Britney Spears desvela que le controlaban hasta cuánto café podía tomar

Un tribunal ha accedido a que pueda elegir a su propio abogado.
Britney Spears, en una imagen de archivo.
Britney Spears, en una imagen de archivo.

Britney Spears sigue luchando por su libertad en los tribunales. Este miércoles pidió que a su padre, Jaime Spears, se le acuse de abuso de la tutela que mantiene sobre ella desde hace 13 años.

Hace tan solo un mes, la cantante, de 39 años, contó que durante este tiempo ha sido obligada a tomar litio o a mantener un método anticonceptivo, a pesar de que desearía tener un hijo con su novio, Sam Asghari.

Este miércoles, la artista desveló otros supuestos abusos de la tutela ejercidos por su padre. Por ejemplo, señaló que él le limitaba la cantidad de café que podía tomar o que le confiscaba las vitaminas que tomaba para el pelo.

“Eso no es abuso, es una jodida crueldad”, dijo entre lágrimas a la juez, Brenda Penny, en una conexión telefónica recogida por la edición estadounidense del HuffPost. “Disculpe mi lenguaje, pero es la verdad”.

Britney Spears reclama ser liberada de esa tutela ejercida por su padre y otras personas: “Su objetivo era hacerme sentir que estaba loca y no lo estoy. Eso no está bien”.

“Deberían quitar a mi padre hoy y estaría feliz con Jodi [Montgomery, actual co-tutor] ayudándome”, insistió.

Por fin podrá elegir abogado

Lo que sí permitió este miércoles la Corte Superior de Los Ángeles es que la cantante pueda elegir a su propio abogado por primera vez en estos 13 años de tutela.

A partir de ahora, estará representada por Mathew Rosengart, un abogado que ha llevado casos de celebridades como Sean Penn y Steven Spielberg.

Desde 2008, Britney Spears había estado representada por Samuel Ingham, un letrado designado por la corte que recientemente solicitó retirarse del caso después de que su labor quedara en entredicho cuando la cantante dijo que nunca le dejó hablar en contra de la tutela y que tampoco fue informada sobre su derecho a pedir la finalización.

El hecho de que la cantante pueda contratar a su propio representante pone en entredicho la existencia de la propia tutela legal, un mecanismo reservado para personas gravemente incapacitadas y que se supone que no pueden hacerse cargo de sí mismas.

Britney Spears: evolución