VIRALES
06/05/2020 16:43 CEST | Actualizado 06/05/2020 18:06 CEST

Abascal se erige en defensor de los derechos de los homosexuales: 12 ejemplos que le dejan como un fantasma

"Le ruego que abandonen ese odio histórico de la izquierda a los homosexuales", le ha espetado Abascal a Sánchez en el Congreso.

Santiago Abascal se ha erigido este miércoles en el Congreso de los Diputados en uno de los mayores defensores de los homosexuales. Como escribió Cervantes; “Cosas veredes, amigo Sancho”.

Mientras el resto de formaciones políticas debatía sobre la prórroga del Estado de alarma por la crisis del coronavirus, una pandemia que ha causado en España más de 25.000 muertos, el líder de Vox ha coronado su discurso hablando del “odio histórico de la izquierda a los homosexuales”. 

“Nos podrá etiquetar e insultar como quiera, señor Sánchez, pero a nosotros nos importan los españoles independientemente de su color, de su edad, de su sexo y de su orientación sexual. Pero como usted sacó ese tema que nada tenía que ver con lo que nos ocupaba y nos ocupa yo le ruego que abandonen ese odio histórico de la izquierda a los homosexuales”, ha dicho Abascal ante la cara de estupefacción del presidente del Gobierno. 

Un mero rastreo por hemerotecas permite sacar a la luz lo que el líder del partido de extrema derecha dijo en El Hormiguero sobre, por ejemplo, la adopción por parte de parejas del mismo sexo. 

“Yo creo que es preferible que un niño tenga un padre y una madre. Ahora me dices, hay un niño que no lo adoptan, que no lo quiere nadie y lo van a adoprtar dos homosexuales. Yo lo aplaudo. Pero creo que es preferible, pudiendo elegir, que un niño esté conviviendo con un padre y con una madre”, aseguró Abascal. 

Abascal no está solo. El presidente del Grupo Parlamentario de Vox en la Cámara andaluza, Francisco Serrano, tiene una cuenta de Twitter en la vierte comentarios machistas, racistas y tránsfobos.

Un simple ejemplo: ”Los homosexuales tienen pene y las lesbianas tienen vulva, y que no te engañen, que a todo el mundo le importa eso un carajo”. 

Pero hay más. En una comisión parlamentaria de mayo de 2019, Serrano denunció supuestas quejas que habría recibido de docentes y padres de alumnos de Andalucía a cuenta de la educación sexual que reciben en las aulas. “¿Eso es lo que se les dice a los niños? Diversidad afectivo sexual, promover relaciones homosexuales entre menores de 10 años. Lo que estoy contando son las quejas de padres que nos llegan a nosotros. Esa es la libertad que queremos: derechos, igualdad y que a los niños no se les adoctrine. Los experimentos, con gaseosa”, aseguró.  

El diputado Iván Espinosa de los Monteros tampoco se mantiene al margen. En una entrevista en el diario El Mundo sobre el pin parental que el partido impuso en la Región de Murcia fue preguntado por si Vox estaba de acuerdo en que se eduque en la no discriminación. Su respuesta: “De acuerdo, la no discriminación está protegida por la Constitución. El problema es que en España hemos pasado de un extremo a otro. De pegar palizas a los homosexuales a que ahora esos colectivos impongan su ley. Y de la mujer con la pata quebrada y en casa, a no poder nombrar a hombres en el Ministerio de Igualdad. Nos estamos volviendo locos”, respondió  el vicesecretario de relaciones internacionales de Vox. 

Otra diputada de Vox que también se ha pronunciado sobre los derechos de las personas LGTBI es, claro, Rocío Monasterio. 

La presidenta de Vox en la Comunidad de Madrid cargó en febrero de 2019 contra los talleres LGTB en los colegios: “Les dicen a nuestras hijas que prueben a ser chicos y a nuestros niños que sean chicas. ¿Por qué tienen que adoctrinar a nuestros niños? ¿Por qué no nos dejan en paz?”. 

Además, en una entrevista al diario ABCconcedida en 2019, el periodista quiso saber si, en caso de fuera elegida concejal en la Asamblea de Madrid, casaría por lo civil a una pareja del mismo sexo. “Estaría bien que quien te case lo haga con ilusión. Yo se lo ofrecería a mis compañeros concejales”, respondió

El senador de Vox Francisco José Alcaraz, se estrenó en la Cámara Alta a lo grande. 

