Almodóvar de la ‘A’ a la ‘Z’

Un homenaje al gran director español.
Pedro Almodóvar, en la presentación de 'Dolor y gloria' en Cannes.
LOIC VENANCE via AFP via Getty Images
Pedro Almodóvar, en la presentación de 'Dolor y gloria' en Cannes.

Pedro Almodóvar estrena Madres paralelas, brindándonos una ocasión inigualable para hacer un repaso a su obra y a los aspectos más relevantes de su filmografía. Es un listado azaroso e indudablemente personal con el que deseo homenajear a uno de los grandes directores de nuestra cinematografía. Bienvenidos al mundo de Almodóvar de la ‘A’ a la ‘Z’.

Agustín Almodóvar

Es característico del cine de Pedro Almodóvar que su hermano, el productor Agustín Almodóvar, esté presente en sus películas a modo de cameo clásico del cine de Hitchcock. Un must clásico.

Banderas, Antonio

Antonio Banderas es el actor almodovariano por excelencia. Con él ha contado en siete ocasiones, consagrándose como auténtico ‘chico Almodóvar’. Desde que su relación profesional comenzara con Matador (1986), ha participado con el cineasta en Laberinto de pasiones (1982), La ley del deseo (1987), Mujeres al borde de un ataque de nervios (1989), ¡Átame! (1990), La piel que habito (2011) y Dolor y Gloria (2019), cinta por la que obtuvo el premio a Mejor Actor en el Festival de Cannes.

Chicas Almodóvar

Pocos títulos son más honorables en el cine español que ser una ‘chica Almodóvar’. El director manchego, como lo hicieran en su momento Douglas Sirk o George Cukor, se ha erigido en uno de los cineastas que mejor dirige a las mujeres, algo que lleva a gala y que le ha caracterizado desde el comienzo de su carrera. La nómina de actrices que han trabajado con el director es ingente, siendo la mayor parte de ellas incondicionales de su cine. Nombres propios como Penélope Cruz, Carmen Maura, Kiti Mánver, Marisa Paredes, Cecilia Roth, Bibiana Fernández, Julieta Serrano, Antonia San Juan, Assumpta Serna, Chus Lampreave, Verónica Forqué, Rossy de Palma, María Barranco, Loles León y Victoria Abril se suman a los de Ángela Molina, Mariola Fuentes, Elena Anaya, Lola Dueñas, Blanca Portillo, Aitana Sánchez-Gijón, Carmen Machi, Blanca Suárez, Emma Suárez, Adriana Ugarte, Rosalía Vila, Rosario Flores o Inma Cuesta. Sin duda, la élite del cine español en femenino.

Deseo

El deseo, en todas sus formas, es el epicentro del cine de Almodóvar, un deseo que deviene pasión y romance, pero también tristeza, melancolía y drama. El deseo no solo da nombre a una de sus películas más icónicas, La ley del deseo (1987), sino a su propia productora, El Deseo, fundada junto con su hermano en 1986.

España

Sin duda, Almodóvar es la figura más emblemática del cine español desde los ochenta, igualándose a genios como Luis Buñuel en cuanto a reconocimiento internacional y consagración de su cine. También Almodóvar ha sabido cuidar el cine español como productor, contribuyendo a que cineastas de primera magnitud como Isabel Coixet, Álex de la Iglesia e incluso Guillermo del Toro pudieran acometer algunas de sus películas más aclamadas.

Flor de mi secreto, La

Una de sus películas más emocionales, discretas y bellas, sin duda La flor de mi secreto (1995) debería figurar en los anales de la historia del cine. El protagonismo de Marisa Paredes al alimón con Madrid (ciudad a la que homenajea en cada plano) resultan de una emoción extrema. En ella se da rienda suelta a la vertiente más intelectual del cineasta (cómo no recordar los pasajes hablando de Djuna Barnes), y en la que se puede disfrutar de la presencia de Juan Echanove, Carme Elías e Imanol Arias.

Gloria (con dolor)

Pedro Almodóvar ha exorcizado y hasta psicoanalizado su propia experiencia vital a través de su cine, mostrando el alcance de su innegable gloria, sin obviar el hecho de que todo éxito conlleva inevitable dolor. Por ello Dolor y gloria resulta una reflexión tan fascinante como sincera acerca de lo que es —y lo que ha significado— consagrarse como director de cine.

