BLOGS
23/10/2020 11:12 CEST | Actualizado 23/10/2020 11:12 CEST

Biografía del cabello femenino

Una entrevista con la escritora Sofi Oksanen.

BORIS ROESSLER via Getty Images
Imagen de archivo de Sofi Oksanen.

El pelo es una obsesión estética muy antigua y también una poderosa metáfora en Norma (Salamandra, 2020), el nuevo artefacto narrativo de la escritora finlandesa Sofi Oksanen. La nueva novela de la autora de Purga nos trae secretos familiares, oscuros juegos de poder y un personaje femenino cuyo pelo crece tan rápido que hay que cortarlo a diario. Esa cabellera tiene emociones y vida propia, así que merecería una biografía. Entrevisto a Sofi para descubrir sus musas literarias… y para saber más sobre el pelo, que no deja de ser una extensión del ser humano y una manera lisa (o encrespada, pero no retorcida) de acercarse al mundo de la identidad personal y familiar, de las desigualdades y de la explotación. No hace falta una larga melena para que los lectores puedan subir a esta insólita torre literaria:

 

ANDRÉS LOMEÑA: Quería leer La niña del pelo raro de David Foster Wallace por su título y me moría de ganas de leer su novela desde que me enteré de la sinopsis. Sé que es injusto, pero yo odiaba mi pelo, heredado de mi madre, y envidiaba el de mis hermanos, heredado de mi padre. ¿Qué siente por sus cabellos? 

SOFI OKSANEN: Yo heredé el pelo finlandés y las cejas estonias. Hay una diferencia entre el pelo finés y el estonio: ambos son rubios, pero el estonio es mucho más fuerte. Se vendería bien en el mercado de cabellos humanos, pero el salario en Estonia es bastante alto, así que las mujeres estonias no tienen necesidad de vender su pelo.

Siempre me han gustado los colores fuertes. Después de lidiar durante un tiempo con el tinte rojo, comprendí que quería algo más sencillo (el color rojo no se queda, así que tienes que teñirte el pelo constantemente); ahí es cuando descubrí las extensiones de pelo que resolvieron mi problema. Me quedé maravillada. Con los años, he tenido extensiones muy diferentes, pero las rastas son mis favoritas porque es el estilo más cómodo que una mujer puede tener. Con rastas, tienes el pelo bien todos los días.

He de decir que nunca he tenido extensiones de pelo humano. Cuando tuve mis primeras extensiones, hace unos veinte años, no sabía mucho sobre la industria, así que al principio no fue una decisión ética, sino económica; las fibras son mucho más baratas, pero después me convencí de que no me pondría cabello humano.

Ahora la calidad de las extensiones de pelo artificial es tan alta que no necesitas comprar pelo humano, ni siquiera si quieres el estilo natural para tus extensiones. No obstante, la gente sigue buscando esa supuesta “autenticidad”, lo que nos lleva al ideal de belleza. Lo natural es el ideal de belleza más deseado en la actualidad, pero a menudo no hay nada de natural en ello. Es un estilo natural totalmente artificial. Si el ideal de belleza fuera realmente natural, entonces nadie ocultaría las canas… y la verdad es que yo tengo ganas de ver cómo se transforma mi pelo. Cuando llegue el momento, podré hacerme rastas canosas.

Las mujeres consiguen muy poco dinero de su pelo, a pesar de que se vende a un precio muy alto. El pelo humano ucraniano y ruso es el más caro del mundo.

A.L.: No sabía que existiera una industria de las extensiones en Ucrania.  

S.O.: Siempre me ha interesado la belleza desde el punto de vista cultural y cómo esta define nuestro tiempo. Las extensiones de pelo como tal no eran nuevas para mí: la historia de la belleza femenina está muy centrada en el pelo, y en muchos países se considera el rasgo más importante en la belleza de la mujer. 

Los avances tecnológicos y logísticos en el negocio del cabello han mejorado mucho en muy poco tiempo, lo que ha dado una nueva escala al negocio. Asimismo, la telerrealidad ha desempeñado un papel importante en todo esto. Por ejemplo, el negocio explotó en Reino Unido cuando la audiencia vio las extensiones de los participantes de Gran Hermano. También el cambio de estilo de Victoria Beckham tuvo su impacto. Estoy hablando de los consumidores blancos, claro. Las personas de color han usado extensiones durante mucho tiempo y son muy, pero que muy comunes. Sin embargo, el ideal de belleza global se centra en el pelo de la mujer blanca, y el único lugar donde puedes conseguir pelo humano rubio y barato es… en Rusia y Ucrania. Las rusas y las ucranias tienen muy buena calidad de pelo en comparación con las finlandesas. Finlandia es un país con rentas altas, así que las mujeres finesas no venden su pelo. No tienen por qué hacerlo, pero además es que es un pelo muy fino, aunque sea rubio.

Por otra parte, descubrí una historia de explotación durante mi investigación literaria. Las mujeres consiguen muy poco dinero de su pelo, a pesar de que se vende a un precio muy alto. El pelo humano ucraniano y ruso es el más caro del mundo. En Ucrania puedes ver anuncios en las farolas o en cualquier parte con un número de teléfono y un texto que dice: “Por favor, llama y te pagaremos bien por tu pelo”. Pasa lo mismo en Rusia. Lamentablemente, los compradores de pelo viajan a lugares remotos donde las mujeres tienen muy pocas oportunidades.

Lo natural es el ideal de belleza más deseado en la actualidad, pero a menudo no hay nada de natural en ello.

A.L.: Su novela es una versión oscura de Rapunzel. ¿El pelo simboliza la pesada carga del legado familiar?

S.O.: Dejaré que los lectores hagan sus propias interpretaciones. Cada lector es una persona singular, del mismo modo que lo es cada interpretación. Todas serán bien recibidas.

A.L.: Hay una gran comunidad finlandesa en Fuengirola. Si va a escribir otra novela pronto, le dejo caer una posible localización.

S.O.: Ya estoy con ella, pero no debería decir nada aún. En cuanto a las comunidades de expatriados, siempre son muy interesantes. Suelen tener su propio idioma y en algunas cosas destacan más que en el antiguo país de origen.

A.L.: Gracias por devolverme algo de confianza en mi pelo. 

S.O.: ¡Gracias a ti! Me hubiera gustado estar en España para el lanzamiento del libro. Espero poder visitaros cuando The Dog Park salga en español. Echo de menos a mis lectores españoles: siempre hemos tenido conversaciones muy estimulantes.

#YONOMEOLVIDO