Alcaraz se negó en febrero de 2019 a firmar en el Senado una declaración institucional que el resto de grupos querían llevar al Pleno para su aprobación, y en el que la Cámara se adhería con motivo del ‘Día contra la LGTBIfobia en el Deporte’ a los objetivos del primer Congreso Deporte y Diversidad.

El político de Vox no quiso firmar el texto por lo que rompió la unanimidad en el seno del Grupo Mixto, lo que impidió que la declaración fuera firmada por el grupo.

Desde el partido de Santiago Abascal se defendieron afirmando que esa declaración era un “panfleto ideológico” con el que “el PSOE y los grupos que lo han suscrito intentaban colar la ideología de género por la puerta de atrás”. “Como hacen siempre, aprovechando una causa justa como es la lucha contra la discriminación, que por otro lado ya está recogida en el Código Penal”, aseguró entonces Vox. 

Y suma y sigue. La concejala de Vox en Vila-real, Irene Herrero, hizo un alegato en octubre de 2019 contra la visibilización del colectivo homosexual en su intervención para oponerse a la moción de Compromís en el consistorio castellonense en la que se mostraba el rechazo al veto parental. 

Herrero afirmó en ese pleno que son “partidarios de quitar las banderas y panfletos de gays y de lesbianas porque cada uno su orientación sexual en su casa y en su cama”.

Que sí. Que hay más. Carmen Rouco, concejal de Vox en el Ayuntamiento de Zaragoza, fue criticada por sus palabras en julio de 2019 durante una intervención en la Comisión de Acción Social y Familia. 

En el vídeo que compartió el Grupo Socialista en este Consistorio a través de su cuenta en Twitter, se podía ver a la concejal Rouco dirigirse a un miembro de otra formación y espetarle lo siguiente: 

“Cuando quiera tiene mi despacho abierto y podemos hablar, cuando quiera, de todos los temas. Si quiere, pero bueno, en aras de la democracia y de la libertad. Si no le interesa, ese es su problema. Desde luego, mi despacho está abierto para usted y para todos: gays, lesbianas, normales, no normales...”. 

“Si realmente se quiere defender a los niños no hay que defender a los niños homosexuales, si es que existe semejante cosa, o los niños trans. Hay que defender a todos”. Estas palabras corresponden a la diputada de Vox en Madrid, Alicia Rubio, que ya fue noticia por calificar de “cáncer” al feminismo. 

También aseguró en la Asamblea de la Comunidad que “pondría como asignatura, en vez de feminismo, costura” porque “empodera mucho coser un botón”.

Aquí un bonus sobre Alicia Rubio. 

Otra vez en Madrid. El concejal madrileño de Vox, Pedro Fernández, causó indignación en enero de 2020 entre el colectivo LGTBI después de sus palabras a los ediles de Más Madrid. 

“Aparten sus sucias manos de mi hijo, aparten sus marxistas deseos y apetitos sexuales de mi hijo, y no les voy a permitir, y pierdan toda esperanza, adoctrinar a nuestros hijos para convertirlos en enfermos como ustedes”, aseguró Fernández en una discusión sobre el veto parental de su partido. 

Vox ha sido necesario en comunidades como Murcia para que el Partido Popular y Ciudadanos pudiesen gobernar. 

El 26 de junio de 2019, el partido de Abascal presentó un documento con sus exigencias para apoyar al Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos y la investidura de Fernando López Miras. Entre esas exigencias destacó la eliminación de las leyes LGTBI.

Finalmente, López Miras fue elegido presidente de la región de Murcia con el apoyo de Vox, que rebajó en este documento sus exigencias, eliminando por ejemplo toda referencia a la revisión de la Ley LGTBI de la Región de Murcia, a pesar de que era una exigencia que había mantenido hasta ahora en los borradores y los documentos sometidos a la negociación.

En enero de 2020, en el 75 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, Vox Valencia se negó a aprobar una declaración institucional argumentando que su decisión se debe a que creen que en los campos de exterminio no hubo personas que formaran parte del colectivo LGTBI.

Así lo denunció en su momento el alcalde de Valencia, Joan Ribó, en Twitter: “La ultraderecha de Vox hoy se ha negado a votar una Declaración Institucional en el Pleno de València en memoria y rechazo del Holocausto. ¿El motivo? Según ellos, en los campos nazis no había homosexuales”. 

La cuenta oficial de Twitter de la formación en Valencia aseguró que “en el Ayto de Valencia la izquierda radical, apoyada por PP y Cs, ha deslegitimado el Holocausto Judío. VOX se ha negado a firmar su declaración institucional por estar supeditada a los lobbies LGTBI e islámicos”.