NOTICIAS
30/07/2021 22:42 CEST | Actualizado 30/07/2021 23:08 CEST

El boxeador cubano La Cruz da que hablar por lo que grita tras su polémica victoria ante el español Reyes

Los dos nacieron en Cuba pero Enmanuel Reyes salió de la isla y acabó nacionalizándose español.

BUDA MENDES via Getty Images
La Cruz saluda a los suyos tras ser declarado vencedor

El polémico combate entre el boxeador español de origen cubano Enmanuel Reyes Pla y su rival, el cubano Julio La Cruz, en cuartos de los Juegos sigue dando que hablar horas después de la controvertida decisión arbitral. El jurado ha concedido la victoria a La Cruz, actual campeón olímpico de la categoría (pesos pesados) pese a que muchos expertos veían un claro triunfo del púgil nacional.

Pero más allá de lo visto a lo largo de los tres asaltos, en los que La Cruz besó la lona dos veces, los ecos del enfrentamiento siguen por unas palabras del vencedor. Con su triunfo pasa a semifinales y se asegura las medallas, ya que en boxeo se conceden dos bronces.

Nada más conocer que él era el elegido por los árbitros, La Cruz gritó “Patria y Vida No; patria o muerte. ¡Venceremos!”, en defensa del régimen cubano y después de que su oponente sobre el ring, nacido en el mismo país, se manifestase públicamente en contra del Gobierno cubano.

Enmanuel ‘El Profeta’ Reyes Pla nació y se crio en Cuba, pero en busca de oportunidades profesionales abandonó la isla para iniciar una nueva vida en Europa. Después de vivir escondido en un piso en Rusia, pasar meses encerrado en un centro de refugiados en Austria y varias peripecias más por Francia y Alemania, consiguió llegar a España, donde tiene familia. Una vez aquí recibió la nacionalidad española, bajo cuya bandera ha competido en Tokio, quedándose a las puertas de la medalla. 

Entre quienes critican las reivindicaciones políticas de La Cruz muchos invocan el artículo 50 de la Carta Olímpica, que reza lo siguiente: “No se permitirá ningún tipo de manifestación ni propaganda política, religiosa o racial en ningún emplazamiento, instalación u otro lugar que se considere parte de los emplazamientos olímpicos”. Sin embargo, y hasta el momento, el COI no se ha mojado en la polémica.

EL HUFFPOST PARA REVOLUT