La Cámara de Comercio Internacional apunta a que el contrato de Medina y Luceño es falso

Los comisionistas entregaron al Ayuntamiento de Madrid y a la Fiscalía documentos con un "logotipo antiguo", según 'El Mundo'.
El empresario Luis Medina, a su llegada a los juzgados de Plaza Castilla.
El empresario Luis Medina, a su llegada a los juzgados de Plaza Castilla.
Antonio Gutiérrez/Europa Press via Getty Images

El contrato por el que los empresarios Luis Medina y Alberto Luceño percibieron comisiones millonarias en la venta de material sanitario al Ayuntamiento de Madrid es falso. Esta es la conclusión de la Cámara de Comercio Internacional (ICC), según ha publicado El Mundo este miércoles.

En la información dada a conocer por dicho diario, se recoge que los comisionistas entregaron al Ayuntamiento de Madrid y a la Fiscalía documentos con un “logotipo antiguo”. También que los contratos incluyen cláusulas que la ICC niega que estén en sus modelos.

Esta noticia ha salido a la luz tan solo unas horas después de que tuviese lugar en el Consistorio el pleno en el que el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha respaldado “absolutamente” la negociación de la funcionaria Elena Collado en el conocido como ‘caso mascarillas’. También después de haber remarcado que el Ayuntamiento no denunció a Luis Medina ni a Alberto Luceño porque “no sabía el cobro de comisiones que se había producido” desde la empresa Leno por esos dos “personajes”.

Retirada de los pasaportes

Los comisionistas Luis Medina y Alberto Luceño, también dieron ayer su versión de los hechos en sede judicial. Y por el momento, se van a ver obligados a comparecer cada 15 días ante el riesgo de fuga, ya que el instructor les ha retirado el pasaporte.

Medina ha reconocido que contactó con el Ayuntamiento de Madrid a través de una llamada al primo del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida. En una declaración de alrededor de media hora, solo ha contestado a las preguntas del juez, negándose a contestar al fiscal y las partes. En su breve testimonio, ha manifestado que la comisión de un millón de euros que cobró en la operación de venta de mascarillas es “normal” dentro del mundo comercial, han informado fuentes jurídicas. Luceño, por su parte, lo ha hecho durante unos 20 minutos, sin responder tampoco a las partes.

El juez Adolfo Carretero, que lleva la causa ha interrogado tanto a Medina como a Luceño por la presunta comisión de delitos de estafa, blanqueo de capitales y falsedad documental. En el caso de Medina, se le investiga también por un presunto alzamiento de bienes, al haber vaciado su cuenta bancaria y dejarla únicamente en 247 euros para evitar embargos.