BLOGS
15/12/2019 10:05 CET | Actualizado 15/12/2019 10:05 CET

Aumentan las agresiones de hijos/as a progenitores en el último año

Sólo se denuncian los casos más graves, entre un 10% y un 15% del total.

Alexey_M via Getty Images

La violencia filio-parental es un grave problema social. En el último año, los casos aumentaron un 3,6%, situándose en 4.833 los procedimientos incoados a menores por este tipo de delito, frente a los 4.665 registrados durante 2017.

Nos enfrentamos a un problema que, en muchas ocasiones, queda oculto en el ámbito familiar, ya que se estima que sólo se denuncian los casos más graves, entre un 10% y un 15% del total. Es necesario dar visibilidad y concienciar a la población del problema existente.

Por ello, publicamos nuestro estudio Violencia filio-parental en España. Datos 2018, que recopila los datos de expedientes abiertos a jóvenes por violencia filio-parental. Tras analizar las diferentes memorias regionales de las fiscalías de menores de cada comunidad autónoma, los datos muestran resultados muy heterogéneos. Andalucía es la región donde se abre un mayor número de expedientes a menores por este tipo de delito (1.034 durante 2018). Después encontramos Comunidad Valenciana con 832, Comunidad de Madrid con 686, 405 en Canarias y 358 en Cataluña.

Para frenar la violencia filio-parental, desarrollamos el Proyecto Conviviendo en Madrid, A Coruña, Vigo, Bilbao, Torrelavega, Valencia, Castellón y Alicante. Un recurso gratuito para familias que viven situaciones de conflicto y que tiene el objetivo de acompañarlas en la adquisición de las estrategias, herramientas y habilidades necesarias para afrontar la situación desde una perspectiva diferente.

Es muy importante dotar de las estrategias necesarias a las familias que sufren esta problemática.

Desde Fundación Amigó hemos llevado a cabo un proyecto de investigación para conocer el perfil de las personas que viven situaciones de violencia filio-parental. A través de esta investigación, hemos analizamos diferentes factores de riesgo que influyen en la incidencia de este tipo de violencia, así como la modificación de la conducta paternal para evitar el conflicto, la no aceptación de la autoridad, el maltrato psicológico y la violencia física.

En esta investigación ha participado una muestra de más de 1.000 personas y hemos podido obtener las siguientes conclusiones:

  • La media de edad de los hijos/as es de 15 años y medio,
  • La media de edad de los progenitores es de 46 años y medio.
  • El 71,11% presenta el problema cuando los/as hijos/as tienen entre 12 y 18 años.
  • En el 63% la violencia era ejercida por los hijos y en el 37% por las hijas.
  • El 30,53% se trata de hijos/as únicos/as.
  • En el 74,01%, los/as hijos/as han disminuido su rendimiento escolar.
  • En el 16,81% de los casos, los hijos/as han sufrido acoso escolar.
  • En el 64,35%, los/as hijos/as presentan algún tipo de adicción.
  • En el 40,87%, los/as hijos/as han sido testigos de algún tipo de violencia.
  • Más de la mitad de las personas (52,6%) forma parte de familias nucleares, seguido de un 26,5%, que son familias monoparentales maternas.

La violencia filio-parental se ha estabilizado en los últimos años en cuanto al número de denuncias. Hay que tener en cuenta que estos datos solo señalan las situaciones más graves, ya que existe una cifra negra que no se detecta porque no se llega a la denuncia. Por ello sigue siendo necesaria la labor de sensibilización y prevención que evite la instauración de la violencia en el ámbito familiar. 

Es muy importante dotar de las estrategias necesarias a las familias que sufren esta problemática. Un trabajo en red que aúne pautas, formación y conocimiento sobre esta alarmante problemática, disminuirá el estigma de las familias que lo viven.

 

Por José A. Andrés Alfaro, técnico de comunicación en Fundación Amigó.

NUEVOS TIEMPOS