Almeida: "No tenía ni idea de que mi primo había intervenido en los contratos"

El alcalde de Madrid, visiblemente molesto, niega haber intervenido "ni directa ni indirectamente" en el escándalo de las mascarillas.

Visiblemente molesto, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha negado haber intervenido de ningún modo en la adjudicación de los contratos de urgencia de suministro de mascarillas por los que Luis Medina, hijo del duque de Feria, y Alberto Luceño, se llevaron comisiones millonarias que gastaron en coches, yates y relojes de lujo, según investiga la Fiscalía Anticorrupción.

“No tenía ni idea de que mi primo había intervenido de ninguna manera”, ha dicho Almeida ante las reiteradas preguntas de los periodistas sobre un asunto en el que se ha visto implicado Carlos Martínez-Almeida, empresario y primo del regidor madrileño.

Según las informaciones publicadas, fue este familiar suyo quien puso en contacto a Medina con Elena Collado, la persona encargada de las contrataciones, facilitando el negocio.

“Luis Medina contacta a través de una persona intermediaria conocida de mi familiar y conocida de Luis Medina. Contacta para ver si el Ayuntamiento está interesado. Mi familiar se pone en contacto con una persona del Ayuntamiento, que es la coordinadora general de la Alcaldía, que es la que le dice que todos estos ofrecimientos se están encauzando a través del buzón de correo electrónico”, ha explicado Almeida.

“La persona con la que contactó mi primo no fui yo, por tanto, yo no tenía ni idea”, ha insistido el alcalde, quien ha defendido que él no participó en los contratos. “Yo no intervine, ni directa ni indirectamente”, ha dicho Almeida.

El regidor ha respaldado la actuación de los funcionarios públicos que llevaron a cabo este contrato en lo peor de la pandemia para conseguir mascarillas porque, ha excusado, aquello era “una jungla”.

También ha rechazado las afirmaciones que ha hecho Medina en El Confidencial, donde asegura que se le facilitó el teléfono de Collado. “Escribió dos correos, el 18 y el 19 de marzo, en los que dio su teléfono móvil”, ha dicho el alcalde, quien asegura que fue después cuando se le contactó telefónicamente y no antes.

Almeida ha negado conocer a Medina y dice que sólo habló con él una vez, para agradecerle una donación de 185.000 mascarillas al Ayuntamiento. Preguntado por esta llamada, el alcalde no recuerda si se produjo antes o después de los contratos polémicos.

Además, el alcalde ha criticado a quienes aseguran que su primo tenía una amistad con Medina. “Si no sabe si es mi primo o mi hermano, es que no había relación de amistad”, ha zanjado.

El regidor madrileño ha insistido en varias ocasiones en que el Ayuntamiento sólo contrató con Leno, la empresa a la que se le hizo la adjudicación, y que “en ningún caso” con Medina y Luceño, los dos comisionistas.

““Si [Luis Medina] no sabe si es mi primo o mi hermano, es que no había relación de amistad”, ha dicho Almeida”

Almeida ha aprovechado para recordar que la formalización del contrato, que fue adjudicado por la Funeraria Municipal, recibió “el voto a favor de todos los grupos municipales” presentes en el consejo de este organismo público y que si alguno hubiera tenido sospechas lo tenía que haber denunciado antes.

“Si usted me dice que a posteriori, sabiendo lo que ha pasado, haríamos un contrato para que dos personas se compraran coches de lujo y yates, lógicamente no lo haríamos, pero yo les pido que se pongan en esa situación”, ha pedido el regidor.

El asunto ya ha llegado a los tribunales después de que el juez de Instrucción número 47 de Madrid haya admitido a trámite la querella presentada por la Fiscalía Anticorrupción contra Medina y Luceño, permitiendo al Ayhuntamiento personarse en el procedimiento.

Algo que Almeida ha confirmado que harán para, ha dicho, recuperar “hasta el último céntimo” de esta “estafa”.

Villacís pide explicaciones... por separado

La vicealcaldesa, Begoña Villacís, ha comparecido después de que lo hiciera el alcalde, en un gesto no habitual tras una Junta de Gobierno, ya que suelen salir juntos ante los medios.

Villacís ha explicado esta circunstancia afirmando que habría sido “deshonesto” hacerlo junto a Almeida.

La vicealcaldesa se ha quejado de que el Ayuntamiento sea “noticia por razones que no debería de ser”. “Ha habido unos jetas que se han aprovechado de la desesperación de un Ayuntamiento y el dinero que están pagando los madrileños ha ido a comprar yates de lujo, relojes de lujo, viviendas de lujo, fines de semana de lujo, coches carísimos. Y eso es absolutamente indecente e intolerable”, ha dicho.

“Ciudadanos, socio de coalición de Almeida, pedirá una auditoría externa de los contratos de emergencia: "Han fallado los controles"”

Villacís ha dicho que “ninguna de estas empresas ha contactado con nadie de Ciudadanos” y ha explicado que ha exigido al alcalde que se recupere “hasta el último euro”.

Al contrario que el alcalde, la ‘número dos’ del Ayuntamiento de Madrid sí ha reconocido que “han fallado los controles”, por lo que su partido ha exigido que se lleve a cabo “una auditoría externa” sobre los contratos de emergencia. “Queremos saber si este es el único o hay más contratos que puedan dar lugar a más sorpresas”, ha reclamado.

Pese a todo, Villacís ha rechazado la oferta de la oposición para hacer caer al alcalde con una moción de censura. “Me puedo sumar al ruido o tratar de ser objetiva. Es verdad que el Ayuntamiento no está siendo investigado”.

José Luis Martínez-Almeida