Brahim Ghali, líder del Frente Polisario, advierte a España por el Sáhara: "Algún día tendréis que pagar"

El responsable del Polisario fue atendido en un hospital de España el año pasado, origen del conflicto diplomático con Marruecos.
Brahim Ghali, en una intervención ante los medios
Brahim Ghali, en una intervención ante los medios
via Associated Press

“Tenéis cuentas pendientes que algún día tendréis que pagar”. Esta es la advertencia del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali a España por su cambio de postura sobre el Sáhara Occidental, alineado con la propuesta de Marruecos.

Ghali, que el año pasado fue el epicentro de la crisis con Marruecos por ser tratado en un hospital de Logroño, decisión que indignó a Rabat, ha culpado al Gobierno de “alinearse con el invasor” y de ser responsables de “una traición pura y dura”, como ha explicado en una entrevista en El Programa de Ana Rosa (Telecinco).

Para Ghali “no convence a nadie” la argumentación que ha dado el Gobierno de España. Por ello, ha explicado que las relaciones con España “están rotas” y que podrían reconducirse si España rectifica y opta por la vía de la autodeterminación. “Se equivocan al decir que (la propuesta de Marruecos) es la mejor vía”.

El líder del Polisario, enfrentado con Rabat, ha culpado a Marruecos del espionaje a Pedro Sánchez y sus ministros Margarita Robles y Fernando Grande-Marlaska a través del programa ‘Pegasus’. Un ataque, ha añadido en la entrevista, que debería provocar “romper las relaciones” con el país africano.

El pasado 18 de marzo se conoció el apoyo de Pedro Sánchez a la propuesta de autonomía para el Sáhara propuesta por Marruecos. Este giro en la posición española ha supuesto el fin de la crisis con el reino de Mohamed VI, en lo que ambos países han llamado una “nueva etapa”, que ya ha empezado a cristalizar en la reapertura de la frontera de Ceuta y Melilla y la reincorporación de España a la Operación Paso del Estrecho.

Ghali también ha lanzado el guante a Alberto Núñez Feijóo, del que ha comentado que espera que mantenga la postura que ha defendido en los últimos tiempos, contraria al giro dado por el Ejecutivo en materia del Sáhara.