VIRALES
20/05/2019 10:05 CEST | Actualizado 20/05/2019 12:12 CEST

Un padre cuenta la cruda realidad tras el último programa de Alberto Chicote en '¿Te lo vas a comer?' (La Sexta)

"De verdad, qué poca vergüenza".

LA SEXTA

El chef Alberto Chicote regresó este miércoles a televisión con ¿Te lo vas a comer?. En la primera entrega del programa de La Sexta, el cocinero denunció los fraudes alimentarios de centros públicos en los que estudian jóvenes discapacitados. 

Allí se pudo ver cómo los menús no estaban en absoluto adaptados a las necesidades especiales de los niños y no tenían en cuenta algo tan fundamental como su capacidad de deglución.

Chicote ya anunció en El Hormiguero que grabar el programa y escuchar los testimonios de los familiares había sido duro. “Cuando llegas allí, Pablo, se te cae el alma a los pies. Que me he pasado llorando dos meses”, dijo.

Tras ver el programa, el padre de un niño discapacitado ha publicado un vídeo en el que felicita al cocinero por su trabajo y en el que muestra su indignación por las situaciones denunciadas.

“No he pegado ojo en toda la noche, no sé si he estado más cabreado o más llorando”, comienza diciendo Valen Nava Martín, que explica muy emocionado que es padre de un niño con parálisis cerebral que tiene reconocida una discapacidad del 92%.

“Lo que vi anoche me dejó defraudado”, admite. “Van a un centro donde sale la directora, que no quiere dar la cara, diciendo una jartá de mentiras y de tonterías porque está tratando a personas que son grandes dependientes que no se valen por sí mismos. De verdad, qué poca vergüenza”, se lamenta.

El hombre carga también contra el delegado de Gobierno de la Xunta de Galicia en A Coruña, Ovidio Rodeiro, “Alberto te pilló bien. ¡Vaya si te pilló!”, celebra.

Luego, Nava Martín cuenta que vive en Almansa, Albacete, y por eso hace referencia a la visita de Chicote al CEE Virgen del Amparo en Castilla La Mancha y su entrevista con el consejero de Educación Ángel Felpeto.

“Me llega al centro con un pedazo de Audi que a saber lo que vale eso”, denuncia el padre, que se queja de que el consejero “no se enteraba de la movida”. “Vamos a ver, señores, preocuparos de las personas. Esas personas nos necesitan a todos. Cuando los dejamos fuera de la familia tenéis que intentar que se sientan bien, bien atendidos, con amor”, pide.

El hombre explica que hace carreras empujando a su hijo. “Me dejo la puta piel en cada carrera, en cada entrenamiento, porque lucho para que a mi hijo le sirva eso de terapia. Y ustedes, haciendo eso que hicieron anoche, tiran por la borda todo mi trabajo. Pero no lo van a conseguir”, anticipa.

Luego cuenta que él tuvo que pasar dos años y medio recogiendo tapones de refrescos para llevarlos a una fundación y que le dieran dinero para poder comprar un coche en el que llevar a su hijo.

“Por primera vez tengo muy claro a quién voy a votar. No os voy a votar a ninguno. Habrá buenos, pero lo que vi ayer es de farsantes, no queréis más que el poder y llenaros el bolsillo”, zanja. 

“Tengan un poquito más de dignidad porque estas personas no se merecen eso”, concluye entre lágrimas el vídeo, que en cuatro días se ha compartido cerca de 1.700 veces.

Photo gallery La verdadera pesadilla en la cocina See Gallery