Antonio de la Torre: "Soy consciente de que en los Goya siempre somos los mismos"

El intérprete malagueño opta al galardón a Mejor actor protagonista por 'La trinchera infinita'.
El actor Antonio de la Torre, nominado al Goya a Mejor actor por 'La trinchera infinita'.
El actor Antonio de la Torre, nominado al Goya a Mejor actor por 'La trinchera infinita'.

Los premios Goya tienen muchos protagonistas: los que se ven y los que no. Pero si hay un rostro que se ha visto mucho por la alfombra roja de los premios del cine español últimamente ha sido el de Antonio de la Torre. Desde que ganó el galardón a Mejor interpretación masculina de reparto en 2006 por Azuloscurocasinegro, el intérprete malagueño ha estado nominado prácticamente cada año y ha hecho doblete hasta en cuatro ocasiones.

Solo no ha aparecido en la lista de nominados de estos premios en 2007, 2008, 2011 y 2015. Este año, con la nominación a Mejor actor por La trinchera infinita, puede conseguir su tercer cabezón y repetir el éxito que consiguió en 2019 al conquistar esta categoría con El reino.

El Goya le ha abierto las puertas de la Academia de Cine y, como académico, participa en las votaciones para elegir los ganadores cada año. Reconoce que se ha votado a sí mismo y es consciente de que tanto su rostro como el otros tantos actores, actrices y directores, son “demasiado” frecuentes en las galas de premios.

Él es uno de ellos, aunque este año su nominación es más especial que las anteriores: la gala del próximo 25 de enero es en su Málaga natal. “Si mis padres estuvieran vivos estarían muy orgullosos de que vuelva a casa como una estrella. Pienso en mí cuando era niño, soñaba con ser actor. Estarían flipando”, detalla a El HuffPost.

Como previa a la noche grande del cine español, el actor se ha mojado a responder el cuestionario sobre los premios y, sobre todo, sobre el séptimo arte en España.

¿Cuál es la mejor película de este año?

La trinchera infinita, por supuesto (risas).

¿A qué compañero echas de menos entre los nominados?

A muchos. Por ejemplo, película y dirección quizás a Daniel Sánchez-Arévalo [por Diecisiete] o a Pilar Castro, como actriz protagonista [por Ventajas de viajar en tren].

Lo digo con la boca pequeña porque soy consciente de que yo siempre o casi siempre estoy en el saco. A veces son detalles o son cosas que son determinantes. Se tacha de mainstream a cierto cine, en ocasiones sin maldad, pero es inevitable porque la gente tiene su vida y sus cosas y tiene sus criterios para votar. Hay pelis que tienen más visibilidad, más proyección y la gente las ve. Lo difícil es hacer los deberes. Son 150 pelis y es un currazo, parece que no, pero lo es. Eso es lo complicado, la pelea es que te vean. La gente se vota a sí misma, evidentemente. Yo lo he hecho.

¿Qué película te parece la más sobrevalorada del cine español?

Pienso más en las que han pasado desapercibidas. Las que triunfan son, por una razón o por otra, porque han logrado conectar con la gente. Cuando le preguntaron a Emilio Martínez-Lázaro por el éxito de su película dijo: “Yo no tengo ni puta idea”. Sí que se me vienen algunas que tendrían que haber tenido más repercusión, pero algo así flagrante de demasiado éxito, no. Tendría que hacer un repaso por la hemeroteca porque es complicado, hay muchos mitos falsos con los premios que se olvidan con el tiempo. Por ejemplo, se piensa que a Robert De Niro le dieron el Oscar por Toro Salvaje y no fue así.

¿En qué cinta te hubiese gustado ver tu nombre?

Me gusta mucho Mientras dure la guerra, pero salgo ya en La trinchera infinita (risas). Hay muchas, por ejemplo, Entre dos aguas. Hay películas que me fascinan y digo “joder, me habría encantado hacer esto”. Siempre he querido ser actor de documentales. Por ejemplo, la gente de la ESCAC [Escuela Superior de Cine y Audiovisuales de Catalunya] me flipa: Elena Trapé, Neus Ballús... Me encantaría que alguna de esas directoras me llamara, hay una cantera ahí que me encanta, tienen una forma de grabar brutal. La Inocencia, por ejemplo, también es maravillosa. Carla Simón, también.

Define el cine español en una palabra.

Variado. Podría afinar más, pero me jode tanto que el cine español haya sido toda la puta vida: cine bélico, cine drama, cine español... Como si fuese una etiqueta y un género. Hay cine que se hace en España y es súper variado. Es todo lo contrario a una etiqueta.

Películas con Goya