INTERNACIONAL
28/08/2019 08:17 CEST

Brasil, dispuesto a recibir el dinero para la Amazonia, pero sólo si maneja cada céntimo

El G7 aprobó un paquete de 18 millones de euros para ayudar contra los incendios en el pulmón verde del planeta

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, está ahora dispuesto a aceptar ayuda de países y organizaciones internacionales para combatir los incendios en la Amazonia, siempre y cuando su gobierno controle los recursos, afirmó este martes su portavoz.

“El gobierno brasileño (...) está abierto a recibir soporte financiero de organizaciones e incluso de países”, siempre que esto “no ofenda la soberanía brasileña y el manejo de recursos esté bajo nuestra responsabilidad”, afirmó el portavoz, Otavio Rego Barros, pocas horas después de que Bolsonaro condicionara la recepción de la ayuda a un petición de disculpas de su par francés, Emmanuel Macron

El presidente galo anunció tras la cumbre del G7 del fin de semana en Biarritz que el grupo de potencias donaría 18 millones de euros para atender la crisis en los países de la cuenca amazónica. Pero el jefe de gabinete de Bolsonaro, Onyx Lorenzoni, dijo el lunes que Brasil rechazaría esa ayuda, en tanto que el mandatario la condicionó a que Macron retire lo que a su juicio fueron “insultos”.

Macron había acusado a Bolsonaro de “mentir” sobre sus compromisos ambientales y el lunes dejó en el aire la posibilidad de conferir un “estatuto internacional” a la selva amazónica, en caso de que “un estado soberano tomase de manera concreta medidas claramente contrarias al interés de todo el planeta”. Y además los dos líderes se enzarzaron por los insultos del ultraderechista contra Brigitte, la esposa de Macron, de un machismo descarado. El mandatario europeo dijo que había sido “totalmente irrespetuoso”.

Interrogado sobre si Bolsonaro ya no condicionaba la recepción de los recursos a esas disculpas de Macron, el portavoz respondió: “Vamos a recibir recursos extranjeros, como ya adelanté, desde que, tras analizarlo, el manejo (de los recursos) sea nuestro”. Los datos satelitales del Instituto Nacional de Investigaciones Brasileñas (INPE) contabilizan 82.285 puntos de incendio desde enero hasta el lunes 26 de agosto, un 51,9% en la selva amazónica.

Brasil había desplegado hasta el lunes 2.500 militares, cientos de vehículos y quince aeronaves, entre ellas dos aviones cisterna Hércules C-130, para controlar las llamas. 

La recusación de la ayuda del G7 preocupó a los nueve gobernadores de los estados amazónicos de Brasil, que instaron al mandatario a flexibilizar su posición en una reunión en Brasilia. Las posturas de Bolsonaro en materia ambiental ya llevaron a la paralización del Fondo Amazonía financiado por Noruega y Alemania.

Photo gallery La devastación de la Amazonia, en 9 imágenes See Gallery

PULEVA PARA EL HUFFPOST