Antena 3 se toma la revancha contra Telecinco

La nueva estrategia de Atresmedia para ganar a Mediaset es quedarse con 'Pasapalabra'.
Fran, uno de los concursantes más famosos de 'Pasapalabra'.
Fran, uno de los concursantes más famosos de 'Pasapalabra'.

Telecinco ha perdido la cuenta del número de veces que ha emitido un spot refiriéndose directamente a Antena 3, y no en el mejor de los tonos. Ha sido un ataque evidente y directo en el último mes. Pero... en diciembre ha perdido algo más que la cuenta, y esto sí que le hace daño: la titularidad de Pasapalabra.

“No seas triste”, piden a los espectadores en cada uno de sus anuncios en los que se jactan de ser líderes de audiencia. Antena 3, según ellos ‘la cadena triste’, dejará de serlo muy pronto si son justos, porque con este último movimiento le ha robado a buena parte de los espectadores que han sido fieles a Mediaset todas las tardes desde 2007.

Con la sentencia de noviembre en la que el Tribunal Supremo obligó a Mediaset a cesar la emisión del concurso presentado por Christian Gálvez, Atresmedia empezó a frotarse las manos con la posibilidad de arrebatarle a su competidor una de sus joyas de la corona. Misión cumplida.

El presagio no era bueno: con la caída de Pasapalabra de la parrilla también caería en picado la audiencia de Telecinco para la franja y para sus Informativos de la noche, presentados por Pedro Piqueras. Sin embargo, supieron solventarlo alargando Sálvame con una nueva edición (Sálvame Banana) y dejando un ‘miniconcurso’ (El tirón) a modo de sección dentro del programa de Jorge Javier Vázquez. Así conservaban a Christian Gálvez y al tipo de audiencia de su espacio, aunque con un concurso bastante pobre. Pese a ello, salvaron sus datos.

Los 'enfrentamientos' de Antena 3 y Telecinco

Los intentos fallidos

A Antena 3 no le ha ido bien en los últimos tiempos con la audiencia. En el mes de noviembre, ninguna de sus emisiones estaba entre las 30 más vistas; con La Voz Kids tampoco han podido hacer frente a Mediaset, que ha movido estratégicamente sus últimas emisiones de GH VIP —que llega este jueves a su final resentido por el boicot, pero no por la audiencia— y tampoco terminan de acertar con las series. El problema no es su calidad, sino la falta de seguimiento. De hecho, ficciones que han arrancado en la casa se han convertido en una fiebre cuando se han emitido fuera.

Atresmedia tampoco ha tenido suerte con el estreno de espacios nuevos, como Arusitys Prime, con el que intentaron recuperar en parte la esencia del histórico DEC. Pero duró dos emisiones.

La cadena también intentó el golpe a Telecinco con la adquisición de La Voz, que antes se emitía en Mediaset. Su intención era renovarlo y darle una nueva dimensión, pero acabaron haciendo más de lo mismo, incluso con coaches rescatados de las anteriores ediciones. El programa arrancó bien en audiencia, pero su continuidad no ha brillado de la misma forma.

Después de tanto toma y daca, éste si parece ser el golpe maestro. En realidad no se quedan con un programa de la competencia, sino que rescatan un espacio. Pasapalabra pasó más de una década en la parrilla de Telecinco, pero arrancó en Antena 3 en el año 2000, con Silvia Jato. Y no fue la única que lo presentó: Constantino Romero y Jaime Cantizano también lo hicieron. Fue el concurso más visto de la televisión entonces.

Lo que todavía se desconoce es quién lo presentará. ¿Volverá Jaime Cantizano, que sigue en la casa (en Onda Cero)? ¿Optarán por un presentador con contrato de cadena, como Alfonso Arús o Eva González? Lo que piden las redes es la vuelta de Silvia Jato. De momento, todo son apuestas, porque desde la cadena no quieren desvelar nada.

Eso sí, ahora nadie puede decir que Atresmedia acaba 2019 con mal sabor: las expectativas para 2020 no pintan nada mal.