POLÍTICA
14/06/2019 18:47 CEST | Actualizado 14/06/2019 19:57 CEST

Las bases de Barcelona En Comú apoyan masivamente que Colau siga como alcaldesa y gobierne con el PSC

Valls les ha ofrecido sus votos sin condiciones.

EFE

A punto de repetir. Las bases de Barcelona En Comú han apoyado masivamente que Ada Colau gobierne Barcelona junto al PSC (71,4%), con los votos de Manuel Valls en la investidura, frente a la opción de hacerlo con ERC (28,6%).

Así lo han anunciado en una rueda de prensa en la sede del partido el portavoz de la formación, Enric Bárcena, y la propia Colau, que han informado de los resultados de las votaciones que han tenido lugar por vía presencial y electrónica hasta este viernes a las 17.00 horas.

El resultado de la consulta allana el camino para que este sábado Colau alcance los 21 votos que marcan la mayoría absoluta para ser reelegida alcaldesa de Barcelona, con el apoyo de los diez concejales de BComú, los ocho del PSC y al menos tres de los seis del grupo de Barcelona pel Canvi-Cs, que lidera el ex primer ministro francés Manuel Valls. 

Colau, salvo sorpresa de última hora, seguirá en la plaza de Sant Jaume, tras el giro inesperado dado por el ofrecimiento sin condiciones de sus votos de Valls. Barcelona En Comú quedó en segunda posición el pasado 26-M tras la lista de Ernest Maragall (ERC).

En un último intento, Maragall había ofrecido este viernes por la mañana a la candidatura de Colau una Alcaldía rotatoria, pero dese Barcelona En Comú se rechazó.

El pleno de investidura se celebrará este sábado a las 17.00 horas en el Ayuntamiento. El giro de Valls que puede hacer alcaldesa a Colau sentó muy mal en Ciudadanos, que negaba dar su votos al “populismo” y al “independentismo”.

En un principio Colau optaba por un tripartito con ERC y el PSC, pero los otros dos partidos lo rechazaban. La dirigente ha comentado tras el resultado: “Es una situación difícil, no es la investidura que nos hubiera gustado pero, como teníamos dos propuestas, hemos optado por una consultando a las bases”.

“Nuestra propuesta no era escoger entre ERC y el PSC, sino entre opciones de gobierno en las que una significaba la alcaldía y la otra no”, ha sostenido la alcaldesa en funciones, que ha admitido que la investidura a la que se someterá mañana no es “la que hubiera querido”, pero que la “fragmentación” del consistorio no deja otra opción.

“No es una situación que nos hubiéramos imaginado”

Ha asegurado, en este sentido, no haber hablado recientemente con Valls, gracias a quien previsiblemente será elegida mañana sábado alcaldesa: “No nos gusta que dependa nuestra investidura de esos votos. No es una situación que nos guste ni nos hubiéramos imaginado jamás”, ha señalado.

Asimismo ha dicho asimismo que seguirá “tendiendo la mano” a ERC y que tiene la “seguridad y certeza” de haber hecho todo lo posible para conformar un tripartito con republicanos y socialistas que estos dos partidos no han querido.

Colau ha lamentado que ERC no haya consultado con sus bases la opción de apostar por un tripartito y ha afirmado que Maragall no se ha puesto en contacto con ella para ofrecerle compartir la alcaldía -dos años cada uno-, por lo que ha definido el ofrecimiento hecho esta mañana por el alcaldable de ERC como “un intento de incidir” en la consulta.

La alcaldesa en funciones ha admitido que la de mañana será “una investidura no sencilla que se produce en una situación de excepcionalidad” y ha llamado a “superar de una vez la política de bloques” y “las amenazas, líneas rojas y exclusiones”.

Photo gallery Ada Colau, en imágenes See Gallery

ESPACIO ECO