Ángel Carromero dimite como coordinador general de la Alcaldía por el supuesto espionaje a Ayuso

Es amigo personal de Casado y Martínez-Almeida y su nombre ha aparecido vinculado a la investigación.
Ángel Carromero, en una imagen de archivo
Ángel Carromero, en una imagen de archivo
GERARD JULIEN via Getty Images

La guerra en el PP se cobra su primera figura. Ángel Carromero, coordinador general de la Alcaldía de Madrid, ha dimitido “con efecto inmediato” de su cargo por los supuestos espionajes a Isabel Díaz Ayuso.

Carromero, que ejercía de asesor del alcalde José Luis Martínez-Almeida (muy bien remunerado, por cierto, con algo más de 90.000 euros anuales), era una de las figuras clave en el supuesto entramado organizado contra Díaz Ayuso. De hecho, su nombre apareció de inmediato, pese a que inicialmente negase su implicación.

Su dimisión ha llegado tras mantener una conversación con Martínez Almeida a lo largo de este jueves. A primera hora de la mañana, el propio alcalde apuntó que si alguien del ayuntamiento estaba involucrado sería cesado de su cargo, también en referencia a Carromero, del que no evitó hablar. “Tengan ustedes la seguridad de que sea Ángel Carromero o cualquier otra persona [...] será cesado de forma inmediata”, apuntó el regidor madrileño al ser preguntado por la potencial vinculación de su asesor.

Figura central de la red contra Ayuso

El antiguo secretario general de Nuevas Generaciones, que es amigo personal tanto de Martínez-Almeida como de Pablo Casado, ejerció de responsable de iniciar el espionaje y mantuvo contactos con el detective que investigó a la familia de Ayuso.

En concreto, según publica El Confidencial, su nombre apareció en una conversación entre el exalcalde y exministro Alberto Ruiz Gallardón y el actual regidor madrileño, donde Gallardón avisó de que ”“el equipo de Ayuso sospechaba que había un detective vinculado a Ángel Carromero” siguiendo la pista de los Díaz Ayuso.

La figura de Carromero acumula un largo historial de polémicas dentro y fuera de las filas populares. En 2012 fue condenado a prisión en Cuba por homicidio involuntario en un accidente de tráfico, donde murieron dos disidentes del régimen cubano.

Más recientemente, su nombre se liga a una supuesta trama de falsificación de afiliaciones en una de las sedes del PP en Madrid, donde habría coincidido con ‘el pequeño Nicolás’. Tampoco es nueva su rol anti Ayuso, pues desde hace meses varios meses le sitúan detrás de los movimentos del PP contra la todopoderosa presidenta madrileña.