BLOGS
24/12/2020 15:29 CET | Actualizado 24/12/2020 15:29 CET

Biden nomina a Miguel Cardona como secretario de Educación

Tras muchos años de tira y afloja, los hispanos y las otras minorías étnicas van a tener por fin una fuerte representación en la Casa Blanca,

NICHOLAS KAMM via Getty Images
Miguel Cardona.

El presidente-electo estadounidense, Joe Biden, continúa escogiendo a los miembros de su gabinete de acuerdo con los criterios de competencia, y diversidad. Un puesto de particular importancia en las circunstancias actuales es el de secretario de Educación, el cual es crucial por dos razones. Primero, porque la pandemia ha afectado muy negativamente al sector de la enseñanza y sacar adelante a las escuelas, institutos y universidades en esta crisis va a ser una ardua tarea. Segundo, porque urge aumentar el acceso a la educación de los sectores sociales menos favorecidos, de lo que depende no solamente su prosperidad, sino también la del país. 

Bajo Donald Trump, este ministerio ha estado liderado por la multimillonaria Betsy DeVos, cuya familia ha donado grandes cantidades de dinero al partido republicano. DeVos, mujer de negocios, ha favorecido mucho a la enseñanza privada, relajando las reglas a su favor y facilitando su acceso a fondos públicos. En particular, DeVos ha protegido a los colegios y universidades con ánimo de lucro, anulando algunas de las reglas que Barack Obama había creado para evitar los abusos más flagrantes. DeVos no solamente paralizó algunas investigaciones sobre las actividades predatorias de estas instituciones, que con frecuencia reclutan estudiantes con engaños, sino que ofreció puestos en el ministerio a personas que ocupaban cargos en ellas. DeVos eliminó también protecciones y financiación para segmentos de la población que necesitan ayuda especial, como las personas con discapacidad. Finalmente, DeVos se manifestó públicamente a favor de que las escuelas e institutos tuviesen la potestad de denunciar a los alumnos indocumentados, lo cual va contra las leyes, que establecen que los niños tienen derecho a ir al colegio estén en el país legalmente o no. Transformar a sus profesores en informantes violaría su derecho a la educación. Esta sugerencia, que no fue seguida por las escuelas e institutos, causó gran rechazo. Por todas estas razones, DeVos no cuenta con el apoyo de los docentes, que desean un cambio.     

Drew Angerer via Getty Images
Betsy DeVos.

Miguel Cardona es el polo opuesto a DeVos. Hijo de inmigrantes puertorriqueños, Cardona se crió en un barrio modesto de Meriden, Connecticut, y fue la primera persona de su familia que accedió a la universidad. Tras obtener la licenciatura de la Universidad Estatal de Connecticut Central, se hizo profesor de escuela elemental y tuvo una fulgurante carrera, llegando a ser el director de escuela más joven del estado de Connecticut a la edad de 28 años. Cardona fue después ayudante del superintendente de todas las escuelas e institutos del estado y profesor adjunto de la Universidad de Connecticut, donde ha sacado el doctorado. De estos puestos pasó a su actual cargo como consejero de Educación de ese estado.  

Cardona cuenta con el apoyo de los sindicatos de docentes de primaria y secundaria y de numerosos grupos comunitarios, que desean una educación pública de calidad para todos los niños y no solamente para los que viven en barrios ricos. Recuérdese que en Estados Unidos las escuelas e institutos públicos se financian con los impuestos de bienes inmuebles, que en los barrios ricos son muy altos y, por lo tanto, éstos tienen mejores escuelas e institutos públicos que los barrios pobres  Los demócratas desean proporcionar fondos federales a las escuelas e institutos públicos más necesitados del país para mejorar su calidad académica, así como para aumentar el número de consejeros con el propósito de que éstos puedan orientar a los alumnos, supliendo así la falta de capital cultural que tienen los estudiantes sin recursos, cuyas familias no poseen los conocimientos necesarios para ayudarlos a manejar el complicado sistema académico americano. 

En Estados Unidos los estudiantes universitarios están muy endeudados y la situación se ha hecho insostenible

Aunque el secretario de Educación está normalmente más centrado en los estudios primarios y secundarios, también es responsable de los estudios terciarios. Lo que pasa es que en Estados Unidos las universidades tienen mucha independencia y el ministerio tiene menos poder sobre ellas que en otros países. Sin embargo, sus decisiones pueden afectarlas desde el punto de vista financiero, ya que el gobierno federal controla muchas becas y préstamos estudiantiles. En Estados Unidos los estudiantes universitarios están muy endeudados y la situación se ha hecho insostenible. Incluso se habla de poner matrícula gratuita en los colegios comunitarios públicos, que imparten los dos primeros años de los estudios universitarios, aunque esto sería difícil de implementar debido a su coste. Como indican los periódicos Inside Higher Education y The Chronicle of Higher Education, en estos momentos, el gran interrogante es si se van a aumentar las becas y a perdonar, al menos parcialmente, los préstamos estudiantiles. Las universidades, que siguen este asunto con gran expectación, contemplan a Cardona de manera positiva.  

A Cardona lo ven también con buenos ojos los hispanos, que desean tener mayor representación en el gabinete del presidente. En estas elecciones presidenciales ha quedado claro el crucial papel de las minorías étnicas en la victoria demócrata y es natural que ahora éstas, que constituyen aproximadamente el 40% de la población e incluyen personas muy preparadas, quieran participar en el Gobierno del país. Biden está respondiendo bien a estas expectativas en las decisiones que ha hecho hasta la fecha, escogiendo líderes tan diversos como competentes. Respecto a los hispanos, ya ha nominado a Alejandro Mayorkas, de origen cubano, como secretario de Seguridad Nacional y a Xavier Becerra, de origen mexicano, como secretario de Salud. Con la nominación de Cardona como secretario de Educación, asciende a tres el número de ministerios en manos de hispanos. Además, hay varios hispanos nominados para otros cargos importantes. Por ejemplo, Julie Chávez Rodríguez, nieta del famoso activista de origen mexicano César Chávez y antigua ayudante de Obama y de Kamala Harris, así como consejera de la campaña presidencial de Biden, será directora de la Oficina de Asuntos Intergubernamentales de la Casa Blanca. Parece que, tras muchos años de tira y afloja, los hispanos y las otras minorías étnicas van a tener por fin una fuerte representación en la Casa Blanca, a la que los demócratas saben muy bien que no habrían podido acceder sin el considerable peso de su voto.      

 

Cristina González es catedrática emérita de la Universidad de California, Davis, donde ha impartido clases de Literatura y cultura hispánicas en el Departamento de Español y de Historia y situación actual de la universidad americana en la Facultad de Educación.