INTERNACIONAL
15/10/2021 17:25 CEST | Actualizado 15/10/2021 17:26 CEST

Anne Hidalgo afronta el reto presidir Francia, con Pedro Sánchez como ejemplo

La alcaldesa de París ha tenido que "salir corriendo" del 40 Congreso socialista, antes del panel programado.

Europa Press News via Getty Images
Anne Hidalgo, alcaldesa de París y candidata socialista a la presidencia de Francia.

La alcaldesa de París y candidata del Partido Socialista a las presidenciales francesas de 2022, Anne Hidalgo, ha afirmado que afronta un “combate político muy difícil” en estos comicios, a los que se presenta siguiendo el ejemplo del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a quien ha situado como uno de los líderes del “momento nuevo” para los socialdemócratas europeos.

Hidalgo, que fue proclamada candidata este jueves por la noche, se ha pronunciado en estos términos en una rueda de prensa en Valencia, donde asiste al 40 Congreso del PSOE. La alcaldesa ha asegurado que ha venido “para aprender, tomar ánimo y la energía que dan los compañeros” socialistas españoles.

En su intervención, Hidalgo ha defendido las “soluciones socialdemócratas” para Europa y se ha centrado en la transición ecológica y digital, la lucha contra las desigualdades, las políticas de juventud y mayores y el compromiso contra el cambio climático.

A su juicio, si los gobiernos no se implican en estas áreas, “es el caos en las sociedades” y “no hay porvenir posible”. Además, ha resaltado la necesidad de encontrar “consensos” en torno a estos retos.

 

Por ello, ha aseverado que los socialistas franceses necesitan “dar ese paso”: “No podemos quedarnos criticando”. Así, ha reivindicado que la república francesa “la construyó la izquierda progresista y de gobierno” y ha asegurado que llevará esa “bandera” en su candidatura: “La de una mujer de la izquierda republicana, social, ecológica y de la izquierda de gobierno”.

Pese al mal momento que viven los socialistas franceses en las encuestas, Hidalgo encara la campaña “con lucidez, confianza y mucha energía” y ha asegurado que su partido es “la peor pesadilla para la gente que tiene intereses en que nada cambie”.