INTERNACIONAL
24/01/2021 22:08 CET

Las 5 situaciones de pesadilla que vivió Anthony Fauci, el 'Fernando Simón' de EEUU, con Trump en la Casa Blanca

El asesor de la Casa Blanca sobre el coronavirus cuenta su experiencia con el expresidente a 'The New York Times'.

Jonathan Ernst / Reuters
Donald Trump pasa junto a Anthony Fauci.

Aliviado y con una sonrisa, Anthony Fauci, se puso ante el micrófono en la sala de prensa de la Casa Blanca y contestó a las preguntas de los periodistas. Joe Biden decidió hace tiempo que contaría con él si era presidente y ahí estaba Fauci de nuevo, dando la cara al más puro estilo Fernando Simón

Su cara de alivio contrasta con la que tenía cuando aparecía en el mismo escenario con Donald Trump, con quien ha vivido un último año de pesadilla tratando de contener la pandemia en Estados Unidos como asesor científico. 

Ahora, tras la marcha definitiva de Trump, Fauci ha contado a The New York Times las situaciones de pesadilla que ha vivido y que pasan desde momentos delirantes con el anterior presidente hasta amenazas de muerte. 

1. Trump minimizaba los riesgos del virus 

Según Fauci, a Trump le disgustaba que Fauci le contara la verdad. Él prefería pensar que las cosas se solucionarían solas:

“Yo le decía, “esto es un brote. Las enfermedades infecciosas siguen su curso a no ser que alguien haga algo para impedirlo”. Y él se levantaba y empezaba a decir “esto se irá, es mágico, va a desaparecer”″. 

Y si no, le quitaba hierro al asunto:

“Le intentaba explicar la gravedad de la situación y la respuesta del presidente siempre eran “bueno, esto no es tan malo, ¿verdad?”. Yo le decía, “sí, sí es tan malo”. Era como un reflejo para coaccionarme para que lo minimizara. No me decía “quiero que lo minimices” pero sí “Oh, ¿de verdad es tan malo?”.

Y si Fauci no lo hacía, se lo reprochaba: 

“Hubo un par de veces que tuve que hacer una declaración pesimista sobre la dirección en la que íbamos y el presidente me llamó y me dijo, “hey, ¿por qué no eres más positivo? Tienes que tener una actitud positiva. ¿Por qué eres tan negativo? Sé más positivo”″. 

2. Trump hacía más caso a supercherías que a la ciencia

Según Fauci, Trump recibía llamadas de conocidos y gente de negocios que le convencía del uso de ciertos productos contra el coronavirus. Daba igual que un científico le dijera que no tenían base científica: 

“Yo le trataba de explicar con calma que descubres si algo funciona haciendo el ensayo clínico apropiado. Pero él respondía: “No, no, no, no, no, esto funciona de verdad (...) No era sólo con la hidroxicloroquina, era con una variada colección de especie de medicinas alternativas. Siempre decía “un tipo me ha llamado, un amigo mío de bla, bla, bla”. Ahí es cuando comencé a tener más ansiedad”. 

Fauci también cuenta lo que sucedió cuando Trump estuvo ingresado por coronavirus en el centro Walter Reed: 

“Cuando estuvo ahí y estaba tomando el ‘cóctel’ de anticuerpos, dijo: “Tony (refiriéndose a él), esto marca la diferencia, me siento mucho, mucho mejor. Esto es muy bueno”. Yo no quise reventar su burbuja, pero le dije: “Bueno, no, esto es un N igual a 1. Te ibas a empezar a sentir bien de todos modos”. Y él dijo: “No, no, ni hablar. Esto es realmente bueno. Me ha mejorado completamente”. Así que pensé que era mejor no discutir con él”.

3. Obligado a contradecir a Trump en público

Fauci lo tenía claro. No iba a convertir sus diferencias con Trump en un espectáculo público, pero no iba a permitir que su integridad se viera afectada: 

“Si decía algo que claramente no era correcto y los periodistas me preguntaba, tenía que salir y decir, “no, lo siento, no creo que sea así”. No es que le cogiera el gusto a contradecir al presidente de los Estados Unidos. Tengo un gran respeto por ese puesto, pero decidí que tenía que hacerlo. De otro modo, habría comprometido mi propia integridad y estaría dando un mensaje falso al mundo. Si no hablaba, sería como una aprobación tácita de que lo que él decía estaba bien”. 

4. Cuando Trump dijo en público que pensaba en cesarle

Fauci no le creyó: 

“Pensé que no lo iba a hacer. Es simplemente cómo es él. La gente decía, ”¿no te horrorizaba que al día siguiente te fueran a llamar para despedirte?”. No pensé de ningún modo que fuera a despedirme. Era, simplemente, Donald Trump siendo Donald Trump”.

5. Amenazas de muerte

La pesadilla de Fauci comenzó hace muchos meses, a finales de marzo, cuando, según cuenta, comenzaron a acosar a su mujer y a sus hijos: 

“Sabían dónde trabajan y dónde viven. Las amenazas llegaban directamente al teléfono de mis hijos, a sus casas. ¿Cómo demonios esos gilipollas consiguieron esa información? Y luego había conversaciones en internet, gente amenazando y diciendo “hey, tenemos que deshacernos de este tío, ¿qué vamos a hacer con él? Está dañando las opciones del presidente”. Ya sabes, este tipo de locuras de la extrema derecha”. 

El mayor susto llegó en forma de carta:

“Un día me llegó una carta al correo, la abrí y una bocanada de harina me saltó a la cara y al pecho. Esto fue muy perturbador para mí y para mi mujer, porque era en mi oficina. Así que me miré y pensé, ¿qué hago? Los del departamento de Seguridad estaban ahí y tienen experiencia en esto. Me dijeron que no me moviera, que me quedara en la habitación. Trajeron a los expertos en sustancias peligrosas, me rociaron y todo eso. Era algo benigno. Pero era aterrador. Mi mujer y mis hijos estaban más asustados que yo”. 

El asunto quedó en manos del FBI. 

Bonus track: La primera vez que conoció a Trump

Fauci ha contado que hasta fue delirante la primera vez que conoció a Trump en persona. Fue para hacer bulto: 

″Él apenas sabía quién era yo. La primera vez que le conocí fue en septiembre de 2019, cuando me pidieron que fuera a la Casa Blanca, con mi bata blanca y que me quedara ahí de pie mientras él firmaba una orden ejecutiva”. 

Photo gallery Trump abandona la Casa Blanca See Gallery

NUEVOS TIEMPOS