El 'manager' de Britney Spears dimite y asegura que la cantante va a retirarse

Su representante ha dejado el puesto después de 25 años.
Britney Spears, en los Billboard Music Awards 2011.
Britney Spears, en los Billboard Music Awards 2011.

Tras el revés judicial a Britney Spears, después de que un juez denegara su petición de que su padre siga siendo su tutor y maneje su fortuna, todo apunta a que la artista dejará los escenarios.

Larry Rudolph, su manager desde hace 25 años, ha decidido dejar su puesto. Según una exclusiva de Deadline, hace dos años y medio que no tiene comunicación con la artista y en aquel entonces ella le informó de que quería “tomarse un parón indefinido en el trabajo”. Así lo afirma en una carta del representante a Jaime Spears, padre y tutor de la cantante.

“Han pasado más de dos años y medio desde la última vez que Britney y yo nos comunicamos, momento en el que ella me informó que quería tomar una pausa laboral indefinida”, señala en su carta.

“Hoy me di cuenta de que Britney había estado expresando su intención de retirarse oficialmente”, añade. “Como su manager, creo que va en el mejor interés de Britney que abandone su equipo, puesto que mis servicios profesionales ya no se necesitan”, afirma en la misiva.

Rudolph deja claro que nunca formó parte de “la tutela ni de sus operaciones”, por lo que desconoce parte de los detalles de la polémica relación con su padre. “Fui contratado a petición de Britney para ayudarla a administrarla y asistirla en su carrera. Y como su gerente, creo que a Britney le conviene renunciar a su equipo, ya que mis servicios profesionales ya no son necesarios”, detalla.

Las esperanzas de su “libertad”

La cantante recibió el rechazo del tribunal al fin de la tutela por parte de su padre Jamie Spears. Sin embargo, hay más actores que intervienen en el proceso.

Tal y como señala EFE, la tutela legal está divida en dos partes: el ámbito financiero, controlado por Jamie Spears y la compañía Bessemer Trust; y el aspecto personal, tutelado por la abogada Jodi Montgomery.

De momento, el movimiento más alentador para Britney es la solicitud que el fondo Bessemer Trust registró este jueves para retirarse de la tutela tras afirmar que “respeta” los deseos de la cantante.

La petición llega un día después de que la jueza Brenda Penny dictase que esta consultora debía compartir el control de las finanzas de Britney con su padre, una decisión tomada tras una audiencia de noviembre pasado que no tiene nada que ver la última declaración de la artista.

Por su parte, el padre pidió en las últimas horas que se investiguen las denuncias formuladas por Britney y se defendió al asegurar que desde 2019 no tiene poder sobre sus decisiones personales.

A pesar de que el padre de la cantante ha ejercido de tutor legal desde 2008, en 2019 la corte designó a la abogada Jodi Montgomery como tutora temporal sobre los aspectos personales de la cantante, después de que Jamie citara motivos de salud para apartarse.

Sin embargo, Montgomery ha afirmado en un comunicado que su único fin es “alentar a Britney en su camino para que ya no necesite una tutela”.

Ahora, la atención está sobre el abogado designado para defender los intereses de Britney, cuya función está puesta en entredicho después de que la artista dijera que no sabía que podía pedir la finalización de la tutela, y de una exclusiva del diario The New York Times, que afirma que el letrado ha ganado 3 millones de dólares desde 2008 con la “liberación” de Britney.

Los principales argumentos de la defensa de Britney son su supuesta “incapacidad” y continuar trabajando con shows sin prácticamente descansar y que su padre ha “pagado sueldos” gracias a su tutela.

Britney Spears: evolución