INTERNACIONAL
16/10/2020 07:49 CEST

Biden y Trump se contraprograman para ocupar el espacio del debate suspendido

Cada uno tuvo lo que se denomina un 'town hall', o sea, "una reunión de vencinos", en la que la audiencia les hacía preguntas.

AP
Donald Trump y Joe Biden, en sus 'town hall' de anoche.

El presidente de EEUU, Donald Trump, y su rival demócrata, Joe Biden, sustituyeron esta pasada madrugada el que tenía que ser su segundo cara a cara por un duelo de encuentros televisados con votantes que se contraprogramaron en hora y formato.

Ese segundo debate quedó cancelado después de que Trump se negase a celebrarlo en remoto tras infectarse de coronavirus hace apenas dos semanas y ser hospitalizado durante tres días.

La campaña de Biden se apresuró en anunciar que en lugar del cara a cara el demócrata participaría en el encuentro con votantes -conocido en EEUU como town hall- en la cadena ABC, pero hace dos días NBC lo contraprogramó con Trump, algo que han criticado un buen número de sus propios periodistas.

¿Vacuna obligatoria?

El demócrata, desde Pensilvania, respondió preguntas sobre la pandemia e insinúo estar de acuerdo con obligar a todos los estadounidenses a vacunarse contra la Covid-19, aunque se mostró escéptico sobre cómo hacerlo.

“Si el conjunto de científicos dice que esto es lo que está listo para hacerse y ha sido probado, han pasado por las tres fases, sí, me la pondría y animaría a la gente a que se la pusiera”, dijo Biden ante el escenario de que en EEUU apruebe pronto una vacuna.

Pero al ser indagado sobre si la haría obligatoria, el demócrata respondió: “No se podría, ese es el problema. No se puede decir, ‘todo el mundo tiene que hacer esto’”.

Sin embargo, el que fuese vicepresidente de Barack Obama entre 2009 y 2017 dijo que de llegar a la Casa Blanca presionará a gobernadores, alcaldes y otras autoridades locales para que se aseguren de que sus constituyentes se vacunan.

Un día menos para las elecciones

La cancelación del debate fue beneficiosa para Biden ya que evitó un más que probable tenso y caótico cara a cara con el presidente, que busca demostrar con esa estrategia que su rival demócrata, de 77 años, ya no está lúcido para llegar al poder.

En su lugar, Biden se pudo concentrar en responder sin entrar en demasiadas polémicas a votantes de Pensilvania, su estado natal y uno de los tres -junto a Wisconsin y Michigan- que en 2016 le dio a Trump las llaves de la Casa Blanca.

A lo que sí se comprometió Biden fue a anunciar antes de las elecciones si planea ampliar el Tribunal Supremo ahora que los conservadores consolidarían su mayoría, pregunta que le está persiguiendo durante la campaña y que se ha negado a responder.

Biden y su campaña, sin embargo, son conscientes de que el voto anticipado se ha disparado este 2020, que las encuestas soplan a favor y que cada día que pasa queda menos gente por ir a las urnas.

Trump vs. Guthrie

El town hall de Trump en NBC no fue tan plácido como el de Biden y tal y como había anticipado el mandatario esta tarde se convirtió en un enfrentamiento con la moderadora, la periodista Savannah Guthrie, que le corrigió varias de sus controvertidas afirmaciones.

El presidente se negó a condenar, e incluso alabó, a la red de teorías conspirativas QAnon, eludió responsabilidades sobe sus retuits con ese tipo de teorías: “la gente puede decidir por ella misma”, y defendió que su gestión de la pandemia ha salvado dos millones de vidas.

Todo ello hizo que chocase con Guthrie, que también es abogada y que el presidente había anticipado como una “trampa” que le puso la cadena.

“Nos han tendido una trampa para esta noche. Si se quieren entretener un poco, pueden verlo”, dijo Trump durante un mitin celebrado en Carolina del Norte por la tarde.

No aclares, que oscurece 

Guthrie también tocó una pregunta que persigue a Trump desde hace días y que tanto él como la Casa Blanca se han negado a responder: ”¿cuándo fue su último test negativo antes de dar positivo por coronavirus hace dos semanas?”.

La respuesta aclararía si el presidente se hizo una prueba el día del primer debate presidencial -29 de septiembre, 48 horas antes de su diagnóstico- tal y como exigían los protocolos, algo que ahora está en duda.

“Posiblemente lo hice, posiblemente no lo hice”, respondió Trump, alimentando aún más las suspicacias de que participó en el debate infectado.

Sea como sea, los dos candidatos se han comprometido a participar en el que tenía que ser el tercer y último debate presidencial, que tendrá lugar el próximo jueves, a menos de dos semanas de las elecciones, en Nashville (Tennessee). 

Consulta aquí toda la información sobre las elecciones de EEUU  

Photo gallery Famosos que apoyan a Donald Trump See Gallery
Photo gallery Famosos que apoyan a Joe Biden See Gallery

NUEVOS TIEMPOS