Andalucía, a la cola en gasto en Sanidad y Educación mientras elimina el impuesto de Patrimonio

La región de Juanma Moreno Bonilla está en el furgón de cola en gasto por alumno y es la que menos invierte en sanidad pública
|
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno Bonilla
EFE

El presidente de Andalucía Juan Manuel Moreno Bonilla tensó este lunes la competencia fiscal entre Comunidades Autónomas al anunciar la supresión total del impuesto de patrimonio, siguiendo el rumbo tomado por Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid. “Queremos favorecer que determinadas rentas fijen su residencia en Andalucía contribuyendo así con sus impuestos”, afirmó Moreno, que también dijo que su objetivo es “hacer de Andalucía la comunidad de régimen común con la presión fiscal más baja junto a Madrid”.

Lo cierto es que esta medida adoptada por el presidente andaluz sólo beneficia al 0,2% de los ciudadanos de la Comunidad, aquellos que gozan de mayor patrimonio ya que grava la riqueza de los contribuyentes superior a los 700.000 euros.

En 2020 fueron 16.785 contribuyentes andaluces los que pagaron el impuesto de Patrimonio, ingresando en las arcas 93 millones de euros. En 2021, según datos provisionales del Ministerio de Hacienda, la recaudación por Patrimonio ascendió a 120 millones. En este caso, los contribuyentes que tuvieron que pagar dicho impuesto ascendieron a 20.661. Su supresión provocará una merma de en las arcas públicas de en torno al 0,6% de la recaudación total.

El Gobierno y la izquierda andaluza ha criticado la decisión tomada por Moreno Bonilla al considerar que sólo beneficia a los más ricos. ”Al conjunto de los andaluces no sólo no les beneficia esta decisión sino que les afecta directamente”, dijo este martes la portavoz del Gobierno Isabel Rodríguez en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. La también ministra de Política Territorial adoptó esta postura al considerar que la supresión de este impuesto traerá consigo “menos recursos para contratar médicos o maestros”.

Penúltimo en el ranking de gasto por alumno en Educación

Pero, ¿cuál es el gasto que el gobierno de Moreno Bonilla destina a pagar la sanidad y la educación de lo andaluces? En lo que respecta a la enseñanza, Andalucía se encuentra en el vagón de cola de las regiones en cuanto a gasto por alumno en centros públicos no universitarios.

Según el Sistema Estatal de Indicadores de la Educación 2022 hecho público por el Ministerio de Educación, Andalucía gasta 5.442 euros por estudiante, la segunda CC.AA. a la cola sólo por detrás de la Comunidad de Madrid (5.148 euros). De esta manera, la comunidad andaluza se sitúa por debajo de la media nacional, (6.230 euros). Euskadi, por ejemplo, invierte un 81% más que Andalucía en cada uno de sus alumnos (9.868 euros).

La Unión de Sindicatos de Trabajadores de Andalucía estima que con el dinero que “se va a regalar a los ricos” con la supresión del impuesto de patrimonio, podrían contratarse 20.000 docentes al año o construir 180 colegios e institutos nuevos.

‘Farolillo rojo’ en gasto sanitario por habitante

En materia de Sanidad, la situación es aún peor para Andalucía. La región es la comunidad autónoma que menos invierte en salud pública por habitante. Según la Estadística de Gasto Sanitario Público 2020 del ministerio de Sanidad, los más actuales hasta la fecha, Andalucía sólo gasta 1.398 euros por ciudadano, 550 menos que el País Vasco, de nuevo el territorio que figura a la cabeza con 1.948 euros de media.

En una reciente entrevista en El Mundo, la actual consejera de Sanidad Catalina García admitía el mal dato. “A pesar de las mejoras salariales y de todo lo que hemos hecho en infraestructuras, aún queda muchísimo más. Esta comunidad necesita más porque han sido muchos años de precariedad y recorte en el ámbito sanitario”, señalaba.