BLOGS
08/03/2020 10:27 CET | Actualizado 08/03/2020 10:27 CET

8 de marzo, igualdad siempre

La igualdad de género no solo salva vidas, sino que tiene un notorio poder de transformación.

Ruben Earth via Getty Images

Cada 8 de marzo celebramos el Día Internacional de la Mujer. Un día de reivindicación por el derecho a una igualdad efectiva, de reconocimiento por los logros colectivos alcanzados por las mujeres a lo largo de los últimos tiempos y de exigencia por lo que nos queda por seguir avanzando hasta alcanzar una igualdad plena y, por ende, una democracia plena.

Este año, bajo el lema “Generación Igualdad”, millones de mujeres y hombres hacemos balance del camino recorrido para el empoderamiento de las mujeres y las niñas. Si echamos la vista atrás, comprobamos cómo cada paso a favor de la igualdad de género ha supuesto grandes avances para la humanidad. Avances que hemos protagonizado las mujeres con la apropiación de nuestro destino, como diría Aminata Traoré.

Sin embargo, a pesar de esos avances tangibles, aún nos quedan muchas batallas que librar para alcanzar esa igualdad real y efectiva. Demasiadas todavía, en el sentido bélico del término, en escenarios de guerras, donde las batallas no se libran sólo con fusiles, sino con las mujeres que son las que padecen el conflicto; muchísimas otras, en escenarios de paz, en nuestras ciudades y nuestros pueblos, con una violencia insoportable, que nos avergüenza como sociedad, con desigualdades laborales como que, a igual trabajo, no hay igual salario, y con estereotipos machistas que erradicar.

La determinación de este Gobierno feminista es firme y nuestra voluntad política férrea, para seguir progresando en igualdad de género. Lo haremos de la mano de nuestra sociedad, especialmente de los colectivos feministas, que, con su lucha incansable, han sido el faro para la transformación notable que se ha producido en nuestro país, junto con las políticas socialistas para llevarlas a cabo.

La igualdad de género no solo salva vidas, sino que tiene un notorio poder de transformación. Por eso, el presidente del Gobierno de España ha situado la igualdad de género como uno de los grandes ejes transformadores de país.

Si echamos la vista atrás, comprobamos cómo cada paso a favor de la igualdad de género ha supuesto grandes avances para la humanidad.

Somos conscientes de que se trata de una tarea que trasciende nuestro marco territorial, pero dada nuestra responsabilidad como potencia internacional, nuestro liderazgo es clave para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, singularmente el ODS 5, “lograr la igualdad entre géneros y empoderar a todas las mujeres y niñas”.

Para ello, la labor que realicemos los distintos departamentos ministeriales es fundamental, para contribuir en cada uno de nuestros ámbitos a esa gran transformación. 

Así, en el Ministerio de Política Territorial y Función Pública, hemos iniciado ya el camino hacia el III Plan de Igualdad en la Administración General del Estado y sus Organismos Públicos, como un instrumento de máximo alcance, por el que definamos los objetivos y medidas prioritarias para garantizar la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, favoreciendo la conciliación de la vida familiar y personal, impulsando la carrera profesional de las empleadas y empleados públicos por igual y especial apoyo y sensibilidad ante situaciones que requieran especial protección en caso de violencia de género o situaciones de acoso. 

Se trata, pues, de seguir avanzando e implementando medidas para mejorar en igualdad de género en las administraciones públicas, propiciando el cambio cultural y organizativo que sea preciso, acompañado de la formación especializada que contribuya a la detección temprana y a la sensibilización necesaria, que nos sitúe, en este ámbito, como una Administración del siglo XXI. 

Es nuestro deber levantar puentes de entendimiento y abrir caminos de esperanza, seguir tejiendo redes, tomando conciencia del poder que tenemos las mujeres en el mundo, independientemente de la posición que ocupemos. La igualdad no espera; nosotras tampoco.

 

Carolina Darias es ministra de Política Territorial y Función Pública.