Barcelona recuerda a las víctimas del 17-A en un acto emotivo y tenso

Decenas de personas situadas en los alrededores han roto el silencio al grito de "queremos la verdad" y han abucheado a los políticos.
|

Los representantes de las instituciones han cedido el protagonismo a las víctimas en un emotivo y tenso acto en Barcelona para conmemorar el quinto aniversario de los atentados del 17-A en Las Ramblas y en Cambrils, en el que decenas de personas situadas en los alrededores han roto el silencio al grito de “queremos la verdad” y han abucheado a los políticos.

Con todo el protagonismo para las víctimas, en el acto, celebrado frente al mosaico de Miró en Las Ramblas, en segunda fila se han situado los representantes institucionales, encabezados por el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, los ministros Miquel Iceta y Raquel Sánchez, y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau.

Sin embargo, antes, durante y después de que se celebrara el acto, decenas de personas concentradas en los alrededores han abucheado a los representantes políticos y han gritado “queremos la verdad”, “vergüenza” y “vosotros, fascistas, sois los terroristas”, mientras mostraban pancartas con lemas como “Reclamamos explicaciones”, hasta el punto de que uno de los concentrados ha roto incluso el minuto de silencio y ha gritado: “España es un estado asesino, queremos la verdad, hipócritas”.

Protestas en Barcelona exigiendo saber "la verdad", cuando se cumple el quinto aniversario de los atentados de Las Ramblas y Cambrils.
Protestas en Barcelona exigiendo saber "la verdad", cuando se cumple el quinto aniversario de los atentados de Las Ramblas y Cambrils.
Alejandro García / EFE

Al finalizar el acto, la expresidenta del Parlament y líder de JxCAT, Laura Borràs, se ha acercado a uno de los grupos que ha protagonizado la protesta, que la han recibido con una ovación y gritos de “presidenta, presidenta”, mientras la animaban a “romper el Govern”.

Las personas que han boicoteado el acto, para asombro de algunas de las víctimas, que estaban muy emocionadas, han acabado coreando Els Segadors y gritando a favor de la independencia.

Varios minutos después de que el acto hubiese finalizado, y tras momentos de tensión, algunos de los familiares de las víctimas se han encarado con el hombre que ha roto a gritos el minuto de silencio -“a los asesinos ya les han juzgado”, le han dicho-, ante lo que este y algunos de sus acompañantes han replicado: “vinieron aquí a matar a catalanes”.

Sin miedo, en paz

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Aragonès, antes de acudir al acto, ha recordado a las víctimas y ha proclamado: “Somos un pueblo de paz”. En un tuit, ha asegurado que el ‘No tenim por’ (‘No tenemos miedo’) que se coreó entonces “está más vigente que nunca”, y ha expresado su agradecimiento al trabajo llevado a cabo por los profesionales que dieron respuesta al atentado.

“Cinco años de aquel 17-A que no podremos olvidar nunca. Un recuerdo para todas las víctimas y un abrazo a las familias”, ha añadido el presidente del Govern.

Un mensaje en la misma línea ha expresado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, quien ha abogado por continuar “avanzando unidos por la libertad y la convivencia”. En un mensaje en redes sociales, en español y en catalán, Sánchez ha hecho un homenaje a las víctimas de aquellos atentados “con la mirada puesta en seguir construyendo un futuro en de paz”. “En agosto de 2017, Barcelona y Cambrils sufrieron el odio y el terror en sus calles”, ha recordado el presidente del Gobierno, que ha aportado por seguir avanzando “unidos”.

Contra el uso politizado del doble atentado

La alcaldesa Colau, en una entrevista en Rac 1, ha pedido que no se utilicen los atentados para “alimentar teorías de la conspiración” porque los propios Mossos dicen que “no tiene ninguna base”. Además, ha reclamado al Gobierno central y a la Generalitat reforzar los recursos y la infraestructura para atender a las víctimas del terrorismo. “Son infraestructuras que deben poner las administraciones que tienen más recursos y más competencias” y que deben ser supramunicipales porque los atentados afectaron a diversas poblaciones, ha dicho.

