Bruselas rebaja la previsión de crecimiento de la economía española hasta el 4% en 2022

La Comisión Europea ha elevado además su proyección de inflación para España al 6,3 % de media este año.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.
LUDOVIC MARIN/POOL/AFP via Getty Images)

La Comisión Europea (CE) ha revisado este lunes a la baja su previsión de crecimiento económico para España en 1,6 puntos para este año, hasta el 4 %, y en un punto para el próximo, al 3,4 %, por el impacto de la guerra de Ucrania y la subida de precios.

Bruselas ha elevado además su proyección de inflación para España al 6,3 % de media en 2022 y al 1,8 % en 2023, frente al 3,6 % y 1,1 % estimados, respectivamente, el pasado febrero, según recogen sus previsiones macroeconómicas de primavera.

El avance del PIB español estimado por el Ejecutivo comunitario es ligeramente inferior al proyectado por el Gobierno español, que calcula un aumento del 4,3 % este año y del 3,5 % el próximo, pero superior al crecimiento del 2,7 % que Bruselas prevé para el conjunto de la eurozona.

“Se espera que la recuperación económica continúe en España a pesar de las perturbaciones creadas por la guerra de agresión rusa contra Ucrania. Las inversiones del plan de recuperación y resiliencia y la recuperación del sector turístico está previsto que apoyen el crecimiento económico en el horizonte de las previsiones”, ha afirmado la Comisión en su informe.

El Ejecutivo comunitario señala que tras crecer un 5,1 % en 2021, la economía española se vio afectada por los problemas de suministros y la escalada de la inflación ligadas a la guerra, con lo que el PIB avanzó solo 0,3 % en el primer trimestre y la ralentización continuará en el segundo (0,1 %).

En el tercer trimestre, el crecimiento debería acelerar apoyado en el turismo, las inversiones del plan de recuperación y un cierta reactivación del consumo privado, según el análisis de la Comisión, que advierte, no obstante, de que el deterioro del poder de compra de los hogares por la inflación y la caída de los salarios reales tirarán a la baja del PIB.

“Los riesgos a la baja son predominantes en un contexto de gran incertidumbre global”, apunta el Ejecutivo comunitario, que destaca la inflación impulsada por una subida de los precios de energía “más rápida en España que en la mayoría de países de la eurozona”.

Bruselas prevé que el aumento empiece a moderarse a mediados de año “ayudado” por las medidas del Gobierno, como los descuentos al carburante o el tope al precio del gas, de modo que en 2022 la tasa de inflación se situaría en el 6,3 %, pero en 2023 bajaría hasta el 1,8 %.