ECONOMÍA
16/03/2020 13:10 CET | Actualizado 16/03/2020 14:01 CET

Burger King cesa su actividad en España y presentará un ERTE de 14.000 personas

Esta decisión se extenderá hasta que se restablezca la normalidad en el país.

EFE
Burger King cesa su actividad en España y presentará un ERTE de 14.000 personas

El principal franquiciador en España de Burger King ha anunciado este lunes que cesa totalmente su actividad en el país y que presentará un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para toda su plantilla, formada por cerca de 14.000 personas.

Desde Restaurant Brands International han precisado -a través de un comunicado- que esta decisión se extenderá hasta que se restablezca la normalidad en el país: “Esta decisión ha sido adoptada tras valorar las mejores alternativas para mantener el empleo tan pronto como finalice esta situación y garantizando la estabilidad de la compañía”, han señalado.

La medida se ha adoptado después de suspender también el servicio de entrega de comida a domicilio. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, señaló este sábado, en su comparecencia para dar cuenta de las medidas incluidas en el real decreto que declaraba el estado de alarma, que se cerraban bares y restaurantes para frenar la expansión del coronavirus y que funcionarían “exclusivamente los servicios de entrega a domicilio”.

Tras esta declaración del estado de alarma, la cadena ha informado de que esta es la “mejor opción”.

Burger King ha trasladado también un mensaje de agradecimiento a todos sus empleados por el “esfuerzo realizado” en estos “difíciles momentos”, y ha transmitido su total confianza en que la compañía retomará su actividad habitual a la mayor brevedad posible, una vez se logre detener la propagación del virus.

Motor económico de España

El cierre de bares y restaurantes ya se había adoptado en otros países como Italia, Bélgica y en las últimas horas Francia, mientras que en Reino Unido y Alemania los bares y restaurantes siguen abiertos.

La hostelería, con 315.000 establecimientos y 1,7 millones de empleos, es uno de los motores económicos de España. Su peso en el PIB nacional alcanza el 6,2%, con más de 123.600 millones de euros, según los últimos datos disponibles -a cierre de 2018- de la patronal Hostelería de España.

Aunque está por ver el impacto final, el sector da por hecho que la caída de actividad provocará muchos cierres y expedientes temporales de regulación de empleo, por lo que reclama ayudas para no perder tejido productivo.

En este contexto, la patronal Hostelería de España ha reclamado al Gobierno que suspenda a los establecimientos de sus obligaciones de pagos de impuestos, cotizaciones sociales, tasas, suministros de energía, alquiler de locales, hipotecas, préstamos y créditos bancarios, para que el sector subsista durante la crisis sanitaria. 

Los hosteleros ha aplaudido la flexibilización de los ERTE anunciada por Sánchez, tras su anuncio del estado de alarma, pero creen que debe acompañarse de otras medidas fiscales y administrativas que protejan sus negocios.

Sánchez anunció también que el próximo Consejo de Ministros aprobará medidas de ayuda a los trabajadores, autónomos y empresas y de apoyo a la actividad con soportes para su liquidez.

El pasado viernes, el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, ya advirtió de que si bien la salud es la prioridad absoluta en este contexto de expansión de la enfermedad por España, existen en nuestro país “un montón de empresas que van a sufrir, y que están abocadas al cierre” como consecuencia de la caída de la actividad económica. 

NUEVOS TIEMPOS