INTERNACIONAL
28/04/2021 09:17 CEST | Actualizado 28/04/2021 15:03 CEST

Un argentino pone en jaque a Google con poco más de dos euros

Un joven de 30 años compra el dominio del gigante tecnológico en su país y su explicación roza los 80.000 me gusta en Twitter.

Ralph Orlowski via Getty Images
Dos empleados de Google charlando durante un acto en Frankfurt, Alemania

Calificado como un héroe y con un tuit que roza los 80.000 me gusta. Este es el preludio de una curiosa historia por la que un joven de 30 años puso en jaque a uno de los mayores gigantes tecnológicos del mundo. Se trata de Nicolás Kuroña, quien compró el dominio de Google Argentina por el módico precio de 270 pesos, lo que equivale a algo más de dos euros (2,7 dólares, concretamente).

¿Qué supone esto? Que a partir de ese momento, el argentino era responsable de la página web del buscador en la que se realizan millones de búsquedas con un ingente tráfico de visitas. 

De profesión diseñador de páginas web, Kuroña explicó a la BBC que todo comenzó cuando estaba preparando el trabajo de un cliente y, sentado al escritorio, se percató de que Google Argentina estaba caído. “Ingresé a www.google.com.ar en mi navegador y no funcionó”, recordó para señalar que “pensé que estaba pasando algo extraño”.

Su siguiente paso fue el de acudir, por curiosidad, al Network Information Center Argentina (NIC), donde comprobó que el dominio estaba disponible para su compra. Convencido de que sería imposible comprar un dominio así, sobre todo el por precio al que se ofertaba, probó suerte y “luego recibí un correo electrónico con la factura de compra”. El resultado fue que tras introducir la dirección en la barra del navegador pudo ver sus datos personales en pantalla.

Sin dominio y... sin los 270 pesos

El reloj indicaba las 21:52, en hora local, pero poco le duró la jugada a Nicolás Kuroña, que al rato perdió el poder del dominio. Pasadas unas dos horas, perdió el control de Google Argentina y el NIC devolvió a la firma tecnológica su propiedad. Eso sí, al joven de 30 años no le devolvieron los 270 pesos invertidos en la compra en ese momento. Se desconoce si ya lo han hecho.

“Quiero dejar en claro que nunca tuve malas intenciones, solo traté de comprarlo y la NIC me lo permitió”, explicó Kuroña al medio británico. Tampoco se sabe cómo fue posible que el dominio quedase libre en la página de compra, pero Google informó a la BBC de que este no expiraba hasta julio de este mismo año.