Honoris Causa por Harvard

Almodóvar ha hecho historia en innumerables ámbitos, incluido el académico. De hecho, el cineasta fue investido doctor Honoris Causa en Artes por la Universidad de Harvard. Asimismo, en el ámbito del reconocimiento a su labor, también ha sido distinguido con el Premio Princesa de Asturias de las Artes, como lo fueran Martin Scorsese, Francis Ford Coppola o Woody Allen.

Iglesias, Alberto

Otro nombre imprescindible en la filmografía de Pedro Almodóvar, suyas son las composiciones de la totalidad de sus películas tras Kika, habiendo firmado las partituras de las cintas La flor de mi secreto (1995), Carne trémula (1997), Todo sobre mi madre (1999), Hable con ella (2002), La mala educación (2004), Volver (2006), Los abrazos rotos (2009), La piel que habito (2011), Los amantes pasajeros (2013), Julieta (2016), Dolor y gloria (2019) y Madres paralelas (2021)

Julieta

Película preseleccionada para representar a España en los Oscar, se trata de una versión libre de tres relatos de Alice Munro. Su estética, su plantel y la cuidada puesta en escena son fundamentales para comprender su cine. Un apunte: las actuaciones de Emma Suárez y Darío Grandinetti son simplemente sublimes.

Kika

Controvertida cinta, cuya escena de la violación suscitó escándalo en su momento de exhibición, en ella también encontramos uno de los personajes más corrosivos y acertados del cine del director, el de Andrea ‘Caracortada’, presentadora de un programa sensacionalista que ahonda en lo más macabro del universo social. Sin duda, de plena actualidad.

La movida madrileña

Hablar de Pedro Almodóvar es remitirse al Madrid de los ochenta, un Madrid inmerso en la ‘movida’ que, a pesar de estar ya lejana en el tiempo, sigue palpitando en los fotogramas de su filmografía. Y es que Madrid y Almodóvar son prácticamente uno.

Madres y mujeres

La figura de la madre es una constante en el cine del director manchego. Con Todo sobre mi madre (1999) Almodóvar se alzó con el Oscar a la Mejor Película de habla no inglesa, dando comienzo a una serie de cintas con un profundo sentido de las sensibilidades femeninas. El análisis de la maternidad será creciente a lo largo de su filmografía, llegando a unas Madres paralelas repletas de emoción y madurez. Por cierto, la propia madre del cineasta, Francisca Caballero, ejerció de actriz en determinadas cintas de su hijo como el caso de ¿Qué he hecho yo para merecer esto? y La flor de mi secreto.

Naturalismo

El consabido esteticismo presente en sus películas marida a la perfección con un total naturalismo a la hora de abordar las filias y fobias patrias. Ese costumbrismo tan presente en el cine de Almodóvar —más diluido, cuando no extinto, en algunas cintas como La voz humana—, sirve para descubrir nuestro propio sentir. Por eso no es de extrañar que nos sintamos profundamente identificados con la realidad que propone Almodóvar, porque a pesar de sus rasgos autorales y las señas de identidad propias de su cine, también en él hay mucho de nosotros mismos.

Ñ de España

Además del costumbrismo y hasta casticismo de algunas de sus películas, Almodóvar ha logrado situar al cine español en el mapa de la cinematografía internacional. El éxito cosechado por su cine allende nuestras fronteras ha permitido que innumerables estudios foráneos se acerquen a la particular manera que tiene Pedro Almodóvar de mostrar la realidad. El cine de Almodóvar es Marca España.

Oscar y ¡Pedro! Palmarés y premios

Añadidos a los dos Oscar obtenidos a Mejor película de habla no inglesa para Todo sobre mi madre (1999) y al Mejor guion original en 2002 por Hable con ella, se suman sendos Globos de Oro, amén de cinco BAFTA (por Todo sobre mi madre, Hable con ella y La piel que habito) y dos premios en el Festival de Cannes (Mejor director para Todo sobre mi madre y Mejor guion para Volver). Al mismo tiempo, es valedor de cuatro premios Goya a Mejor película (Mujeres al borde de un ataque de nervios, Todo sobre mi madre, Volver y Dolor y gloria), dos a Mejor guion original (Mujeres al borde de un ataque de nervios, Dolor y gloria) y otros tres a Mejor dirección (Todo sobre mi madre, Volver y Dolor y gloria). Su obra le ha granjeado cuatro premios César, un premio Ariel, dos premios Cóndor de Plata y dos European Film Awards. Un palmarés que nadie debería olvidar.

