INTERNACIONAL
28/06/2021 07:56 CEST

Actualizan las cifras del derrumbe en Miami: nueve muertos y 152 desaparecidos

Siguen sin conocerse las causas del derrumbe del Champlain Towers, mientras los vecinos temen que no sea un caso aislado.

Nueve personas muertas, de las cuales ocho identificadas, además de 152 desaparecidas y 134 personas localizadas son las últimas cifras del derrumbe parcial de un edificio en Miami-Dade ofrecidas este domingo por la alcaldesa del condado, Daniella Levine Cava.

La alcaldesa informó también que otras cuatro víctimas mortales del derrumbe ocurrido el jueves 24 de junio de madrugada han sido identificadas, lo que significa que solo falta una.

La búsqueda de supervivientes que realizan por turnos un centenar de socorristas en la montaña de escombros en que quedaron convertidos los 55 apartamentos desplomados va a continuar, aseguró Levine Cava, y las cifras van a seguir cambiando de manera “fluida”.

Además de cuerpos, los rescatistas han encontrado restos humanos que los forenses están tratando de identificar.

Por causas hasta ahora no determinadas, el ala noreste del edificio Champlain Towers, inaugurado en 1981 y con un total de 136 apartamentos, se derrumbó en segundos a la 1.30 horas de la mañana (seis horas más en la España peninsular) del jueves 24 de junio, cuando sus habitantes dormían. Pocas horas después se confirmó la primera víctima mortal, una persona que fue sacada con vida de los escombros y murió en el hospital.

CRISTOBAL HERRERA-ULASHKEVICH / EFE
La policía vigila en una de las torres hermanas a la hundida, en Miami. 

Ayuda de las familias

La alcaldesa recomendó a toda las personas que echan en falta a algún familiar residente o alojado temporalmente en el edificio Champlain Towers el día del derrumbe que acudan a la comisaría de policía para reportar su desaparición y se dejen tomar muestras de ADN para facilitar la identificación.

Este domingo los familiares de las víctimas confirmadas y las personas desaparecidas tuvieron la oportunidad de visitar el lugar donde trabajan los rescatistas y orar.

El edificio siniestrado y sus alrededores están acordonados por la policía y solo se permite el paso de los rescatistas y otras personas con tareas en la “zona cero”.

La alcaldesa anunció que un fondo abierto para ayudar a las familias afectadas ya ha recibido donaciones por 1,2 millones de dólares.