POLÍTICA
23/01/2020 12:15 CET

Àngels Barceló revela la clave escondida tras la subida del salario mínimo a 950 euros

"Los acuerdos son posibles, incluso entre los más incompatibles”.

CADENA SER
Àngels Barceló revela la clave escondida tras la subida del salario mínimo a 950 euros.

“Quizás la clave esté en la misma palabra que pronunciaron algunos de los interlocutores: cesión”. La periodista de la Cadena Ser, Àngels Barceló, ha resaltado -en su comentario Ceder y entenderse- la relevancia que, más allá de la medida en sí, tiene el acuerdo alcanzado por el Gobierno, los sindicatos y la patronal para subir el salario mínimo interprofesional hasta los 950 euros. 

“La ministra y los sindicatos querían que la subida fuera hasta los mil euros. Los empresarios pensaron que 950 era el mal menor: cedieron y se entendieron”, ha considerado Barceló, antes de destacar que “los acuerdos son posibles, incluso entre los más incompatibles”.

Así, la periodista no ha querido dejar pasar por alto que la parte más a la izquierda de un Gobierno de coalición entre socialistas y Unidas Podemos ha sido capaz de acordar con los sindicatos y la patronal, “la misma que estaba preocupada por la formación de este gobierno de coalición”, la subida del salario mínimo interprofesional.

“Así funciona la política, hablar y ceder, entenderse aunque no se coincida en las posturas. Y así, esta subida del salario mínimo interprofesional se convierte en el primer éxito del gobierno”, ha sentenciado Barceló, antes de lanzar un recado a la derecha: si no vuelve a su cauce “corre el riesgo de convertirse en una caricatura inútil para la sociedad”.

Ceder y entenderse

Los acuerdos son posibles, incluso entre, en principio, los más incompatibles. La parte más a la izquierda de un gobierno de coalición entre socialistas y Unidas Podemos ha sido capaz de acordar con los sindicatos y la patronal, la misma que estaba preocupada por la formación de este gobierno de coalición, la subida del salario mínimo interprofesional hasta los 950 euros.

Quizás la clave esté en la misma palabra que pronunciaron algunos de los interlocutores, cesión. La ministra y los sindicatos querían que la subida fuera hasta los mil euros, los empresarios pensaron que 950 era el mal menor. Cedieron y se entendieron y quien sale ganando es la gente, los ciudadanos con sueldos y empleos precarios que verán aumentado su sueldo.

Así funciona la política, hablar y ceder, entenderse aunque no se coincida en las posturas. Y así, esta subida del salario mínimo interprofesional se convierte en el primer éxito del gobierno, mientras la derecha y la ultraderecha sigue liada en cuestiones que no llevan a ninguna parte. Vociferando en debates que no tienen ningún recorrido.

En medio del ruido atronador llega el acuerdo y, casi al mismo tiempo, Pedro Sánchez presenta a su gobierno de coalición, con la izquierda más a la izquierda, en la cumbre del dinero, en Davos, y no pasa nada. Dijo el presidente que ni siquiera le habían preguntado por ello.

Pasados los arrebatos de la investidura haría bien la derecha, hasta ahora moderada, en volver a su cauce, ayudar en lo que pueda y escenificar la distancia razonable y razonada en aquello que no coincida. Si no lo hace corre el riesgo de convertirse en una caricatura inútil para la sociedad.