¿Qué he hecho yo para merecer esto?

Cinta de 1984 y primera incursión en el auténtico melodrama almodovariano, es difícil no recordar a Carmen Maura asestando un golpe mortal a su marido con la pata de un jamón. Inolvidable también el siempre genial Gonzalo Suárez, esta vez ejerciendo de actor, haciendo que dos directores imprescindibles de nuestra cinematografía queden unidos por el arte de la ficción.

Rojo, Huma

Quizá el personaje más complejo, clásico y genial de Almodóvar, el personaje de Huma Rojo (Marisa Paredes) de Todo sobre mi madre es un homenaje al cine de edad de oro de Hollywood, esas damas rodeadas de glamour y tragedia que tan bien ensamblan con el género del melodrama. Sus partenaires en desgracia sobre las tablas son Candela Peña y Antonia San Juan (‘La Agrado’), tres puntales de la genialidad interpretativa.

Salcedo, José

El montador José Salcedo posee el honor de haber editado la práctica generalidad del cine de Pedro Almodóvar, lo que incluyen todos sus títulos desde Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón (1980) hasta Julieta (2016). En la actualidad, su testigo ha sido tomado por la espléndida montadora Teresa Font con Dolor y gloria y Madres paralelas

Tacones lejanos

Título emblemático de la filmografía de Almodóvar, con él no solo reunió a dos espléndidas actrices como Marisa Paredes y Victoria Abril, sino que se adentró en un universo de maternidad, heridas abiertas, recelos, venganza y amor mezclado con sensualidad, pasión y un exotismo sensacional.

Único

Al igual que la ‘Agrado’ de Todo sobre mi madre, Almodóvar también es un personaje auténtico, un artista único que ha sabido abrirse paso por un mundo del cine encorsetado, al cual ha sabido amoldar a su propia horma. Es de recibo otorgarle el valor que merece a la hora de crear imaginarios y adentrarnos en un universo netamente personal.

Vargas, Chavela

Si el cine de Pedro Almodóvar tuviera una voz, esta sería la de Chavela Vargas. La cantante costarricense no solo dio sentido musical al cine almodovariano, sino que también aportó emoción a su filmografía con su verso ronco y grave. Es imposible escuchar la música de Vargas sin sentirlo inquebrantablemente apegado al cine de Almodóvar.

Watling, Leonor

Espléndida actriz protagonista de Hable con ella, cuyo personaje, junto con el de Javier Cámara, Darío Grandinetti y Rosario Flores configuran una de las mejores películas de la filmografía del director, quien fue nominado al Oscar en la categoría de Mejor Dirección por ella. Aunque finalmente no lo obtuvo, su libreto sí se alzó con el Oscar de la Academia a Mejor guion original.

X, llámalo ‘x’

Controvertido por sistema, su primera producción fue Folle, folle, fólleme... (1978), cuyo nombre es de por sí elocuente para ilustrar el grado de erotismo que mostraba su cine. A pesar de su paulatino alejamiento de la sexualidad más evidente (‘erecciones generales’ de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón es otra de sus frases icónicas), no se puede soslayar la presencia de aspectos sexuales en muchas de sus películas, desde ¡Átame! a La mala educación.

Yolanda Ramos

La actriz interpretó a uno de los personajes más crueles y cáusticos en Volver, quizá su papel más redondo. En la cinta ejercía de periodista del corazón cuya verborrea consigue desvelar la intimidad de Agustina (Blanca Portillo) de una forma impecablemente feroz e inhumana. Una escena crítica, pero portentosa.

Z de La voz humana

Protagonizado por Tilda Swinton, este es un cortometraje que no solo revitalizó la cartelera en plena crisis de la COVID-19, sino que ahonda en un terreno inexplorado que, hasta ahora, le había sido ajeno al director: realizar una producción en inglés. La historia, su protagonista y el exquisito ambiente que le rodea es cine de Pedro Almodóvar al 100%.

29 cosas que no sabías de Pedro Almodóvar