Bentley será completamente eléctrico para 2030

Los primeros híbridos llegarán a la marca de automóviles de lujo en 2021.

Los coches eléctricos ya son parte de nuestro día a día. Tanto los 100% eléctricos como los híbridos. El sueño de Elon Musk es una realidad casi un cuarto de siglo después.

Comenzó Testa como una idea peregrina de la que muchos (como casi siempre) se rieron, y ahora no hay empresa del sector que no esté invirtiendo millones de euros para tener su versión eléctrica en tiempo récord. Desde las empresas del sector más asequibles hasta las grandes del lujo. Todo apunta a que todos tendremos un coche sostenible en las próximas décadas. Y además, a un precio asequible. Algo que ahora mismo brilla por su ausencia.

En esta línea se mueve el último anuncio de Bentley, la quintaesencia del lujo sobre cuatro ruedas . La nueva gama de modelos de Bentley Motors incluirá soóo híbridos enchufables y para 2026 tendrá también automóviles eléctricos. En 2030 su catálogo será sólo eléctrico.

La centenaria compañía británica, ahora propiedad de la alemana Volkswagen, asegura que lanzará sus dos primeros híbridos enchufables en 2021 como parte de su estrategia Beyond100, que se sustenta en darle un acelerón al desarrollo de modelos electrificados de superlujo. En octubre, Volkswagen anunció el esperado retorno a los números verdes en el tercer trimestre gracias a la creciente demanda de los coches de lujo tras el desplome de las ventas del resto de modelos como consecuencia de la pandemia.

La transformación de Bentley será en una década. Una especie de Década Prodigiosa para la centenaria multinacional que presume de terminar “a mano” todos sus vehículos. El máximo responsable de la unidad de negocio de WV, Afrian Hallmark, asegura que “en una década Bentley pasará de ser una empresa de automóviles de lujo a tener un modelo nuevo de negocio sostenible y totalmente ético para la industria automovilística del lujo”.

Este anuncio revolucionario para los estándares de la multinacional sucede tan sólo cinco meses después de hacer público el plan de reducción de plantilla en, al menos, 1.000 puestos de trabajo. El despido de la cuarta parte de los trabajadores den la sede británica de Bentley, en la ciudad de Crewe, es el coste de la transformación industrial hacia los coches eléctricos de la firma.

La industria del automóvil se dirige desde hace dos décadas hacia la movilidad sostenible. Un nuevo modelo de negocio que, sin embargo, está constando implementar por el alto coste de estos coches —incluso en las líneas más asequibles— y la falta de autonomía.

Estos vehículos siguen siendo fundamentalmente para ciudad, y la mayor parte de las familias no pueden tener un coche para viajar y otro, 10% eléctrico, para ir a trabajar. En este contexto, la Comisión Europea trabaja para ajustar aún más los límites de emisiones de gases contaminantes de los automóviles. Esta decisión ha tenido un doble impacto en la industria automovilística alemana, la más potente de Europa, por un lado el desplome de los valores en Bolsa, y por otro la necesidad de acelerar el modelo productivo de los coches.

Tesla Model 3