Life

18 tipos de tíos que te encontrarás en Tinder

El del torso, el 'instagrammer', el de las fotos de hace diez años...

Hay muchos peces en el mar y la mitad de ellos escriben exactamente lo mismo en sus perfiles de Tinder.

Sí, cuesta mucho tiempo crear un buen perfil, pero si el 80% de lo que escribes se lo has copiado a otros perfiles, tus matches se van a dar cuenta. La originalidad atrae y las copias abundan en Tinder. Descubre 18 tipos de perfiles con los que te encontrarás (si no lo has hecho ya) en esta red.

El que usa a sus sobrinos

“La niña de la foto es mi sobrina”. Este tío quiere hacerte saber que es un hombre familiar, pero sin cargas familiares. Sí, el niño de tres años que lleva a hombros es mono y parece que se lo pasa bien con él, ¡pero no vayas a pensar que es un padre soltero!

El CEO de ‘autónomo’

¿“CEO de ‘autónomo’”? Prepárate para pagar toda la cuenta porque este tío no ha tenido un trabajo estable desde 2011.

¿¡En serio eres cofundador y director general de autónomo!?

El que usa a su perro

Su perro aparece en todas las fotos. Es el hermano espiritual del tío que usa a sus sobrinos y sí, “el perrete puede venir a la cita si quedamos”. Está deseando que te guste su husky porque se ha gastado mucho dinero en él para ver si así triunfa un poco más porque su pestaña de matches está más desierta que el Sahara.

Jim, de ‘The Office’

Es 2020 y aún hay gente que pone en su perfil que trabaja en Dunder Mifflin. Cuando sigues leyendo, ves que pone que es solo “un Jim en busca de su Pam”. Desliza a la derecha si tu cita ideal es quedar para tomar tarta de queso y practicar sexo no demasiado memorable con la melodía de The Office de fondo.

Nadie:

Hombre hetero: ¿Sabes lo que sería superoriginal? Decir en mi perfil de Tinder que trabajo en Dunder Mifflin.

El chico 5 estrellas

″⭐️⭐️⭐️⭐️⭐️” -Firmado: mi madre. ¡Anda, es la primera vez que veo ese chiste! (No te engañes: con ese nivel, solo tu madre te considera su primera opción).

El torso

No aparece ningún hombre en todo el perfil, solo un plano de sus abdominales. En los años 90 se hizo famoso “el cuerpo” (la supermodelo Elle Macpherson), y en Tinder se ha hecho famoso “el torso”. Son tíos que se cosifican a sí mismos y publican un máximo de dos fotos con sus abdominales desde distintos ángulos. Sinceramente, ¿quién le da like a estos perfiles? Chica, estás en peligro.

Me gusta mi cuerpo. Adoro mi cuerpo.

El tío del “dale a la x”

Algunas versiones son graciosas, pero otras llegan a ser irritantemente paternalistas: “Dale a la x si te gusta la pizza con piña”. “Dale a la x si has votado a”. “Dale a la x si crees en la astrología”. “Dale a la x si sales con morritos en todas tus fotos”. “Dale a la x si eres un ser humano con sentimientos”.

El ‘instagrammer’

El típico que dice que no mira mucho su Tinder y que lo agregues a Instagram. (Lo que de verdad quiere es aumentar a 3000 su número de seguidores).

“Casi nunca miro Tinder, habladme por Instagram”.

El sarcástico

No te creas eso de que a los españoles se nos dan mal los idiomas. Si estás en Tinder, descubrirás que la mitad de la población masculina domina también el idioma del sarcasmo.

El turista

El tío que solo estará en la ciudad “del 18 al 23 de febrero”. ¡Corred, que os lo quitan de las manos!

El pesado

El pesado es el tío que no deja de mandarte mensajes cuando hacéis match o respondes a un mensaje o dos. ”¿Haces algo este sábado por la noche?”. “¿Hola?”. ”¿Sigues ahí?”. “Nos echo de menos”.

El que sale sin camiseta

El que aparece sin camiseta con el pez que acaba de pescar en el barco de su tío. Como un millón de hombres antes que él. Tal vez tenga otra foto en la que aparece completamente vestido de camuflaje en una situación que no tiene nada que ver con lo militar.

Cualquier tío blanco de Tinder: “El pez que tengo en la mano no es mío, es mi sobrino”.

El calvo con gorra

Pinta muy bien en la pantalla, pero, sospechosamente, sale con gorra en todas sus fotos porque bajo la gorra oculta su calva. Por desgracia, aún no se ha enterado de que Jason Statham (santo patrono de los calvos) y Stanley Tucci están buenísimos.

El de las fotos de hace 10 años

Este utiliza otra forma más maquiavélica de engañar en las fotos: es él, pero la foto es de hace 10 años o le ha puesto tantos filtros que ni lo reconoces cuando quedáis. Ahora tendrás que hacer videollamadas para asegurarte de que no te están dando gato por liebre.

—¿Cuál fue la última foto que le mandaste?

—Era de 1990, cuando se me veían los abdominales.

Tu hermano

O tu primo. O tu familiar lejano. O tu mejor amigo. No hay ningún algoritmo que filtre a las personas con las que no te quieres encontrar, así que en algún momento, probablemente pasarás el mal trago. Eso sí, que no se te olvide hacer pantallazos para la posteridad. Los necesitarás para reírte de tu primo y su frase profunda en Tinder en la próxima cena de Navidad.

El del perfil vacío

¿Qué plan lleva el tío del perfil vacío? ¿Se piensa que está tan bueno que todo el mundo le va a dar like al ver sus fotos? Si no le ha dedicado esfuerzo a su perfil, tampoco se lo va a dedicar a vuestra cita.

Nota para los hombres de Tinder: tener una pistola enorme y una tableta de chocolate no compensa un perfil vacío. Solo me da que pensar que no sabéis escribir.

La pareja

Tinder no está exento de parejas poliamorosas que buscan a su unicornio (una tercera persona para hacer un trío esa noche). “Pareja heterosexual en busca de un tercer participante”, pone en su perfil, que está lleno de fotos para demostrar que son una pareja. Si les das like, has mordido su anzuelo.

El que mide (casi) 1,80

Todos los tíos de Tinder dicen medir (casi) “1′80, si es que importa”.

El que mide 1′85 vs el que dice medir 1′80:

Este post fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Parejas que se llevan (o se llevaban) muchos años