POLÍTICA
15/09/2021 18:30 CEST | Actualizado 15/09/2021 19:32 CEST

Aragonès dice que la solución a la que se llegue en la Mesa tendrá que ser refrendada por la ciudadanía

El presidente catalán reconoce posiciones "muy distantes" con Sánchez, respalda seguir sentado e insiste en referéndum y amnistía.

EFE
El presidente catalán, Pere Aragonès, este martes en el Palau de la Generalitat.

Tras más de dos horas reunido con el jefe del Gobierno central, Pedro Sánchez, el presidente catalán, Pere Aragonès, de ERC, ha asegurado que la solución a la que se llegue en la Mesa de Diálogo tendrá que ser refrendada por la ciudadanía. El jefe de la Generalitat reconoce posiciones “muy distantes” con Sánchez, aunque respalda seguir sentado en ella e insiste en referéndum y amnistía.

Para Aragonès, este martes “es un día importante” porque no parecía posible hace unos años que el Ejecutivo español se sentara a hablar del conflicto político. “Es un reinicio del proceso de negociación”, ha zanjado. “Lo que concretaremos en la reunión de hoy son las bases y la metodología del proceso de negociación”, ha explicado Aragonès.

“El Gobierno está comprometido con este proceso de negociación. Y vamos a a ir con toda claridad a defender que la Mesa es el instrumento para resolver el conflicto. Pero a la vez es claro que las posiciones políticas están alejadas. Nuestra defensa de referéndum y amnistía están lejos de las que tiene el Estado. Encaramos la negociación constatando la voluntad de trabajo. Este proceso requerirá de tiempo”, ha detallado el president.

Según Aragonès, tanto él como Sánchez han constatado la naturaleza política del conflicto que, ha reiterado, tendrá que resolverse con política. El republicano ha vuelto a insistir en que la autodeterminación y la amnistía son sus punto de llegada, dos puertos que el presidente del Gobierno ya ha dicho que “no son posibles”. Eso sí, Aragonès ha dicho que con “tiempo y perseverancia” trabajará en ellos en la negociación, que acaba de empezar.

Según Aragonès, tanto él como Sánchez han constatado la naturaleza política del conflicto

El presidente catalán sostiene que las posiciones de partida están muy alejadas pero subraya la voluntad de trabajo. “La Mesa es el instrumento adecuado para avanzar hacia la resolución del conflicto que requerirá tiempo porque la negociación será complicada”, ha asegurado.

No obstante, Aragonès ha dicho que pese a que no se pone plazos fijos, chequeará la evolución de la Mesa. Las reuniones de los equipos de ambos gobiernos, ha detallado, serán “periódicas” y “discretas” para que las puedan afrontar con “tranquilidad”.

“Nuestra propuesta es la propuesta de amnistía porque es la que permite la solución”, ha zanjado el presidente catalán, quien dice que tiene una oportunidad única de afrontar una negociación con el Gobierno español que pese a su complejidad no está dispuesto a dejar escapar.

Por eso, Aragonès ha contado que durante su encuentro con Sánchez ha explicado porqué considera que el referéndum es la “propuesta más inclusiva”: “Permite a todos defender su propuesta. Es un proceso democrático, libre, legítimo, donde todos podemos hacer sentir nuestra voz”.

El republicano ha liderado la representación catalana en la segunda reunión que se produce de la Mesa de Diálogo entre La Moncloa y la Generalitat. El presidente catalán vetó este martes a sus socios de Junts per Cataluña, porque plantearon la presencia en la mesa de tres miembros ajenos al Govern —entre ellos los condenados en el procès Jordi Sànchez y Jordi Turull—. Pese al lío del veto a Junts, Aragonès ha asegurado que la puerta de la Mesa de Diálogo sigue abierta para sus socios.

Las reuniones, según Aragonès tendrán que ser periódicas y discretas para que se puedan afrontar con tranquilidad

El presidente del Gobierno ha comparecido antes que Aragonès. Es más, el socialista lo ha hecho flanqueado por la bandera de España y de Cataluña, pero el president solo con la catalana.

Pese al lío con la bandera, Pedro Sánchez ha reconocido las “enormes diferencias” entre ambos. Pero ha celebrado lo “importante” de la reunión porque es la constatación de la voluntad de su gabinete de apostar por el diálogo para resolver un problema, el catalán, que “no se va a solucionar ni en uno ni en dos años”.

Sánchez ha entregado a Aragonès la llamada “agenda para el reencuentro” que, según ha dicho, está integrada por las propuestas de los sucesivos gobiernos catalanes de los últimos años con especial atención a las infraestructuras, la sanidad, los servicios sociales, etc.

Photo gallery Mesa de Diálogo See Gallery