INTERNACIONAL
04/05/2021 06:29 CEST

Biden eleva el límite de refugiados pero admite que no llegará a la cifra en su primer año de Gobierno

El presidente de EEUU amplía a un máximo de 62.500 personas tras haber sido criticado por mantener el techo de Trump.

Doug Mills/Getty Images
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

El presidente Joe Biden ha informado este lunes que aumentará a 62.500 los permisos de entrada para refugiados a Estados Unidos en 2021. Aunque ha reconocido que “la triste verdad” es que no se logrará por los tediosos procesos de selección. El anuncio llega tras la polémica que se suscitó hace unas semanas cuando anunció que no aumentaría la marca de 15.000 establecida por la anterior Administración de Donald Trump

En un comunicado lanzado por la Casa Blanca, Biden ha recalcado que los 15.000 permisos establecidos por su antecesor “no reflejaban los valores de Estados Unidos como una nación que da la bienvenida y apoya a los refugiados”. Por ello, aumentará hasta los 62.500 el límite para este año fiscal, con vistas, ha dicho, a alcanzar “la meta” de 125.000 en los dos próximos años.

Sin embargo, reconoce que no se lograrán esos 62.500 permisos para este año fiscal, una cifra que ya prometió en campaña electoral. Pero ha asegurado que el nuevo Gobierno de Estados Unidos está trabajando “para reparar el daño de los últimos cuatro años”.

“Tomará algún tiempo, pero ese trabajo ya está en marcha. Hemos reabierto el programa a nuevos refugiados y al cambiar las asignaciones regionales el mes pasado, ya hemos aumentado el número de refugiados listos para partir a Estados Unidos”, ha señalado el presidente.

“Es importante tomar esta medida hoy para eliminar cualquier duda que persista en las mentes de los refugiados de todo el mundo que han sufrido tanto y que esperan ansiosamente el comienzo de sus nuevas vidas”, ha enfatizado.

El presidente Biden ha querido destacar que el presupuesto que ha presentado al Congreso muestra su “compromiso” con el objetivo de lograr 125.000 permisos de entrada durante su primer año fiscal al frente del país, pero “seguirá siendo difícil de alcanzar”.

A mediados de abril, la decisión de mantener los 15.000 permisos para refugiados que fijo el expresidente Trump, una de las cifras más bajas de los últimos años, generó las críticas de varios sectores del Partido Demócrata, lo que acabó provocando que la Administración Biden reculase.

La Casa Blanca explicó en un primer momento que la decisión vino motivada por la actual crisis migratoria en la frontera sur, una “situación de emergencia imprevista” que ya habría colapsado los servicios y las oficinas federales encargadas de tramitar las peticiones de asilo.

“Compromiso con los valores humanitarios”

Respecto al anuncio de Biden, el secretario de Estado, Antony Blinken, ha aseverado que el presidente ha afirmado el “compromiso” de Estados Unidos “con los valores humanitarios”.

Blinken ha recordado que en sus consultas con los miembros del Congreso ahondó en el compromiso del mandatario en dar la bienvenida a los refugiados y reubicó “a los más necesitados de protección”, “en línea con nuestra larga tradición de ofrecer esperanza y refugio a las personas que huyen de la persecución, sin discriminación”.

“Ya hemos comenzado a reconstruir la infraestructura del programa y continuaremos nuestra estrecha asociación con socios nacionales de reasentamiento mientras lanzamos iniciativas nuevas e innovadoras como el patrocinio comunitario y privado”, ha continuado.

Asimismo, el responsable del Departamento de Estado ha reiterado que un programa “sólido” de admisión de refugiados es “fundamental” para los intereses de política exterior y los objetivos de seguridad nacional. Además de que se trata de “un reflejo de los valores estadounidenses fundamentales”.

Photo gallery Los miembros del gabinete de Biden, el más diverso de la historia de EEUU See Gallery

PILLALO