Ha criticado que “se ha puesto en evidencia una carencia en las políticas de atención a las víctimas” y una falta de recursos y de infraestructura suficiente para atenderlas, y ha elogiado la respuesta de la Guardia Urbana, Mossos, servicios médicos y de emergencia y de la población al atentado.

Colau ha asegurado que desde el Ayuntamiento descubrieron con sorpresa estas carencias en la atención y ha recordado que impulsaron subvenciones para asegurar el asesoramiento jurídico y psicológico de las víctimas.

Sobre si cree que se requiere una investigación más extensa a través de mecanismos como una comisión de investigación en el Congreso, ha pedido apoyar a las víctimas que así lo piden, y ha avisado de que no se debe utilizar este asunto políticamente para “alimentar teorías de la conspiración que hacen más daño a las víctimas y que los propios Mossos dicen que no tienen ninguna base”.

Preguntada por si la reforma prevista de La Rambla modificará el memorial de los atentados, Colau ha recordado que consiste en una placa incrustada en el suelo con una inscripción por la paz, que recuerda a las víctimas pero “no interrumpe la vida de La Rambla”, que cree que es lo que pretendían los terroristas.

Los padres de Julian, el niño australiano muerto en Las Ramblas, participan en el homenaje con su retrato y sus juguetes.
Los padres de Julian, el niño australiano muerto en Las Ramblas, participan en el homenaje con su retrato y sus juguetes.
Alejandro García / EFE

El riesgo sigue, pero sin alarmismos

El conseller catalán de Interior, Joan Ignasi Elena, también ha dado una entrevista en la que, centrado en su materia, ha admitido que “hay un riesgo” de atentado terrorista en Cataluña, como el que puede existir en otros países europeos, pero ha precisado que “no hay que caer en el alarmismo”. En declaraciones a Catalunya Ràdio, ha explicado que, tal como apuntan los servicios de inteligencia de diferentes países, hay “un riesgo” de atentado terrorista que, en todo caso, de producirse probablemente no sería cometido por una organización ni se trataría de una acción organizada, sino protagonizada por una persona a título individual. Pese a este “riesgo”, Elena ha precisado que “no hay que caer en el alarmismo”.

No obstante, ha subrayado que, dado este “riesgo”, el departamento de Interior dedica muchos recursos para prevenir ataques terroristas, destinados a diferentes tareas como la información, la investigación, el seguimiento de personas que puedan caer en una radicalización o para la vigilancia de espacios. España está en riesgo alto según el Nivel de Alerta Antiterrorista nacional, que se estableció en 2015 en el 4 sobre 5, tras los atentados yihadistas de Francia, Túnez, Kuwait y Somalia.

Más atención a las víctimas

El conseller, por otro lado, se ha comprometido a que su departamento elabore un protocolo de atención a las víctimas de atentados terroristas, y sobre esta cuestión ha informado que se ha firmado un convenio con la Unidad de Atención y Valoración a Afectados por Terrorismo (UAVAT).

“Tiene que existir un marco que defina con más precisión el acompañamiento a las víctimas”, ha esgrimido.

Elena ha señalado que “alguna cosa hemos hecho mal” las administraciones en general si las víctimas de los atentados yihadistas de 2017 denuncian abandono.

El comisario de los Mossos d’Esquadra Eduard Sallent, en la misma línea que ha apuntado el conseller sobre el riesgo de atentado terrorista, ha explicado también en declaraciones a la misma emisora que la “amenaza con la que nos encontramos sería la de una persona autorradicalizada”, vinculada a algún núcleo como los combatientes extranjeros o personas que han estado en prisión. Para luchar contra la amenaza terrorista, el comisario ha resaltado la importancia de la colaboración y el intercambio de información entre los diferentes cuerpos de seguridad.

Junts rechaza el boicot

La formación independentista ha expresado su “más enérgico rechazo a la interrupción del minuto de silencio” durante el acto oficial. A través de una publicación en Twitter, el partido se ha desmarcado de los hechos y ha reiterado su apoyo a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils de hace cinco años.

Junts lo ha dicho después de que unas 40 personas se hayan concentrado en las inmediaciones del homenaje y hayan protestado durante la ceremonia, al final de la cual se ha acercado a los manifestantes la presidenta de Junts, Laura Borràs.

Atropello masivo en Las Ramblas de Barcelona