El PP se ‘ayusiza’ por completo

El sector moderado del PP se suma a las líneas de Ayuso: de copia de eslóganes a echarse en brazos de Vox para gobernar y llevar a Sánchez a los tribunales por los fondos europeos.
Moreno, Mañueco, Ayuso y Ana Beltrán
Moreno, Mañueco, Ayuso y Ana Beltrán
Europa Press News via Getty Images

Durante meses el PP se ha movido entre varias aguas, sus almas se enfrentaban por debajo. En los partidos siempre conviven varias pulsiones, con un Partido Popular en el que una serie de barones autonómicos apostaban por un modelo más moderado y conservador frente a los aires ‘trumpistas’ y neoliberales que aupaban a Isabel Díaz Ayuso como nuevo referente moral de la derecha.

Incluso el propio Pablo Casado había vendido un giro hacia el centro plasmado durante su discurso en la moción de censura presentada por Vox. El líder del PP lleva tiempo intentando frenar el ascenso de la que fue una de sus mejores amigas dentro del partido aplazando el congreso de los populares en Madrid. Toda una batalla de poder dentro del partido y también en cierta manera cultural, como tanto le gusta hablar ahora a la clase política.

Pero, lo cierto, es que viendo los hechos: el PP finalmente se ha “ayusizado”. Su arrolladora victoria electoral el pasado 4 de mayo marcó para muchos dentro del partido la forma de hacer a partir de ahora. Ven en ella, como dice un dirigente regional, la estrategia con la que el PP puede “ilusionar” a los votantes. Y muchos de los que internamente la criticaban ahora incluso copian algunas de sus propuestas más populistas. Una asunción de las formas de Ayuso que se ha visto, además, acelerada en buena parte del PP en toda España por el ciclo electoral que arranca con las elecciones de Castilla y León, a las que seguirán las de Andalucía. Con el plato fuerte para muchos de las autonómicas y municipales de mayo de 2023.

Un ejemplo patente de esa conversión al ayusismo ha sido el del propio presidente de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, hombre encuadrado siempre en el sector moderado y que fue uno de los apoyos de Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias del PP contra Pablo Casado. El salmantino ha diseñado una campaña a nivel nacional, como hizo Ayuso, para no hablar de problemas internos y presentándose contra las políticas de Pedro Sánchez.

Mañueco y Ayuso
Mañueco y Ayuso
Europa Press News via Getty Images

Quiso contar con ella en la presentación de un desayuno informativo en Madrid, donde se firmó una tregua con imágenes con Teodoro García Egea. Las palabras de Mañueco fueron muy claras: “Modelo de éxito del PP”, “sus políticas son las que quiero llevar a cabo en Castilla y León”. Además, el presidente autonómico sigue la misma estrategia de Ayuso: echar del Gobierno a Cs, intentar aniquilar en las urnas a los naranjas y fiar su futuro político al apoyo de Vox.

Es el sueño que persiguen ahora los líderes regionales populares: quedarse al borde de la mayoría absoluta y tener desde fuera el apoyo de la ultraderecha. Una fórmula que también, si se cumplen las encuestas, puede imponerse en Andalucía, donde Juanma Moreno convocará elecciones también este año.

Con las aguas más mansas entre la dirección nacional y Ayuso por las elecciones en la comunidad vecina, hasta Génova 13 copia directamente los argumentarios de Ayuso y sus lemas. Durante el pasado fin de semana se lanzó una campaña bajo el título “Más ganadería, menos comunismo”. Esto supone seguir la estela arrancada durante el 4 de mayo, donde la presidenta madrileña basó su discurso en el “comunismo o libertad”.

Y Madrid ha sido la primera comunidad que se ha lanzado a la batalla judicial contra el Gobierno central por el reparto de los fondos europeos. Este va a suponer uno de los grandes frentes a partir de ahora y Pablo Casado se ha apuntado también a ello para extender la idea de que Pedro Sánchez trata peor a las comunidades gobernadas por los populares. Es decir: todos a victimizarse como hizo la moradora de la Puerta del Sol durante la pandemia.

En concreto, el Gobierno de Madrid va al Supremo para intentar anular un primer decreto por el que se establecieron ayudas, por valor de 9 millones de euros, a las comunidades de País Vasco, Navarra, Extremadura y Comunidad Valenciana para subvenciones de empleo. Ayuso ha marcado el paso y el resto de autonomías del PP estudian ir también a juicio, además de la ofensiva que se va a desplegar en los ayuntamientos más grandes gobernados por los populares.

El PP quiere enredar en Europa con este tema y la supuesta falta de transparencia. Desde el Gobierno, la portavoz, Isabel Rodríguez, ha remarcado que en las conversaciones con la Comisión Europa se ha traslado la confianza plena en el Ejecutivo español y ha recordado que la propia líder de la CE, Ursula Von der Leyen, ha felicitado a España por sus iniciativas (en total el país recibirá en los próximos años 140.000 millones de euros).

Isabel Díaz Ayuso
Isabel Díaz Ayuso
NurPhoto via Getty Images

Fuentes del Gobierno se muestran tranquilas ante el recorrido judicial que pueda tener este tema y señalan que las subvenciones recurridas han sido concedidas “con total transparencia y de acuerdo a la legalidad”. Desde La Moncloa se indica que a Madrid se le han asignado 1.213 millones de euros de lo llegado, lo que supone un 12%. “Se trata de una cifra sin precedentes y una oportunidad de inversión que la administración regional debería aprovechar en lugar de poner palos en las ruedas de la ejecución del plan de recuperación y tratar de desacreditar a España ante las instituciones de la Unión Europea”, apuntan en el complejo presidencial.

Lo que está claro es que Ayuso ya no es el verso suelto que pintaban algunos en el PP, sino la que marca el paso al partido y la que ha ganado internamente el debate entre un PP más centrado o uno más ofensivo. La guerra cultural dentro del Partido Popular ya ha caído a su lado.

Teodoro García Egea, secretario general del PP.

Los bloqueados por Ayuso en WhatsApp