INTERNACIONAL
07/05/2019 19:54 CEST

Primer aniversario: la salida de EEUU del acuerdo nuclear con Irán, en diez claves

REUTERS
Hasan Rohani y Donald Trump, en sendas imágenes de archivo. 

Hará mañana justo un año, Estados Unidos decidió abandonar el acuerdo nuclear multilateral de 2015 firmado con Irán y volver a imponer sanciones al país persa, una medida que ha causado incontables vaivenes políticos y económicos.

El pacto entre Irán y el llamado Grupo 5+1 (EEUU, Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania) limita el programa atómico iraní a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán.

Estas son diez claves para entender la retirada de Washington, la reacción de Teherán y las consecuencias económicas que ha tenido esta decisión en Irán y en el mundo:

1) Ruptura de EEUU

El presidente estadounidense, Donald Trump, se había mostrado, incluso desde antes de llegar a la Casa Blanca, contrario al pacto con Irán y sus amenazas de abandonarlo se hicieron efectivas el 8 de mayo de 2018.

Ese día, Trump reiteró que el llamado Plan Integral de Acción Conjunta (JCPOA, en sus siglas en inglés) era “horrible” y que “solo beneficiaba a una parte”, en alusión a Irán.

“No trajo calma, no trajo paz, y nunca lo hará”, sentenció Trump, quien anunció asimismo que EEUU volvía a imponer sanciones económicas a Irán en dos tandas, en agosto y en noviembre de ese mismo año.

2) Permanencia de Irán

El presidente iraní, Hasan Rohaní, anunció que Irán iba a continuar en el acuerdo e iba a negociar con el resto de firmantes del pacto para comprobar si se garantizaban sus intereses, aunque esta postura moderada fue desafiada por los sectores más conservadores, generando tensiones políticas.

“Desde este momento el acuerdo es entre Irán y cinco países y en esta situación nosotros debemos esperar a ver cómo actuarán los otros países”, dijo el presidente.

Pese a que los beneficios que Irán obtenía del JCPOA se han visto seriamente dañados por las sanciones estadounidenses y las medidas adoptadas por Europa para contrarrestarlas no han dado sus frutos, Teherán permanece un año después adherido al pacto.

3) Reacción del resto de firmantes del pacto

Rusia, China, Francia, el Reino Unido y Alemania condenaron la retirada de EEUU del acuerdo y se comprometieron a continuar en el mismo siempre y cuando Irán siguiera cumpliendo con sus compromisos.

Las palabras “decepción” y “lamento” fueron las empleadas por estos países, mientras que la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, subrayó que el pacto estaba “cumpliendo su objetivo” de que Irán no desarrollara armas nucleares y que la Unión Europea estaba “decidida a preservarlo”.

El secretario general de la ONU, António Guterres, llamó por su parte a estos países a seguir cumpliendo con el pacto y se mostró “muy preocupado” por la retirada de EEUU.

4) Informes del OIEA

El Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA) confirmó el 9 de mayo que Irán seguía cumpliendo con sus compromisos del acuerdo nuclear.

“Irán está sujeto al régimen de verificación nuclear más robusto del mundo bajo el JCPOA, que es un importante aporte a la verificación (nuclear)”, subrayó el director general del OIEA, Yukiya Amano.

Desde entonces, el OIEA ha ratificado con nuevos informes que Irán cumple con sus obligaciones de no enriquecer uranio por encima de los límites permitidos, entre otras restricciones.

5) Sanciones

Trump anunció el 8 de mayo que en 90 días, el 6 de agosto de 2018, volverían a imponerse sanciones a las compras de billetes de dólares estadounidenses por parte del Gobierno de Irán, a la adquisición de deuda iraní y al comercio de oro y otros metales preciosos, entre otros.

La segunda tanda de sanciones comenzaría tras un plazo de 180 días, el 6 de noviembre, cuando se reanudaban las restricciones a la compra de petróleo y productos petroquímicos iraníes, a las operaciones con puertos y empresas marítimas iraníes y a las transacciones de instituciones financieras con el Banco Central de Irán.

