INTERNACIONAL
28/08/2019 08:42 CEST | Actualizado 28/08/2019 08:43 CEST

40 inmigrantes muertos en un naufragio ante las costas de Libia

Mientras que Salvini se niega, de nuevo, a dar puerto a 110 náufragos rescatados por una ONG alemana...

Alrededor de 40 migrantes han muerto y otros 65 lograron ser rescatados tras el naufragio de una embarcación frente a las costas de Libia, según informó el servicio de ayuda al migrante Alarm Phone y el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Libia.  A pocos kilómetros de distancia, un buque alemán que el lunes había logrado rescatar a 110 náufragos, no consiguió desembarcar en territorio italiano, ante la prohibicion del ministro del Interior, Matteo Salvini.

“Trágico naufragio frente la costa de la ciudad de Khoms. Unos 60 supervivientes han sido llevados a la costa y se han recuperado varios cuerpos hasta ahora, entre ellos niños”, indicó la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) en Twitter.

En el mismo sentido, la delegación de ACNUR en Libia informó que se encontraba asistiendo en el puerto de desembarco de Khoms a “unos 60 refugiados y migrantes recientemente rescatados del mar después de que su bote naufragara en la costa libia”. “Varios cuerpos se han recuperado y se calcula que unas 40 personas siguen desaparecidas”, señaló.

La agencia de la ONU agregó que “los guardacostas libios y pescadores locales están participando en el rescate desde horas de la mañana” y que “la mayoría de los sobrevivientes son de Sudán, aunque también hay ciudadanos egipcios, marroquíes y tunecinos, en espera de que se identifique a todos los rescatados”. 

La organización Alarm Phone había sido la encargada de alertar sobre un nuevo naufragio. Según expresó, a las 3.30 recibieron una llamada de un barco con unas 100 personas a bordo que había partido tres horas antes de Khoms y se encontraba en peligro. “Gritaban y lloraban, diciendo que algunos de ellos ya habían muerto”, expresó la fundación en su cuenta de Twitter. 

“Hemos hablado con las autoridades libias a las 13 horas. Nos han dicho que han encontrado los restos del barco y detectado a unas 90 personas. Muchos se han ahogado. Aún no está claro cuántos han muerto y cuántos han sobrevivido”, informó también la ONG, que recibe y emite alertas de naufragio de buques en el Mediterráneo. Ya en un último tweet señalaba el fin del contacto: “Ya no pudimos comunicarnos con el bote. A las 6 de la mañana, un familiar nos llamó preocupado por las personas a bordo. Teme que estén muertos. No sabemos qué pasó con este grupo de migrantes. Esperamos que sigan vivos, pero tememos lo peor”. 

Aunque intentaron conseguir la posición a través del GPS de la embarcación, los migrantes a bordo no fueron capaces de comunicarla ya que estaban “en pánico”, por lo que dada la proximidad con Libia, alertaron a las autoridades de ese país y a las italianas.

El bote había partido poco antes del amanecer de una playa de esta pequeña población, a 100 kilómetros de la capital de Libia, Trípoli, y comenzó a enviar señales de socorro cuando se hallaba a poco más de diez millas de la costa. Los rescatados fueron trasladados a tierra, donde recibieron los primeros auxilios antes de ser trasladados a centros de detención en la zona.

La embarcación fue localizada por un barco de los guardacostas libios, que rescató a 65 migrantes y recuperó los cuerpos de cinco personas (tres hombres, una mujer y un niño), según informó la Marina de ese país. Las costas de Libia, país sumido en una guerra civil constante, se han convertido en el principal trampolín de la emigración irregular a Europa desde el norte de África. Según cifras de la OIM, el número de muertes registradas en 2019 en el Mediterráneo asciende a 859, de las cuales 594 se produjeron en la llamada ruta central, que parte de Libia y desemboca en Italia. 

Salvini, otra vez contra los migrantes

A pocos kilómetros de distancia de la ciudad de Khoms, un barco alemán apoyado por la ONG Mission Lifeline, que el lunes rescató a unos 110 migrantes, permanece a la espera de poder desembarcar, después de conocerse que el ministro del Interior italiano, Matteo Salvini, le prohibió el ingreso en aguas territoriales del país.

Salvini prohibió la entrada, tránsito y abastecimiento en aguas italianas del buque llamado Eleonore, y trasladó su decisión a los Ministerios de Defensa y de Infraestructura y Transporte. No está claro si los ministerios se opondrán a lo ordenado por Salvini, como ya ocurrió hace dos semanas con el Open Arms de bandera espapola, que finalmente logró desembarcar a los más de 80 migrantes que permanecían a bordo por orden de un fiscal. El barco de la ONG catalana había entrado en aguas italianas tras la autorización de un tribunal.

El Gobierno italiano rechaza sistemáticamente el desembarco de los barcos que rescatan migrantes fuera de sus aguas territoriales, si antes no se llega a un acuerdo de reparto con otros países europeos. 

La ONG alemana Mission Lifeline había anunciado el lunes el rescate en el mar Mediterráneo de un centenar de migrantes detectados a bordo de un bote, y agregó que su tripulación había sido amenazada por guardacostas libios. 

Photo gallery Naufragio de refugiados en Libia See Gallery
Photo gallery El Open Arms desembarca, al fin, en Lampedusa See Gallery

APRENDE A USAR TU DINERO