5 señales de que tu jefe es una persona insegura

Cuando un directivo carece de fe en sus propias habilidades, o no siente que los demás aprecien sus capacidades, puede pagarlo con sus subordinados.
Imagen de archivo de una oficina.
Morsa Images via Getty Images
Imagen de archivo de una oficina.

Tratar con un jefe inseguro es una de las cosas más difíciles que puedes hacer.

“Los empleados suelen esperar que su jefe sea una persona segura y con autoridad, alguien de quien aprender. Sin embargo, de vez en cuando aparecen jefes que parecen carecer de esa personalidad”, comenta Lynn Taylor, experta en espacios de trabajo.

Cuando un directivo carece de fe en sus propias habilidades, o no siente que los demás aprecien sus capacidades, puede pagarlo con sus subordinados.

“Gran parte de su confianza proviene de su capacidad para controlarte a ti y a tu conducta en la oficina”, afirma Lawrese Brown, fundador de C-Track Training, una empresa de formación en el lugar de trabajo.

Son varias las tácticas que estos jefes ponen en marcha para mantener a sus subordinados bajo su control. Aquí están las señales más frecuentes de que estás ante un jefe inseguro y consejos sobre cómo tratar con ellos.

1. Se lleva el mérito de tu trabajo

“A menudo, los jefes que no están seguros de sí mismos necesitan reafirmarse asumiendo el mérito de tus logros”, comenta Taylor. “Esto es frustrante y puede mermar tu capacidad en el trabajo”.

Una forma de hacer frente a un jefe que roba tus ideas y frena tu progreso es apoyarte en los datos, aconseja Brown.

“Busca un compañero con el que asociarte y compartir la idea, pero busca también un testigo de mayor jerarquía en el que confíes”, añade Brown. De este modo, será más difícil que tu jefe haga pasar tu idea por suya.

2. Limita tus redes de contactos porque le da miedo que avances en tu carrera profesional

No esperes ninguna felicitación por parte de este tipo de jefes. Puede que se sientan amenazados por el éxito de los demás o que carezcan de confianza en sus capacidades, y eso les lleva a ver a sus subordinados directos como rivales potenciales.

Para limitar el poder de los empleados, estos jefes a menudo se convierten en vigilantes que tratan de controlar las conversaciones entre equipos y la información que reciben, comenta Brown. “Limitan lo que la gente sabe de ti y lo que contribuyes al departamento”.

En el peor de los casos, pueden impedir que te asciendan.

“No quieren que tengas éxito porque se sienten amenazados”, señala Taylor. “Con esta clase de jefes, tu carrera puede verse obstaculizada”.

3. Supervisa muy de cerca todo lo que haces

No confía en el criterio de los miembros de su equipo, y revolotea a todas horas por encima de tu hombro para ver cómo vas con el trabajo.

“Si tu jefe se siente inseguro de su propia competencia, es porque las cosas no se exactamente como ellos las harían”, comenta Laura Gallaher.

Si te enfrentas a un microgestor que no confía en ti, “una de las mejores maneras de contrarrestarlo es comunicándote con mucha regularidad, con actualizaciones muy frecuentes de tus proyectos”, dice Taylor. “Hasta llegar al punto en que tu propio jefe te diga que reduzcas los informes”.

4. Le encanta sacarte fallos

Cuando tu jefe se siente inseguro de sus capacidades, puede cerrarse y enfadarse cuando le des tu opinión. “Cuando la gente se siente insegura, hay menos colaboración y menos consenso”, dice Brown. “Suelen tener una reacción exagerada cuando se les lleva la contraria”.

Cuando trabajas para este tipo de jefes, tu comportamiento puede cambiar a peor. Puede que te obsesiones con las cosas que les frustran, aunque eso no sea justo porque son ellos quienes deberían regular sus emociones, sostiene Brown. Te empiezas a preocupar por cómo evitar hacerles preguntas o molestarles, añade.

Si tienes un jefe que reacciona de forma exagerada, Brown recomienda limitar las interacciones que tienes con él a solas y hacer tus preguntas en grupo.

“A menudo, si alguien es demasiado intransigente e injusto contigo, sabe que te está tratando de una manera que, delante de otras personas, no sería apropiada”, dijo.

5. Interviene tan poco que se te olvida que está ahí

No confía en su juicio y no es asertivo. Esta inseguridad sobre su competencia “puede empujarle a evitar tomar decisiones, distanciarse de un proyecto o no hacer aportaciones. Si algo sale mal, se reserva el derecho a decir: ‘No es mi culpa, yo no participé’”, dice Gallaher.

Gallaher considera que la mejor manera de afrontarlo es crear seguridad psicológica con estos jefes para que no te vean como una persona excesivamente crítica.

“Es el miedo a ser juzgado lo que desencadena el comportamiento inseguro”, dice. “Muestra interés. Pregúntale qué le parece determinado proyecto o situación y pon en práctica tu escucha activa”.

Pero recuerda que hay límites a la hora de intentar hablar con ellos. Si tratar con un jefe inseguro está poniendo en peligro tu salud mental, deberías empezar a pensar en dejar el trabajo.

“Tu trabajo no debe ser una cadena perpetua”, dice Taylor. “Si es insostenible, es el momento de ponerte a buscar otro”.

Este artículo fue publicado originalmente en el ‘HuffPost’ Estados Unidos y ha sido traducido del inglés por Daniel Templeman Sauco.

Sugiere una corrección