6) Propuesta de nueva negociación

Tras abandonar el JCPOA, Trump aseguró que quería trabajar con sus “aliados” para reemplazar el acuerdo de 2015 por “una solución real, integral y duradera a la amenaza nuclear iraní”, y pronosticó que Irán acabaría prestándose a negociar un nuevo pacto.

El mandatario estadounidense advirtió de que ese nuevo acuerdo no debería limitarse al tema nuclear, sino que también tenía que “eliminar la amenaza del programa de misiles balísticos de Irán y detener sus actividades terroristas en el mundo”.

La opción de un nuevo pacto fue saludada por los países europeos pero rechazada tajantemente por Irán. El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, afirmó en una entrevista con Efe en noviembre que las sanciones “nunca pueden cambiar las políticas” de Irán y que no había garantías para llegar a un nuevo acuerdo con Washington.

7) Medidas adoptadas por Europa

Con el fin de salvar el acuerdo nuclear, Europa ha adoptado una serie de medidas para contrarrestar las sanciones estadounidenses, pero por el momento ninguna ha tenido éxito.

En agosto se hizo efectivo el llamado “estatuto de bloqueo”, que busca limitar el impacto de las sanciones estadounidenses en las empresas europeas, abriéndoles la puerta a reclamar compensaciones por daños y perjuicios, y proteger a los europeos que hagan negocios con la República Islámica.

Meses más tarde, en septiembre, se anunció la creación del Instrumento de Apoyo al Intercambio Comercial (Instex, en sus siglas en inglés) para mantener el comercio con Irán sin violar las sanciones, pero todavía no ha sido empleado para ninguna transacción.

8) Salida de empresas europeas

Las citadas medidas no evitaron que la mayoría de las empresas europeas presentes en Irán suspendieran sus negocios ante el temor a ser sancionadas por EEUU.

Algunas de las compañías que dieron por concluidos importantes contratos o actividades fueron la petrolera Total, los fabricantes de automóviles PSA, Renault y Daimler, y de aviones Airbus, y numerosas empresas que vendían equipamientos para el sector energético iraní.

En la Feria Internacional de Petróleo y Gas celebrada en Teherán a principios de este mes, varios representantes de empresas europeas confirmaron a Efe que los únicos presentes en el evento y con negocios en Irán son aquellos que no tienen intereses comerciales en EEUU.

9) Crisis económica

Los efectos de las sanciones han sido devastadores para la economía iraní. Incluso antes de que fueran aplicadas, la moneda nacional, el rial, comenzó a devaluarse hasta perder más de un 60 % de su valor respecto el dólar.

El desempleo y la inflación también han aumentado. El Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que la economía iraní iba a contraerse un 3,6 % en 2019, y que la inflación superaría el 30 %.

El alza de los precios ha sido abrumador, incluso en bienes de primera necesidad, y se han dado momentos de escasez de productos tan importantes como los medicamentos.

10. Aumento de la tensión en el Golfo Pérsico

Las amenazas recíprocas de EEUU y de Irán han sido continuas en este tiempo. Rohaní aseguró en julio pasado que empezar un conflicto con Irán supondría “la madre de todas las guerras”, a lo que Trump respondió en twitter utilizando letras mayúsculas: “NUNCA MÁS VUELVA A AMENAZAR A LOS ESTADOS UNIDOS O SUFRIRÁ CONSECUENCIAS QUE POCOS HAN SUFRIDO EN LA HISTORIA ANTES”.

La tensión ha aumentado recientemente después de que EEUU decidiera no renovar las exenciones a la compra de crudo iraní otorgadas a ocho países, lo que además ha provocado un alza de los precios e inestabilidad en el mercado petrolero.

Teherán volvió a amenazar con bloquear el estratégico estrecho de Ormuz al paso del petróleo de otros países, y Washington anunció ayer el despliegue en la zona de un portaaviones y un grupo especial de bombarderos, elevando los temores a una eventual confrontación.

QUERRÁS VER ESTO
Photo gallery Acuerdo Occidente-Irán sobre el programa nuclear de Teherán See Gallery

EL HUFFPOST PARA IKEA