ECONOMÍA
25/03/2019 08:30 CET | Actualizado 25/03/2019 16:22 CET

Así vive un panadero que ganó 121 millones en Euromillones hace ocho años

A los pocos días cerró la panadería en la que trabajaba en Pilas (Sevilla) y...

EFE

Francisco Manuel Delgado Rodríguez ganó hace ocho años 121 millones de euros en el sorteo de Euromillones y a los pocos días cerró la panadería en la que trabajaba en Pilas (Sevilla) y se concentró en viajar y en invertir su fortuna, que no ha dilapidado tras hornearla a fuego lento.

Ganó el premio en mayo de 2011, cuando tenía 36 años, y desde entonces reparte su vida entre Madrid y Sevilla, distante unos 40 kilómetros de su pueblo, de 14.000 habitantes y donde mantiene propiedades.

En los casi ocho años que han transcurrido desde que ganó el dinero también ha tenido descendencia, ha fallecido su padre —con el que trabajaba en la panadería— y ha ayudado económicamente a su madre y a sus tres hermanas, con dos de las cuales está en los productos financieros en los que mantiene 90 millones de euros, según la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Francis, como le conoce su entorno, es bético acérrimo y tiene propiedades en Miami (Estados Unidos), Madrid y Sevilla además de un vehículo de alta gama, según fuentes de su entorno.

El antiguo panadero mantiene inversiones en tres Sociedades de Inversión de Capital Variable (SICAV), un instrumento de inversión que tributa al 1 % en el Impuesto de Sociedades y es usado por grandes fortunas.

Una de las SICAV la compró en 2011 y las otras dos al año siguiente, y ha ganado una media de cinco millones de euros en cada de ellas una hasta 2017, año de las últimas auditorías de las sociedades, gestionadas por entidades como JP Morgan y depositadas en entidades bancarias como BBVA y el Banco Santander.

Según la CNMV, el ganador del premio de Euromillones le cambió el nombre a las tres SICAV tras comprarlas y en ellas incluyó como consejeras a dos de las hermanas, a su padre hasta que murió en 2017 y a abogadas de entidades financieras como vicesecretarias no consejeras.

Además de las sociedades de inversión y de las propiedades inmobiliarias, el multimillonario tiene otras sociedades en las que no es obligatorio que se realicen auditorías, como Murillo 7 Inversiones SL, cuyo último movimiento hizo este mes para cambiarle de nombre, según los datos del Boletín Oficial del Registro Mercantil.

En esta sociedad, con sede en Sevilla, es socio único y se dedica a la compraventa, tenencia, administración, gestión y explotación de participaciones, acciones, títulos y valores de sociedades mercantiles, nacionales o extranjeras, es decir, a la compraventa de empresas, resume un economista consultado por Efe.

Algunas de las personas que le han tratado han explicado que el multimillonario es una persona seria que se cuida mucho físicamente y acude al gimnasio con asiduidad.

También aseguran que no ha derrochado el dinero y han subrayado que sus inversiones son siempre muy conservadoras porque “ya es rico” y no necesita arriesgar para aumentar su patrimonio.

Las inversiones las reparte en distintos productos financieros, que les reportan suficientes ganancias para cumplir unas de sus principales pasiones: viajar.

“Una persona que se levantaba todos los días a las dos de la mañana a hacer pan sabe lo que cuesta el dinero”, ha resumido una de las personas que le conoce y con la que ha hablado la Agencia Efe.

El antiguo panadero es muy celoso de su intimidad, entre otros motivos por seguridad, sobre todo ante un posible secuestro de algún familiar, y hasta ahora ha rechazado contar a la prensa su cambio de vida tras ganar la fortuna de la que disfruta desde 2011.

Cuando ha sido interpelado a través de terceros para hablar de su vida, se ha limitado a contestar que no quiere “ningún tipo de publicidad”. 

ESPACIO ECO