que no se implique más”, valora.

‘Mes’ que fútbol: baloncesto, balonmano, fútbol sala...

Y de vuelta a los campos de juego, otro “hecho diferencial”. Detrás del “Fútbol Club” que denomina a la institución se sustenta un enorme entramado polideportivo. Algo que no tienen sus rivales. Porque si el ADN del Barça está marcado por grandes estrellas futboleras —Kubala, Cruyff, Ronaldinho, Xavi, Iniesta, Messi...— no lo está menos por sus decenas de secciones deportivas entre masculinas, femeninas y cantera.

El Barcelona cuenta con divisiones profesionalizadas y de primer nivel en baloncesto, fútbol sala, balonmano y hockey patines, entre las que acumulan centenares de campeonatos nacionales, continentales e intercontinentales desde sus respectivas creaciones.

Otros clubs no representan cosas tan grandes como el Barça

Aún hay más. El club hace cada año una apuesta por el deporte amateur en disciplinas que no gozan de una estructura completamente profesional en España. Es el caso de sus secciones de fútbol femenino, hockey sobre hierba masculino y femenino, atletismo masculino y femenino, patinaje masculino y femenino, hockey sobre hielo, voleibol masculino y femenino, rugby, fútbol playa, fútbol indoor y baloncesto en silla de ruedas. Más sus respectivas canteras.

Miles de atletas, centenares de copas y 120 años de historia. Los colores blaugranas siempre presentes. Fútbol, deporte, política y sociedad... Mucho más que una marca, mucho más que un club.

El Fútbol Club Barcelona, en datos:

  • El Barça cuenta con 1.247 peñas oficiales en todo el mundo. 435 se sitúan en Cataluña, 678 en el resto de España y 134 en el resto del mundo.
  • En su dimensión internacional ha abierto 49 “Barça Academies” por todo el mundo, en las que organiza más de 180 campus. En total, engloba a más de 5.000 niños de los cinco continentes.  
  • Es el equipo (de fútbol) con más títulos nacionales, 74, seguido por el Real Madrid y, a nivel internacional, es el segundo con más copas (22, solo superado por el Madrid).
  • Con 99.354 espectadores, su estadio, el Camp Nou, es el cuarto de mayor aforo del mundo. Únicamente queda por detrás del Rungrado Primero de Mayo (Pyongyang, Corea del Norte), el Michigan Stadium (Ann Arbor, EEUU) y el Melbourne Cricket Ground (Melbourne, Australia). De los países con tradición futbolera, el campo culé es el mayor con diferencia.
  • Su cantera, apodada La Masía, ha cumplido 40 años de historia. De ella han salido algunos de los mejores jugadores del primer equipo, como Lionel Messi, Carles Puyol, Xavi Hernández, Pep Guardiola, Gerard Piqué, Sergio Busquets, Jordi Alba. La “alineación” histórica mete miedo.
  • Cuenta con representación en 14 disciplinas deportivas distintas, muchas de ellas con equipo masculino, femenino y de cantera.
  • Sus números en redes: más de 103 millones de seguidores en Facebook; 80 millones en Instagram; 14,8 en Twitter y 8 millones de seguidores en Youtube.
  • En los Juegos Olímpicos de Rio 2016, el Barça participó a través de 21 deportistas de seis de sus diferentes secciones.
Photo gallery Jugaron (y juegan) en el Barça See Gallery