ECONOMÍA
01/07/2019 16:31 CEST | Actualizado 09/07/2019 12:50 CEST

Bases y claves sobre los préstamos que deberías conocer

Nuestra economía está en constante devenir. Año tras año, día tras día, la economía de nuestro país cambia, surgen nuevas novedades y necesidades que alteran nuestra situación y la de nuestro entorno. A pesar de que la situación ha mejorado tras la grave crisis económica que perduró en España 7 años, lo cierto es que debemos ser precavidos y conocer las opciones que nos ofrece el sistema en el caso de que nos viéramos en una situación de necesidad. La opción más viable y común, es la solicitación de préstamos.

Esta palabra, le sonará a todo aquel que haya prestado un mínimo de atención a su alrededor. Noticias sobre préstamos a bancos,  préstamos a autores o  préstamos del Gobierno, inundan todo tipo de medios de nuestro país continuamente, así como las conversaciones de miles de personas que, aunque no tengan nada que ver con este mercado, conocen este tipo de servicios.

En este artículo, presentaremos algunas de las claves de los préstamos que todo el mundo debería conocer, y que son de gran ayuda en muchas ocasiones.

En primer lugar, lógicamente, debemos conocer qué son los préstamos, y saber qué nos dan y qué nos piden. Un préstamo es una operación financiera por la que una persona física o jurídica le concede a otra una cantidad de dinero determinada a cambio de unos intereses. Dentro del plazo de tiempo establecido, la persona que ha obtenido el préstamo deberá devolver esa misma cantidad de dinero, por ley, además de los intereses que se hayan acordado en el momento de la concesión.

Es importante saber que no todos los préstamos son iguales, cada uno tiene sus propias condiciones dependiendo de la situación y las necesidades del solicitante. Antes de pasar a mencionar los principales tipos de préstamos que existen, queremos destacar los que actualmente son los más solicitados gracias a su eficacia y rapidez, los préstamos online. Estos servicios son prestamos en el acto que ofrecen buenas condiciones a todo aquel que las solicita, además de la comodidad y fiabilidad de poder hacerlo todo cuando, cómo y dónde desee.

Una vez señalado este tipo, pasaremos a dividir los préstamos en dos categorías principales: hipotecarios y personales.

Los préstamos hipotecarios, como su propio nombre indica, se solicitan para conseguir financiación para adquirir una vivienda, es decir, para conseguir la concesión de una hipoteca.

Por otro lado, los préstamos personales, se obtienen a través de las entidades bancarias, y son concedidos para financiar una necesidad financiera determinada. Según la necesidad que se quiera cubrir, existen diferentes tipos:

  • Préstamos al consumo. Sirven para financiar bienes de consumo duraderos, que no requieran mucho capital, como la compra de un coche o la reforma de una vivienda.

  • Préstamos personales. Sirven para financiar necesidades personales concretas, que tampoco requieran un gran importe. Su diferencia con los préstamos al consumo la encontramos en que estos servicios se solicitan para financiar bienes intangibles, como por ejemplo un viaje,

  • Préstamo de estudios. Este tipo de préstamos, aunque está más extendido en Estados Unidos o en otros países de Europa, está ganando popularidad en España, donde miles de jóvenes solicitan estos servicios para financiar sus estudios de postgrado o universitarios.

Un tipo de préstamo menos común, conocido por las personas que están más al día sobre este sector, son los préstamos entre particulares a través de internet, también llamados PS2P. Este concepto de servicio se conoce como Crowdlending. Existen dos tipos: según si la financiación es para otras personas (P2P) o entre empresas (P2B).

 Hay algo común en todas las personas que hacen uso o que están dispuestas a hacer uso de los préstamos, y es que todas se hacen la misma pregunta, ¿existen los préstamos sin intereses? Lo cierto es, que los intereses suelen ser el mayor inconveniente de este tipo de servicios, por eso muchas personas desde siempre han buscado algún tipo de préstamo que no les obligue a pagar más de lo que han obtenido.

 Afortunadamente, hoy en día podemos encontrar diferentes alternativas en el mercado, entre ellas, los préstamos sin intereses. Es importante establecer una diferencia en este apartado:

  • Préstamos personales sin interés. Estos préstamos, se consiguen a través de entidades financieras y empresas de capital privado. Como indica su nombre, el interés en estos servicios será del 0%, lo cual no significa que sea gratis, pero sí que es más recomendable que otros servicios similares.

  • Préstamos con finalidad. Todos los préstamos, como hemos visto antes, tienen una finalidad propia, sin embargo, en este tipo de préstamos la finalidad se establecerá previamente a la concesión del dinero.

Estas son solo algunas bases del mundo de los préstamos y todo lo que los envuelve, como ya hemos mencionado, existen otros tipos de préstamos que afectan a todo tipo de sectores de nuestra sociedad, ya sea en política, construcción, educación o cultura. Es conveniente prestar atención a las noticias y las conversaciones de nuestro entorno, y tener en cuenta lo que nos afectan este tipo de operaciones tanto a nosotros como a la sociedad en general.

 Cualquier persona que esté interesada en conocer más sobre este tema, tiene a su entera disposición el portal web necesidadesfinancieras.es, donde un amplio grupo de profesionales cualificados ofrece toda la información que pueda necesitar sobre créditos, bancos, préstamos, hipotecas, entre otras muchas cosas.

 Expertos en el sector, recalcan la importancia de conocer este tipo de servicios, para hacer un uso responsable de ellos y evitar contratar condiciones que no nos convengan.

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST