POLÍTICA
02/11/2021 12:29 CET

Arnaldo, candidato del PP al TC, niega vinculación su con el partido: "No tengo amigos en la política"

También ha incidido en que sí ha acudido a debates y foros de la fundación FAES, pero igualmente a otros de distinto signo y siempre sobre asuntos técnico-jurídicos.

EFE
Enrique Arnaldo, aspirante propuesto por el PP a ocupar una de las vacantes del Tribunal Constitucional (TC).

El aspirante propuesto por PP a ocupar una de las vacantes del Tribunal Constitucional (TC), Enrique Arnaldo, ha señalado este martes que nunca ha militado en un partido político y que, sobre las acusaciones de sus presuntas vinculaciones políticas con el PP, ha incidido en que sí ha acudido a debates y foros de la fundación FAES, pero también a otros de distinto signo y siempre sobre asuntos técnico-jurídicos.

Así se ha expresado durante la Comisión de Nombramientos que tiene lugar en el Congreso de los Diputados, órgano del que previsiblemente recibirá los avales necesarios. En el mismo, ha apuntando que
afronta su nombramiento desde el compromiso con los valores constitucionales porque son el sustento para una sociedad libre, cohesionada, justa y equitativa. “Les aseguro que afrontaré honestamente esta responsabilidad”, ha indicado parafraseando a la vicepresidenta del TC Encarnación Roca.

En la misma, después de que Arnaldo hiciera un breve repaso a su currículum académico y profesional, tanto Vox como Ciudadanos han anunciado que no participarían en la Comisión por ser un mero “teatrillo” o incluso una “traición” a las instituciones del Estado.

Arnaldo, en el turno de respuesta a los diferentes diputados, ha indicado que si bien no es más digno u honrado que ninguno de los presentes en la comisión, tampoco lo es menos, y se ha calificado como persona templada y jurista profesional que sabe escuchar y equilibrado. Y ha añadido que en su carrera profesional se dio la regla de no participar en partidos políticos “más allá del voto personal”.

Una persona plenamente independiente, “sin peajes”

No obstante, ha apuntado que por su labor como letrado de las Cortes Generales sí conoce a casi toda la clase política, pero ha matizado que no tiene amigos en política, salvo alguna excepción. “Nunca he recibido instrucción alguna de ningún partido, no la aceptaría ni la aceptaré, no recibo mandatos”, ha llegado a decir.

Además, ha sumado a esto que la independencia la entiende “como falta de dependencia” y ha indicado que goza de “esa dignidad” y la práctica, porque se siente una persona plenamente independiente, “sin peajes”.

Ha apuntado ante los diputados y la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, que presidía la Comisión, que una vez que se accede al TC lo relevante es garantizar que el desempeño se maneje con independencia de criterio y plena libertad, independientemente de la sensibilidad de cada magistrado, “porque el pluralismo enriquece la deliberación”.

La imparcialidad del candidato

Así, Arnaldo ha recordado que la imparcialidad no se pierde por pronunciar conferencias en una fundación, ni se erosiona por publicar en foros o revistas. Además, sobre el hecho de que hubiera sido imputado en el caso ‘Palma Arena’, ha indicado que ya fue exonerado “y como tal” le gustaría ser tratado.

“Me gustaría también decir que cuando alguien acude a un juzgado no puede ser considerado eterno sospechoso. Pertenece a otras épocas pasadas lo de ser sospechoso de por vida, felizmente superadas”, ha incidido.

Además, ha insistido en que no tiene beligerancia contra el Gobierno de Pedro Sánchez, y se ha vuelto a describir como persona templada y prudente, si bien esto no impide que en ocasiones pueda hacer afirmaciones “desafortunadas”. “Pero eso no me condiciona para hacer el ejercicio independiente e imparcial de la función”, ha apuntado.

Los candidatos

La Comisión de Nombramientos del Congreso examina este martes a los candidatos acordados por el PSOE y el PP para cubrir los puestos del Tribunal Constitucional que habían caducado, así como los de los consejeros del Tribunal de Cuentas, también pendientes de renovación.

Esta Comisión, que preside la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, ha arrancado escuchando a los cuatro candidatos pactados por los dos partidos mayoritarios para el Tribunal Constitucional.

Los primeros en desfilar por la Cámara Baja, son los candidatos propuesto por el PP, Enrique Arnaldo Alcubilla, letrado de las Cortes Generales, y Concepción Espejel Jorquera, presidenta de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

A ellos les seguirán en la mañana de hoy los aspirantes de la parte socialista: Inmaculada Montalbán Huertas, magistrada del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía, y Juan Ramón Sáez Valcárcel, magistrado de la Audiencia Nacional.

En caso de recibir el correspondiente aval de la Comisión de Nombramientos, la presidenta de la Cámara trasladará al Pleno su criterio sobre la idoneidad de los candidatos, ya que han de ser elegidos en sendas votaciones en el hemiciclo.

Dado que esta semana tendrá lugar el debate de totalidad de los Presupuestos de 2022 en el Pleno, la sesión para la elección de los nuevos miembros de los órganos constitucionales pactados por ‘populares’ y socialistas se espera para el día 11.

210 votos

En esa sesión se elegirá a los miembros del Tribunal Constitucional que corresponde elegir al Congreso, cuyo mandato de nueve años concluyó en noviembre de 2019, entre ellos su presidente, Juan José González Rivas.

La Constitución establece que de los 12 miembros que integran el Alto Tribunal cuatro son nombrados a propuesta del Congreso, que son los que ahora deben actualizarse; cuatro, por parte del Senado; dos, del Gobierno; y otros dos del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Todos ellos son designados por un periodo de nueve años. Los aspirantes que debe elegir la Cámara Baja han de lograr un apoyo mínimo de tres quintos del Pleno (210 votos), una cifra que sólo se alcanza con los escaños del PP y el PSOE.

Photo gallery El PP y los helados en campaña See Gallery

NUEVOS TIEMPOS